Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 10 2005 Opinión 5 MEDITACIONES ENTRE REPÚBLICAS E N el convulso sexenio que va de 1868 a 1874, España vivió la Monarquía de Amadeo I, la regencia y la I República. De 1874 a 1931 vivimos la Monarquía de Alfonso XII, la regencia de María Cristina y la Monarquía de Alfonso XIII. De 1931 a 1939, la fracasada II República y la Guerra Civil. La Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha ha organizado sus VII Jornadas sobre investigación de archivos abarcando el periodo de 1868 a 1939. Es decir, 71 años de los que 57 son unánimemente denominados por los historiadores como la I Restauración Y ¿cuál es el nombre del seminario? 1868- 1939: España entre Repúblicas Disimulen un poco, hombre, disimulen. Hagan por lo menos como si quisieran que no se les note el fervorín. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR LA VICEPRESIDENTA DE LOS MODELITOS LA LLEGADA DEL TERCER REICH DE RICHARD EVANS Península Madrid, 2005 672 páginas 25 euros Causas del terror totalitario La historia de la Alemania nazi se ha difundido tanto que hasta los menos instruidos tienen alguna noción del horror que supuso la llegada de Adolf Hitler al poder. Sin embargo, lo que es menos conocido es cómo un país en el que floreció el genio de Goethe, Wagner y otros tantos pudo acabar en manos de un ex cabo austriaco cuya única virtud era la de saber arengar a las masas. El mérito de la obra de Richard Evans es no sólo recrear con destreza la brutalidad del Tercer Reich sino explicarnos cómo se llegó a este abismo. En 1900, Alemania era una de las naciones más modernas y dinámicas del mundo, su afán expansionista y el antisemitismo no eran mayores que en otras grandes naciones de Europa. Fue tras la derrota de la Primera Guerra Mundial y el establecimiento de la república de Weimar, desprestigiada entre ingentes problemas, cuando se engendró el monstruo de la Alemania totalitaria. Y así, en menos de tres décadas, este gran país pasó de su época más esplendorosa a la más vergonzosa de su historia. Cuando se pierden los valores de convivencia y democracia, hasta la sociedad más próspera puede resquebrajarse en muy poco tiempo. JULIO CRESPO MACLENNAN A careta del telediario de TVE 1 es muy útil para las amas de casa. Es como un homenaje a la lavadora. Se abre cada telediario con el Polifemo de la lavadora. Un recordatorio. Lo ven las amas de casa y dicen: -Ay, menos mal que el telediario me lo recuerda, Pepe: tengo que poner la lavadora, que el bombo de la ropa sucia está hasta las mismas trancas... Y pasado el inicial momento Miele, el momento Balay (quizá por el lavado, aclarado y centrifugado de cerebros que hacen) viene el Vogue audiovisual de cada telediario. La Pasarela Cibeles, el Salón Gaudí, el Hola de la colección de cada telediario. A cargo siempre de la misma: de María Teresa Fernández de la Vega. Dicen que los telediarios tienen presentadores, que si el hermano de la Milá, el otro y el de la moto. No se lo crean. La verdadera presentadora de todos los teleANTONIO diarios, el de las 3, el de las 9 y el de BURGOS la hora de las panarras, es Fernández de la Vega. Ella verdaderamente presenta lo que hay que presentar: la consigna del día. Son maestros en el arte de la comunicación. Unos genios. El PP no era capaz de vender lo que hacía, pero en el PSOE son genios en el arte de vender lo que no hacen y lo que no deberían haber hecho bajo ningún concepto. La España patas arriba de ZP aparece más ordenada que la caja de herramientas de un mijitas, en boca de la vicepresidenta. Cómo serían de torpes en materia de comunicación los del PP que ni los soldados que ya no tenían que ir al cuartel se enteraron de que Aznar había suprimido la mili obligatoria. Se dio la máxima paradoja: el que libró a los chavales de ir a la mili fue derribado en las urnas por esos mismos ex mozos de reemplazo que ya no tenían que ir al cuartel, que lo acusaron encima de militarista. ¿Se imaginan que González hubiera suprimido la mili, ese discurso lacrimóge- L no televisado a las madres de España, y las madres llorando emocionadas a moco tendido, porque gracias a González sus niños ya no tenían que ir al cuartel? En cada telediario, Fernández de la Vega presenta la consigna del día. Que siempre hace referencia a los de antes. Es la política del lo mismito ¿Que va Rajoy a Melilla? Dice De la Vega: Lo mismito que cuando era vicepresidente, que no puso un pie allí ¿Que se casan los gays? Dice: Lo mismito que los homófobos del PP De todo lo malo tiene la culpa el PP. Y el PSOE, de todo lo bueno. Menos mal que Fernández de la Vega sale en el telediario y no en Tendido Cero en tal caso, fijo que a Paquirri lo había matado en Pozoblanco, ¿quién va a ser? El PP, y no uno de Sayalero y Bandrés. Y en cada telediario, en cada consigna del día, en cada repetición de una mentira hasta convertirla en verdad, un modelito distinto. ¿Cuánto gana Fernández de la Vega para gastarse ese dineral en ropa? ¿O se viste en la Butic de los Fondos Reservados? ¿Cómo puede ser que nunca repita modelo, que en cada telediario sea distinto el traje de pantalón, ora con el cuello de la madrastra de Blancanieves, ora tipo Letizia antes del embarazo, ora tirando a Esperanza Aguirre? Métanle el lápiz a la habillé, aunque sea a precios Zara: un fortunón. ¡Cómo visten estas tías tan progres! Ya quisieran muchas del Foro de la Familia... Parece como si Fernández de la Vega se hubiera quedado para siempre en la portada del Vogue En casa, como si fuera el Trivial Pursuit, jugamos a adivinar con qué traje saldrá en el telediario: ¿será Dior, será Ungaro, será Antonio Miró, será Jesús del Pozo, será Pedro del Hierro el modelito de hoy? De una cosa siempre estamos seguros: de las rebajas de Cortefiel sí que no es. Ni de Carmelita, la modista que le cose al ama de casa que tiene que vivir de un sueldo porque no es ni progre, ni de izquierdas ni vicepresidenta de la cuota. La cuota Vogue, claro.