Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MIÉRCOLES 12 10 2005 ABC EL ESTADO DE LAS CIVILIZACIONES uestros medios de comunicación suelen encontrar alguna justificación para las atrocidades que perpetran los enemigos de Occidente. Se condena el crimen, se lamenta la muerte, se expresa el horror, pero siempre con un pero o un sin embargo destinado a subrayar que la culpa no es sólo del matarife. Es una estafa a la ciudadanía. Nosotros nos avergonzamos de nuestros delitos. Los islámicos, no. Nosotros juzgamos a nuestros facinerosos. Ellos no. Nos sonrojamos al ver las fotos de Abu Ghraib. O pedimos que se sancione al guardia civil que pateó a un inmigrante en la valla de Melilla. ALFONSO Ellos y ahí están en las ROJO hemerotecas los casos de Sadam Husein y los de los emires petroleros, pagan un premio millonario a la familia del terrorista suicida que se inmola en un autobús repleto de escolares judíos. Y no es lo mismo que te muelan a patadas o que te cosan a tiros, como no son equivalentes encapuchar a un prisionero y asustarlo, que sujetarlo por el cabello y cercenarle lentamente la cabeza, con un cuchillo como los que se usan para sacrificar a los corderos ¿Por qué se obvia en los periódicos que lo que une a los criminales de Bali con los asesinos del Metro londinense y con los desalmados del 11- M madrileño es el Islam y el odio a Occidente? ¿Por qué son tan cautos los editoriales sobre lo que está pasando en Marruecos con los subsaharianos? ¿Por qué se pone más énfasis en que la opulenta Europa no ha solventado el drama de la pobreza en África, que en la corrupción de esos líderes africanos que nadan en oro, o en la brutalidad con que actúa la Policía marroquí? En España, el Mal es presentado con dos pesos y dos medidas. Se describe a quien se atreve a formular la mínima crítica a los islamistas- -a los que matan y a esa masa culpable que no condena el crimen o lo respalda- como derechista e intolerante. Lo reaccionario, lo obtuso, lo feudal lo intragable es lo que se hace en nombre y bajo el paraguas de esa civilización No se pueden construir iglesias en Arabia Saudí, pero decirlo en voz alta hace que te señalen con el dedo. No es conveniente defender a la directora de colegio que se niega a que asistan a su clase niñas con velo o proclamar en voz alta que es insensato facilitar que los presos musulmanes tengan mezquita en la cárcel. Los mismos que tanto hablan de integración, deberían pensar que lo lógico es que se integren ellos y no nosotros. Y los que tanto propugnan la Alianza de Civilizaciones deberían echar un vistazo al mundo y evocar nombres como Rania al- Baz, Theo van Gogh o Nicholas Berg, para concluir que hay civilizaciones mejores que otras. N Liberia vota por la esperanza tras catorce años de guerras civiles El ex futbolista George Weah, favorito en las presidenciales b Más de 400 observadores internacionales certifican la limpieza democrática de unos comicios que elegirán presidente, Senado y Congreso ABC MONROVIA. Restañar las heridas que han dejado catorce años de guerra civil se convirtió en la principal motivación de los liberianos para votar ayer en masa en unas elecciones que buscan enderezar el país por el camino de la paz. Los comicios, los primeros desde el final de la sangrienta contienda que se cerró hace dos años, servirán para designar a un nuevo presidente de la República, a treinta senadores y a 64 diputados, encargados de relevar a las instituciones provisionales surgidas en agosto de 2003. Una ex estrella del deporte de 39 años de edad, George Weah, considerado por muchos el mejor futbolista africano, y una ex ministra y ex funcionaria internacional, Ellen Johnson- Sirleaf (66 años) partían como los máximos favoritos- -informa Efe- -de unas elecciones presidenciales a las que han concurrido 22 candidatos, entre ellos empresarios desconocidos y hasta señores de la guerra Todos aspiraban a ocupar la Executive Mansion el palacio presidencial habitado entre 1997 y 2003 por el sanguinario Charles Taylor, que encabezó la rebelión armada contra Samuel Doe, elegido presidente en 1997 en los primeros comicios democráticos de Liberia. Bajo las presiones de la comunidad internacional, Taylor abandonó el país en 2003 abriendo el camino a una transición política que ha culminado en estas elecciones, que han puesto de relieve el deseo de democracia y libertad de los liberianos. Muchos de ellos hicieron cola para votar desde las tres de la madrugada, cinco horas antes de la apertura de los colegios electorales, y se espera que la tasa de participación ronde el 80 por ciento del millón de electores censados. Más de 400 observadores internacionales, desplegados en todo el país por la ONU, la Unión Europea, Estados Unidos, la Unión Africana y organizaciones no gubernamentales, han coincidido en líneas generales en que la jornada se desarrolló sin incidentes. Dos ex presidentes de Estados Unidos y de Benin, Jimmy Carter y Nicephore Soglo, encabezaron una delegación conjunta del Centro Carter y del Instituto Nacional Democrático. El escrutinio comenzó anoche nada más cerrarse los colegios, muchos de los cuales prolongaron el horario de voto. Las actas serán remitidas a la Comisión Nacional Electoral, que centralizará dará a conocer los resultados antes de dos semanas. Hoy podrían anunciarse algunos avances parciales. Mayoría absoluta En caso de que ninguno de los candidatos a las presidenciales logre la mayoría absoluta, se organizará el 8 de noviembre una segunda ronda en la que participarán los dos aspirantes más votados. Al presidente elegido le queda un camino sembrado de espinas, pues debe reconstruir un país desangrado por la guerra civil, que ha dejado a la nación exhausta y sin infraestructuras. Liberia, un país creado en 1847 a iniciativa de Estados Unidos para dar una patria a los esclavos negros, tiene alrededor de tres millones de habitantes con una tasa de desempleo del 85 por ciento. Su esperanza de vida es de 42 años, casi la mitad de la población es analfabeta y sólo el 37 por ciento de los niños van a la escuela. Si nadie obtiene la mayoría, el 8 de noviembre habrá una segunda vuelta con los dos más votados George Weah, la apología del fútbol J. C. CARABIAS MADRID. Yo sé lo que es ser pobre en Liberia Abandonado por sus padres, criado por su abuela junto a sus trece hermanos en un suburbio de Monrovia, George Weah ha recorrido todos los segmentos del fútbol hasta ayer, el día que pretende ser presidente de su país. Paradigma de una nación machacada por la violencia, su primer equipo fue el Jóvenes supervivientes Tenía 15 años y Liberia se le quedó pequeña. Emigró a Camerún, al Tonerre, una comunidad francófona preludio de su idilio con Francia. Le fichó para el Mónaco Arsene Wenger, actual técnico del Arsenal. Cuatro años de juego elegante, potente y divertido que le impulsaron al Paris Saint Germain, donde se convir- George Weah depositaba su voto ayer en un colegio electoral de Monrovia tió en estrella mundial junto a otro fenómeno, David Ginola. Elegido Balón de Oro- -el número uno europeo- -y mejor futbolista mundial FIFA en 1995. Escaló hasta el Milán, el culmen de su carrera. San Siro le santificó por sus goles y su fairplay También por su espectacular gol al Verona, estilo Maradona, 85 metros de eslalon de área a área. Apartado AFP por Shevckenko, enfiló su retirada en el Chelsea, el Marsella y los Emiratos Árabes. Dejó el fútbol en 2003 con una pena: nunca jugó un Mundial con el país que pretende presidir.