Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 13 10 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LA PATENA Y EL ABUCHEO M INMIGRACIÓN: LA HORA DE EUROPA L Consejo de Ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea acordó ayer diversas medidas políticas para afrontar el problema de la inmigración ilegal, mostrando así de manera fiel la preocupación de Bruselas por la gravedad que ha alcanzado la presión migratoria sobre Ceuta y Melilla. Por su parte, el comisario Franco Frattini informó de que hay 30.000 inmigrantes en Marruecos y Argelia preparados para entrar en ambas ciudades españolas. Todo ello el mismo día en que las autoridades de Rabat reconocían que admitieron a los 73 inmigrantes ilegales repatriados por España como medida extraordinaria y a petición expresa de Su Majestad el Rey. Esta revelación debería llevar al Gobierno a rebajar su euforia y a no tratar de apuntarse el tanto de la colaboración del país vecino, que, por otro lado, es manifiestamente mejorable. La situación que se ha vivido hasta ahora puede, pues, empeorar y Europa tiene que tomar cartas en el asunto con mayor solvencia. La primera decisión ha sido apoyar la cumbre euro- africana propuesta por España y Marruecos. No podía ser de otra manera, porque aunque este tipo de foros siempre es bien recibido, obviamente es una propuesta cuyos resultados se plantean a medio y largo plazo. Sin duda, es preciso desarrollar políticas de desarrollo económico y social en los países de origen de los flujos migratorios para crear condiciones que hagan innecesaria la salida de sus poblaciones más jóvenes. Europa tiene ahí un amplio campo de medidas para impulsar, pero no hay que olvidar que la emigración subsahariana también es política, a causa de los continuos conflictos armados y de la falta de estabilidad institucional. Cualquier intervención foránea sobre estas causas tiene el riesgo de ser tachada de colonialista, pero lo cierto es que mientras la región centroafricana no tenga un desarrollo político pacífico, las aportaciones europeas al progreso económico tendrán un resultado incierto. En cualquier caso, tras la sesión de ayer del Consejo de Ministros europeos, parece claro que la UE ha comprobado en Ceuta y Melilla que la presión migratoria sobre España es algo que le afecta directa y actualmente. Y para este problema, las soluciones deben ser inmediatas. Bien es E cierto que quien primero debió tomar nota de esta obviedad es el Gobierno español, que sólo se acordó de Bruselas cuando tronaba sobre Ceuta y Melilla, tras ignorar los intereses de los demás socios europeos cuando decidió, por su cuenta, la regularización masiva de inmigrantes. Un proceso que terminó por convertirse en un coladero a través de la fórmula del alta por omisión en el censo municipal. Algunos países europeos criticaron este proceso de regularización, al que hace pocos días el ministro alemán de Interior, Otto Schily, y ayer mismo el ministro de Interior francés, Nicolas Sarkozy, reprochaban haber generado un efecto llamada de la inmigración ilegal hacia Europa. Aquel proceso provocó incluso que la Comisión Europea promoviera un sistema de alerta entre los Estados miembros, de forma que cada uno de ellos se comprometía a comunicar a los demás las decisiones que iba a adoptar en relación con la inmigración ilegal. El Gobierno español pide ahora ayuda a Europa porque un país solo no puede resolver un problema colectivo. Es cierto, pero sí puede agravarlo, y mucho, como sucedió con la regularización masiva. Todos estos antecedentes deben servir para no reincidir más en los mismos errores. España debe promover una verdadera política común europea sobre inmigración, lo que obligará al Ejecutivo a descartar nuevas regularizaciones y a renunciar a más demagogia. Las fronteras en Ceuta y Melilla son los límites de España, pero también de la Unión Europea, y esta situación geoestratégica debe traducirse en apoyo político y financiero de los Veinticinco para contener, en origen, los movimientos de la inmigración ilegal que se encaminan hacia ambas ciudades españolas, las Islas Canarias y las costas del sur peninsular. Por su parte, Marruecos debe recibir tanta cooperación como exigencias de un compromiso leal. Porque, aunque el ministro Moratinos se muestre satisfecho por la calidad de la cooperación marroquí, para España y la UE no son admisibles las violaciones de los Derechos Humanos que están sufriendo los inmigrantes embarcados