Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 10 2005 11 La vicepresidenta del Gobierno insiste en que el dictador Castro sí vendrá a la Cumbre de Salamanca La Audiencia juzga hoy a dos etarras del comando Madrid detenidos en 2001 gracias a un héroe anónimo Rajoy centrará su estrategia en que el Estatuto es una reforma constitucional Mantiene abierto el diálogo con la disidencia del PSOE y tiene un plan B si se admite a trámite implica un modelo confederal de relación entre España y Cataluña y que una de la partes, la catalana, queda por encima de la otra Los Reyes y el Príncipe saludan a Maragall durante la Recepción ERNESTO AGUDO b Sostiene que el texto El jefe del Ejecutivo arguye que el debate sobre nación es político y de sensibilidades, no jurídico co a encontrar una fórmula que compatibilice ambas tesis. Y no sólo no lo considera imposible, sino que desde hace tiempo tengo ocho fórmulas dijo para dejar ver que hay varias posibilidades. Incluso, reveló que ya tiene pensada una solución que satisfará a todos sin necesidad de alterar el artículo 2 de la Constitución. Eso sí, se reserva por el momento su fórmula de alquimista. Tendremos un Estatuto constitucional, limpio como una patena porque a su juicio el de nación es un debate político, de sensibilidades no jurídico. Ve salvado el escollo, pero aún no aclara cómo. Sólo avanzó que es menos difícil de lo que algunos piensan y que seis meses después de aprobado el Estatuto, los que se echan ahora las manos a la cabeza verán que seguimos funcionando normalmente como país Maragall calcula el referéndum en junio Zapatero no confirmó ni desmintió si adquirió un compromiso con Juan Carlos Rodríguez Ibarra para eliminar el término nación del Estatuto, pero justificó su encendido discurso en contra alegando que es normal que piense ante todo en Extremadura. Por eso, adjudicó un valor relativo al discurso de Ibarra y negó absolutamente que el PSOE sea una jaula de grillos. Lo que no vio acertada, más bien precipitada, fue la previsión que hizo ayer el propio Maragall de convocar el referéndum de ratificación del Estatuto en junio. Todo debería ir como la seda algo poco probable. Y tras la nación, el blindaje de competencias del Estado que se arroga el Estatuto y el polémico sistema de financiación. Zapatero avanzó que habrá cambios aunque no desveló si serán muy profundos Democracia, democracia y democracia es lo que adujo para insistir en que no permitirá que el Estatuto vulnere los principios de cohesión y solidaridad territorial. Incluso se remitió a cuando la UCD de su mejor época se opuso a que Andalucía tramitara su autonomía por la vía de las Comunidades históricas, algo que al final se produjo y no pasó nada Su mensaje fue nítido. Tampoco pasaría nada si el PP no avala el Estatuto. En tono más reservado que con el Estatuto, pero igualmente optimista, aludió al final de ETA como un proceso que se impondrá por la lógica de la historia y por el deseo cada vez mayor de todo el mundo Pero reclamó que no se frivolice: A nadie le toca mover ficha... esto no es una partida de ajedrez Lo que sí descartó es modificar la política de dispersión de presos etarras. J. L. LORENTE MADRID. El líder de la oposición, Mariano Rajoy, va perfilando su estrategia para la tramitación parlamentaria del nuevo Estatuto catalán. Ayer, durante la recepción ofrecida por Sus Majestades los Reyes con motivo de la Fiesta Nacional, el presidente del PP no quiso dar muchas pistas sobre los pasos que va a dar su partido en las próximas fechas. No obstante, Rajoy aclaró que su discurso en la toma de consideración del proyecto- -que tendrá lugar, previsiblemente, a principios de noviembre en el Congreso- -se centrará en intentar convencer a los diputados del PSOE de que el Estatuto es un reforma constitucional encubierta. Para el líder de la oposición, dicha modificación de la Carta Magna, al ser tramitada como reforma estatutaria, supone que se le niega a todos los españoles su derecho a pronunciarse sobre la misma. Y eso Rajoy no quiere consentirlo, porque conlleva cometer una ilegalidad y un fraude de ley Esto no es un camello En su afán pedagógico de las últimas semanas, el líder de la oposición quiso ser muy gráfico para explicar su postura a los medios de comunicación. En uno de los muchos corrillos de políticos y periodistas que hubo ayer en la recepción del Palacio Real, Rajoy cogió el bolígrafo a un redactor y dijo: Nos quieren convencer de que esto es un camello, pero no... Yo siempre diré que esto es un boli El presidente del PP esbozó en líneas generales cuál será la estrategia inicial de su partido durante la tramitación parlamentaria. Primero, el PP se opondrá en el trámite de la Mesa del Congreso a que el proyecto de ley se tramite como una reforma estatutaria, aunque Rajoy no quiso revelar si los populares recurrirán al Tribunal Constitucional en el caso de que el texto pasa el primer filtro en el órgano de gobierno de la Cámara. Ya metidos en el debate de toma en consideración, Rajoy llevará las riendas de la oposición del PP con un discurso ante el Pleno del Congreso centrado en señalar que la mayoría del electorado socialista, así como muchos altos cargos del PSOE, saben que el texto catalán es inconstitucional y tienen opiniones similares a las del PP sobre el Estatuto. Rajoy quiso aclarar que él no ha conversado con diputados socialistas sobre esta cuestión, aunque los cauces de diálogo con sectores disidentes del PSOE se mantienen abiertos Además, el líder de la oposición sostendrá que el Estatuto catalán implica un modelo confederal de relación entre España y Cataluña y que además una de la partes, la catalana, queda por encima de la otra. Rajoy, que volvió a atribuir a la frivolidad e irresponsabilidad del presidente del Gobierno que el texto se vaya a debatir finalmente en Madrid, comentó que su partido tiene un plan B que no quiso revelar, para cuando el texto pase el trámite del próximo día 2. En cuanto al papel del Grupo Popular en la Comisión Constitucional, Rajoy dijo que él es partidario de estar en los sitios aunque no precisó en qué consistirá su participación.