Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11 10 2005 Cultura 57 Rachel Whiteread lleva sus recuerdos del Ártico a la Tate Modern de Londres La artista protagoniza la nueva entrega de las Unilever Series compuesta por 14.000 bloques de polietileno blanco y translúcido, con los que quiere también reflejar el desmantelamiento de una casa JOSÉ MANUEL COSTA ENVIADO ESPECIAL LONDRES. Ayer se inauguró en la Tate Modern de Londres la nueva entrega de las Unilever Series, muy probablemente el más significativo encargo escultórico (o an- escultórico como en el caso de Bruce Nauman) que un artista puede recibir en la actualidad. En esta ocasión el encargo había recaído (hace ya dos años) en la artista Rachel Whiteread (Londres, 1963) perteneciente a la generación llamada de los Jóvenes Artistas Británicos (YBA) de mediados de los 90. En aquella compañía Whiteread era un elemento algo excéntrico. Y es que mientras la mayor parte de sus compañeros (Chapman, Collishaw, Lucas Emin, Damien Hirst... eran todo agitación y sensacionalismo (vacas en formol, los Desastres de la Guerra goyescos transformados en esculturas sangrientas, la foto de un disparo en la cabeza... Whiteread aparecía con unas tranquilas esculturas de apariencia muy discreta que ya desde un principio eran el negativo de determinados objetos o espacios. Al principio eran cosas como colchones, bañeras o el espacio bajo diferentes tipos de asiento. Luego, obras más y más ambiciosas y arquitectónicas como el vaciado del interior de una habitación y, más tarde, de una casa social entera cuando estaba a punto de desaparecer bajo la piqueta de la especulación inmobiliaria. b La instalación está Cultura invertirá más de 31 millones de euros para fomentar la lectura ABC MADRID. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, presentó ayer en la Biblioteca Nacional el Plan de Fomento de la Lectura 2005- 2006 en el que el Ministerio invertirá 31 millones de euros, cifra que podría incrementarse en un tercio con la aportación de otros departamentos ministeriales e instituciones privadas. Calvo insistió en que este año la campaña publicitaria dirigida a impulsar el hábito lector (con 3 millones de presupuesto y realizada en las cuatro lenguas cooficiales) insiste en la familia como eje de referencia para trazar el camino posterior hacia la biblioteca pública como espacio de libre acceso al libro y a otros recursos culturales. La campaña de televisión va a consistir en la emisión de 717 anuncios que van a ser emitidos durante el mes de noviembre en cadenas de televisión tanto de ámbito nacional como autonómico. La inversión en esta campaña asciende a dos millones de euros. Entre el 16 de diciembre y el 5 de enero, coincidiendo con las vacaciones escolares, se emitirán anuncios en un total de 5. 010 pantallas de cine de las principales ciudades españolas. En esta acción publicitaria se van a invertir 220.000 euros, informa Ep. El Plan de Fomento de la Lectura 2005- 2006 prestará atención prioritaria a los municipios con menos de 50.000 habitantes, así como las dotaciones bibliográficas destinadas a las bibliotecas públicas de gestión transferida, que se realizarán con el apoyo y participación de las Comunidades Autónomas. Esta actuación supone una inversión de tres millones de euros. Asimismo, se van a potenciar las acciones destinadas a los grupos de población más desfavorecidos o que tienen menos oportunidades de acceso al libro, como inmigrantes o reclusos. Otro colectivo al que se extiende el Plan de Fomento de la Lectura es el de los discapacitados, con actuaciones que se basan en la supresión de barreras de comunicación. Rachel Whiteread presenta su instalación a los medios en la Tate Modern traslado de la casa y el estudio de la misma artista, así como con el desmantelamiento de la casa de su madre, recientemente fallecida. Como todas las obras de esta artista, las cajas tienen que ver con la ausencia y en este caso, de forma especial, con el recuerdo que siempre la acompaña. Para quien, como corresponsal en el extranjero u otras profesiones itineran- REUTERS Espacio imponente La sala de turbinas de la Tate Modern no sólo es un espacio imponente por sus dimensiones, sino también por la manera, casi siempre magistral, con que lo aprovecharon antes Louise Burgeoise, Juan Muñoz, Anish Kapoor, Olafur Eliason o Bruce Nauman. Whiteread ha decidido utilizar únicamente la parte posterior de la inmensa sala, en parte por razones prácticas y también porque prefiero que los visitantes vayan aproximándose a la obra de forma gradual según comentaba en rueda de prensa. Lo que puede contemplarse es la imposible acumulación de 14.000 bloques de polietileno blanco y translúcido que vienen a ser el interior solidificado de 10 tipos de cajas de embalaje. La primera impresión bascula un poco entre una nave de almacenamiento muy peculiar (las luces fomentan ese paralelismo) y un paisaje entre lo urbano y el naturalismo desolado del Ártico, que la artista visitó durante la gestación de este trabajo. No obstante, el origen del mismo tiene que ver con el tes, haya vivido rodeado por cajas de embalaje durante años, extraer algo de este Enbankment resulta casi inmediato, un reflejo de la propia experiencia. Pero incluso quienes llevan una vida algo más reposada pueden encontrar aquí muchos niveles sensoriales e intelectuales en los cuales poder dejar volar la mente. Por cierto, casi mejor en la noche fría del invierno londinense.