en autobuses con destino a ninguna parte y escondidos del más elemental control humanitario. Si Europa toma cartas en el asunto, debe ser con todas las consecuencias. AL harían Rodríguez Zapatero y sus ministros en trivializar el abucheo con el que fueron recibidos ayer por una parte sustancial de los ciudadanos que se congregaban en torno a la tribuna central del desfile del Día de la Fiesta Nacional. Esas protestas son un síntoma del descontento con que, como también reflejan las encuestas, la ciudadanía responde a la manera en la que el presidente del Gobierno ha afrontado el debate territorial, que ha facilitado la difícil tesitura que atraviesa el modelo de Estado tras la llegada a las Cortes de la reforma del Estatuto catalán. Al parecer, y tras percibir quizás ese descontento social, Zapatero afirma que tiene hasta ocho fórmulas para definir Cataluña y que alguna de ellas contentará a todos Si la hubiera sugerido antes habría ahorrado a la sociedad, y a su propio partido, el desconcierto que tan eficazmente él ha contribuido a generar. El Estatut quedará en el Congreso limpio como una patena Trabajo extra, porque quizás hagan falta otras ocho fórmulas para financiación, para la organización judicial y para tanto despropósito como contiene un texto que pone contra las cuerdas todo el sistema constitucional. José Luis Rodríguez Zapatero CHEMA BARROSO INSULTA EN CARACAS, DESFILA EN MADRID IRAK, MOMENTO CRÍTICO L referéndum que los iraquíes celebrarán este fin de semana constituye un paso más en el establecimiento de un andamiaje institucional en Irak. Nadie en su sano juicio podría pensar que la votación tiene lugar en circunstancias normales, porque es evidente que los terroristas han hecho que la situación en el interior del país esté a años luz de la normalidad. Pero, a veces, los largos trayectos se hacen a pequeños pasos, y no siempre el camino va por la parte más suave del relieve. A estas alturas, lamentarse por los errores cometidos en los primeros meses de la ocupación no exime a la comunidad internacional de su responsabilidad de ayudar al pueblo iraquí a construir una nueva sociedad democrática y moderna. Y este referéndum constitucional es la mejor prueba de que el país camina en la dirección correcta. El referéndum ha servido, además, para afianzar el debate fundamental sobre el diseño institucional del país, algo que hasta ahora sólo había estado en manos de un tirano con capacidad para hacer y deshacer. Se ha H E debatido abiertamente incluso sobre la posibilidad de que las fuerzas de ocupación detengan sus operaciones contra insurgentes en los días previos al referéndum y como símbolo de apaciguamiento para lo que queda de mes sagrado de Ramadán, cosas que eran imposibles cuando un ciudadano podía ser ejecutado sin más. Aunque sólo fuese por el gran valor del ejercicio de civismo, incluso un resultado negativo en este referéndum sería una importante lección de democracia para la emergente clase política iraquí. Es cierto que tal como están las cosas siguen abiertas las puertas de los peores escenarios, pero también están en el horizonte los caminos de la instauración de un sistema democrático que los ciudadanos iraquíes merecen. En las pasadas elecciones a la asamblea constituyente, los votantes ya dieron una lección al mundo desafiando las amenazas de los terroristas y es de esperar que el sábado nos darán otra muestra de su coraje, al expresar yendo a las urnas su voluntad de vivir en un país libre, democrático y en paz. ACE un par de años, la demagogia de Hugo Chávez le llevó a transformar la fiesta del Doce de Octubre en el Día de la Resistencia Indígena Ayer, el político ex golpista venezolano volvió a echar mano del manual de oprobios calificando a Cristóbal Colón de jefe de la invasión Mientras, miembros de las Fuerzas Armadas de Venezuela desfilaban en el Paseo de la Castellana de Madrid a los pies de la estatua del descubridor. Todo muy congruente. Pero a estas alturas, Chávez ya no engaña a nadie mínimamente avisado en el populacherismo y las trampas que suelen dirigir su acción política. Insulta en Caracas y desfila en Madrid a cuenta de un mismo acontecimiento. La lástima de todo este asunto, y lo que aporta trascendencia a tanta irrelevancia, es que el dirigente bolivariano forma parte de los aliados internacionales preferentes (junto a Fidel Castro y Mohamed VI) elegidos por el Gobierno de Zapatero en la nueva etapa exterior anunciada por el líder del PSOE.