Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional MIÉRCOLES 12 10 2005 ABC La juez interrogará mañana a Silva Sande por el secuestro de Cordón ABC MADRID. La juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios tomará mañana declaración al ex dirigente de los Grapo Fernando Silva Sande, entregado temporalmente por Francia la pasada semana para ser juzgado por el secuestro en junio de 1995 del empresario zaragozano Publio Cordón, cuyo paradero aún se desconoce. La juez tiene previsto notificar a Silva Sande su procesamiento por estos hechos, después de que a su llegada de Francia, el pasado día 6, se limitara a ordenar su ingreso en prisión incondicional por esta causa, según informaron a Efe fuentes jurídicas. Silva Sande, que permanecerá en España por un periodo de seis meses sólo para ser juzgado por estos hechos, es considerado responsable del comando itinerante y coordinador de los comandos de la banda y puede ser la clave que resuelva el enigma sobre el paradero del industrial Publio Cordón, que el 27 de junio de 1995 fue secuestrado cuando practicaba footing en los alrededores de su domicilio y de quien nunca se supo nada más. En 1998, tres miembros de los Grapo, José Ortín, Enrique Cuadra Echeandía y Concepción González, fueron condenados por la Audiencia Nacional a penas de entre 32 y 27 años de prisión por el secuestro del empresario, por cuyo rescate la familia llegó a pagar 400 millones de las antiguas pesetas. Silva Sande fue acusado por un miembro del Grapo de intervenir tanto en el secuestro de Publio Cordón como en la recepción en París del dinero pagado por su rescate. Esa implicación se produjo tras una operación contra la cúpula de la banda en 1995. Los cuerpos de las víctimas yacen en el suelo del estacionamiento antes de que el juez ordenara su traslado EDUARDO MANZANA Mueren dos operarios en Valencia al caer a la fosa séptica de un centro comercial Otros dos trabajadores fueron rescatados vivos del pozo del aparcamiento b Una de las víctimas, un vigilante jurado, pereció por asfixia al intentar auxiliar al resto: todo apunta a que los operarios no llevaban mascarillas ni bombonas de oxígeno GEMA ALONSO VALENCIA. A las 9.30 de la mañana de ayer una llamada alertaba al 112 de que cuatro trabajadores se encontraban inconscientes y atrapados en el interior de una fosa séptica de unos seis metros cuadrados, que estaban limpiando, situada en la primera planta del sótano de un gran centro comercial de la calle Pío XII de Valencia. Pese a la confusión inicial sobre cómo sucedieron los hechos, los bomberos señalaron que uno de los operarios se sintió indispuesto por la inhalación de gases (hidrógeno sulfuroso y metano) por lo que avisó a través de la emisora a los vigilantes de seguridad del centro comercial. Dos guardas acudieron en su auxilo y uno de ellos pereció en el intento de ayudar a los trabajadores atrapados. Varias dotaciones del cercano parque de bomberos de Campanar se desplazaron al lugar para rescatar a las víctimas, así como tres ambulancias, al tiempo que la zona era acordonada por varios coches patrulla de la Policía Local y Autonómica. Media hora después eran rescatados aún con vida dos de los trabajadores a los que los médicos consiguieron reanimar. Fueron trasladados al hospital General y a La Fe. Poco después, los bomberos recuperaban dos cadáveres, el de un vigilante jurado, José V. R. de 44 años, y el de un operario de mantenimiento de 34. La juez de guardia ordenó el levantamiento de los cuerpos pasadas las doce de la mañana. Tanto los heridos como los fallecidos pertenecen a las empresas Paneuropea de Servicios Integrales (PSI) y CB Precomunales, de seguridad y de mantenimiento, respectivamente, ambas contratadas por la gran superficie comercial. La Policía acordonó la zona más próxima a la fosa séptica, ante la mirada estupefacta de numerosos clientes del centro comercial, que habían esta- cionado sus vehículos a escasos metros del pozo mortal. Al lugar, se desplazó además de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá y el concejal de Seguridad ciudadana, Miguel Domínguez, el director general de Trabajo de la Generalitat Valenciana, Román Ceballos, quien no quiso confirmar que el suceso se debiera a una negligencia de los trabajadores. No obstante, todo apunta a que los operarios no adoptaron las medidas de prevención adecuadas: no portaban mascarillas ni bombonas de oxígeno. La fosa será vaciada hoy. Un gitano muere de un tiro en una refriega con móvil pasional DOLORS MASSOT BARCELONA. Un joven de 22 años falleció la noche del lunes de un disparo que alguien efectuó desde lo alto de un balcón en Mollet del Vallès. Según fuentes de los Mossos d Esquadra, el crimen se produjo sobre las 21.30 horas, cuando un grupo de personas comenzó a enzarzarse en una discusión frente al número 10 de la calle Pau Vila, del barrio de Plana Lledó de la citada localidad barcelonesa. La pelea, al parecer, fue subiendo de tono hasta que se produjo un tiroteo y un hombre disparó varias veces desde lo alto de un balcón, según algunos vecinos. Esta versión fue corroborada ayer por los investigadores en el lugar del suceso. Una bala impactó en la cabeza de Miguel A. C. un joven de 22 años, vecino de Mollet del Vallès y de etnia gitana, que cayó al suelo fulminado. Según fuentes policiales, el autor del homicidio utilizó el arma desde el 1 1 del edificio, pero al ver lo que había sucedido bajó las escaleras hasta la calle y se dio a la fuga en un turismo Audi A 6 de color oscuro. Con él, según algunas fuentes, podría haber huido algún otro pariente. De otro clan Al parecer, la discusión empezó por razones familiares entre dos clanes gitanos. Se descarta que el motivo del crimen fuera un ajuste de cuentas o una cuestión relacionada con drogas o prostitución. Los Mossos d Esquadra apuntan a que se trata de una riña que, según otras fuentes policiales consultadas por Efe, se habría producido entre familias gitanas, concretamente por el hecho de que una pariente del joven mantuviera una relación sentimental con un familiar del presunto homicida. Pese a que la Policía autonómica ya ha extendido la orden de búsqueda y captura sobre el presunto asesino, no ha trascendido su identidad. Los investigadores acordonaron la zona donde se produjo la muerte del joven, y procedieron al registro del domicilio, que proseguía ayer por la mañana. No se pudo localizar, sin embargo, el arma del crimen. El cadáver de Miguel A. C. fue ayer trasladado al tanatorio de Mollet del Vallès.