Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 10 2005 Sociedad 53 Tecnología La Unión Europea ha dado los primeros pasos para crear una biblioteca digital comunitaria, un gran archivo en la red del patrimonio cultural europeo. Hasta el momento, 19 bibliotecas se han interesado en la participación en este plan de digitalización. Cualquiera puede aportar ideas para acometer el largo y costoso proyecto, a través de internet Hacia una biblioteca digital comunitaria TEXTO: LAURA VILLENA ILUSTRACIÓN: FERNANDO RUBIO BRUSELAS. Libros, manuscritos, películas, fotografías y demás materiales escritos y audiovisuales que conforman el patrimonio cultural europeo y que están dispersos por las bibliotecas del viejo continente, podrían recogerse en una red informática mundial en un futuro próximo, según un proyecto de la Comisión Europea para crear una biblioteca digital europea. Desde Bruselas se invitó a particulares, empresas e instituciones a participar en una consulta pública, para que aporten sus ideas y sugerencias con el fin de crear una biblioteca digital a nivel europeo. El Ejecutivo europeo recogerá opiniones hasta el próximo 20 de enero, y las tendrá en cuenta para la elaboración de una recomendación que presentará en junio de 2006, en la que se revisarán las leyes comunitarias sobre propiedad intelectual, de forma que sean compatibles con la creación de un archivo virtual comunitario. El proyecto lanzado por la Comisión es paralelo al de la empresa estadounidense Google que, a pesar de haber despertado la preocupación de autores y defensores de los derechos de autor, avanza hacia la creación de una biblioteca digital con 15.000 obras, muchas de ellas europeas, para su libre consulta en internet. Así, el ejecutivo europeo, respaldado por la petición que lanzaron el pasado mes de abril España, Alemania, Francia, Hungría, Italia y Polonia, quiere hacer frente a la iniciativa americana creando una biblioteca on line alternativa. Yahoo también digitalizará libros A principios de septiembre, el portal Yahoo junto con las empresas Adobe, Hewlett- Packard, varias universidades y otras organizaciones anunciaron la creación de una biblioteca virtual, en un proyecto similar al de Google. A diferencia de éste, y para evitar líos legales, la iniciativa de Yahoo, denominada Alianza Abierta de Contenido (OCA, en sus siglas en inglés) digitalizará contenidos de libros cuyos derechos de autor han caducado, son de dominio público o cedidos por sus escritores. El material para digitalizar será facilitado en un principio por las bibliotecas de las universidades de California, Toronto, el Archivo Nacional Inglés, O Rei lly Media y el Archivo Europeo. El sistema, más que dar beneficios económicos, es un paso para ganar presencia en la red. htm. Una iniciativa similar a la propuesta por la Comisión Europea fue puesta en marcha el pasado mes de diciembre por la empresa Google, que dio a conocer entonces su proyecto conocido como Google Print cuya finalidad era crear una biblioteca virtual gratuita con alrededor de 15 millones de libros almacenados en las estanterías de las más importantes bibliotecas mundiales. Derechos de autor Para llevar a cabo su proyecto consultó a las bibliotecas de Stanford, Harvard, Oxford, Michigan y a la pública de Nueva York, pero despertó la ira de escritores y editoriales que vieron en esta iniciativa un ataque a los derechos de autor. Las enormes contrariedades con los propietarios de las obras le llevaron a paralizar la digitalización de éstas el pasado mes de agosto, y actualmente el proceso se realiza de forma ralentizada puesto que se necesita del visto bueno de los autores para la digitalización de las obras. Los más de 8.000 escritores representados por el sindicato Authors Guild de Nueva York de- nunciaron ante la justicia esta iniciativa de Google hace tres semanas, y contaron con el respaldo de otros tantos autores que se han hecho eco de la amenaza que estas salas de consulta virtuales podrían suponer para su profesión. El buscador americano, que ha contado además de con ésta con otras tantas denuncias ante la ley por la misma razón, es hoy día uno de los más utilizados por los usuarios de la red y ha ampliado sus actividades abarcando la creación de mapas, la telefonía por internet y el correo electrónico. Proceso largo y costoso La memoria colectiva define nuestra identidad y sin ella no somos nada afirmó en Bruselas Viviane Reding, comisaria de Sociedad de la Información del Ejecutivo europeo. Diecinueve bibliotecas europeas ya se han interesado en la participación en este plan de digitalización, que incluye tres áreas de acción: la digitalización, la accesibilidad en línea y la conservación digital. Este proceso será largo y costoso por dos razones. Por un lado, la gran diversidad de soportes de las obras que se pretenden digitalizar, tanto escritas como audiovisuales, y por otro, la infinita cantidad de materiales que serán seleccionados para ser volcados en la world wide web Actualmente se pueden contar en millones los materiales audiovisuales que están ligados entre bibliotecas europeas, y la suma de libros y periódicos asciende a dos mil quinientos millones. Desde Bruselas se ha llamado a los Estados miembros a colaborar en el arduo proceso de selección y para evitar la existencia de sistemas incompatibles y hacer dos veces el mismo trabajo. La cooperación a nivel europeo en este do- minio es necesaria para garantizar el patrimonio cultural común y asegurar el acceso a generaciones futuras afirma Jan Figel, comisario de Educación. El coste del proyecto será financiado por los Estados miembros aunque la Comisión contribuirá con una cantidad de 36 millones de euros. Además, su programa eContentplus prevé la inversión de 60 millones de euros más para crear un mejor acceso a internet y un intercambio de informaciones a nivel europeo más rápido. Las sugerencias e PC -CO MP UT ER ideas para la creación de este espacio virtual, que sin duda marcará la historia, pueden depositarse en la siguiente página de internet: http: europa. eu. int informationsociety activities digital libraries index en. Una iniciativa similar de Google despertó la ira de los escritores y editoriales