Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MARTES 11 10 2005 ABC Los Reyes expresan su pesar y ofrecen ayuda MADRID. Sus Majestades los Reyes transmitieron ayer en su nombre, en el del Gobierno y en el del pueblo de España su más hondo sentimiento de pesar y de solidaridad por las enormes tragedias ocurridas en Centroamérica y México, así como en Pakistán y la India. Unas tragedias que, según dijo, han desgarrado nuestros corazones Don Juan Carlos se refirió a estas catástrofes en Alcalá de Henares, durante el almuerzo que ofreció a los embajadores iberoamericanos después de presidir la reunión anual del Patronato del Instituto Cervantes. El Rey, que estuvo acompañado por la Reina y la Infanta Doña Elena, añadió que la solidaridad que brota de la tradicional generosidad de la sociedad española y de sus instituciones sabrá reflejarse, una vez más, en nuestra colaboración, ayuda y asistencia en tan terribles momentos Bomberos españoles buscan supervivientes en la antigua localidad de Panabaj con ayuda de un perro adiestrado REUTERS Los equipos de rescate renuncian a encontrar supervivientes en el pueblo maya engullido por el lodo tras el paso del Stan La ayuda humanitaria se concentra ahora en la zona de San Marcos, que permanece aislada desde hace una semana El camposanto de Panabaj MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL CIUDAD DE GUATEMALA. Es imposible. Te hundes en el barro hasta la cintura y aquí no se puede intentar la búsqueda de supervivientes. Ni los perros pueden entrar en Panabaj, el poblado de indígenas mayas que fue sepultado el miércoles último por un alud de barro y rocas, y en donde habrían fallecido un número indeterminado de personas. ¿Mil? ¿Mil quinientos? ¿Dos mil? Lo cierto es que la aldea, y la cercana Tzanchaj, son hoy una inmensa fosa común. Así, los equipos de rescate, incluidos los voluntarios españoles de Bomberos Unidos Sin Fronteras que nos describían el panorama, empiezan a concentrar sus esfuerzos en el área de San Marcos, aislada durante casi siete días. El principal problema en la bella zona turística junto al lago Atitlán (no hay problemas entre los escasos viajeros españoles sorprendidos por Stan lo sufren ahora los sobrevivientes. Persiste el riesgo de nuevas avalanchas y, según Médicos Sin Fronteras, entre los tres mil refugiados que salvaron sus vidas, y que se concentran en la ciudad de Santiago Atitlán, ya han surgido complicaciones sanitarias, como diarreas y algunos casos de disentería. A Atitlán sólo es posible el acceso mediante barcas y, luego, a pie. Pero, ni siquiera de esa manera pudieron las unidades de socorro llegar hasta San Marcos, uno de las comunidades más afectadas por las lluvias torrenciales, y donde continúa el desplome de los cerros. Ayer, por fin, se dejó expedita una ruta terrestre con la colaboración de los vecinos. Rayos de esperanza Hacemos lo que podemos por nuestra cuenta, porque no hay coordinación. Nos llaman a reuniones con gente del Gobierno, pero para perder el tiempo, porque aquí no se avanza se queja Marco Antonio Orozco, alcalde de San Pedro Sacatepéquez, en San Marcos, donde ya se han recuperado 41 cadáveres. Nos tienen abandonados. Aquí nadie nos ha venido a ayudar, y necesitamos alimentos y medicinas clama por su parte Efraín Hernández, alcalde de Tacaná. Allí se han encontrado 46 cadáveres, pero aún hay 47 personas desaparecidas. Algunas zonas están siendo cubiertas con cal viva, para evitar posibles brotes infecciosos. Medio millar de viviendas han quedado destruidas. En el cantón vecino de Cuá, otra avalancha de lodo sorprendió a sus vecinos. Ante la persistente lluvia, muchas familias buscaron refugio en los templos católico y adventista. Pero, a los pocos minutos, las paredes de las iglesias se derrumbaron por la fuerza de un alud. Muchos no tuvieron tiempo ni posibilidad para escapar. Los muertos se elevarían a más de treinta. Al menos, las condiciones meteorológicas mejoran. La lluvia ha remitido y, ayer, unos tímidos rayos de sol se convertían en rayos de esperanza para los supervivientes al paso del huracán por Centroamérica, cuyos efectos más devastadores se han concentrado en Guatemala, donde hay, según el Gobierno, tres millones y medio de damnificados, entre una población de doce millones. que nos sacó de nuestras casas, y cuando el Mitch no tuvimos que irnos por el aire decía una anciana vecina de la aldea de Botón Blanco, en el departamento de Escuintla, que fue rescatada en helicóptero. La solidaridad entre los chapines (apelativo con que se conoce popularmente a los guatemaltecos) es quizá la única nota positiva de esta catástrofe, así como la ayuda internacional recibida. Miles de ciudadanos llevan sus aportaciones de ropa, alimentos y medicinas a los espacios públicos convertidos en centros de acopio, en un comportamiento extraordinariamente generoso según lo ha calificado el vicepresidente del país, Eduardo Stein. Emergencia en México España (con la unidad de bomberos citada) Cuba (que desplazó a medio millar de médicos) Estados Unidos y México (que enviaron aviones y helicópteros) son las naciones que más se han implicado en el envío de apoyo logístico y asistencia material tras el drama. Como primera demanda, el Gobierno ha solicitado de la comunidad internacional un socorro de setenta millones de euros. En el sur de México, la otra zona más severamente castigada por la tormenta tropical, también persisten los problemas. Así, en cien municipios del Estado de Veracruz se decretó el estado de emergencia sanitaria. Mientras, en Tapachula (Chiapas) con 300.000 habitantes, se agrava la escasez de alimentos y de agua potable. En las dos regiones mencionadas y en los estados de Oaxaca, Hidalgo y Puebla más de un cuarto de millón de personas ha debido abandonar sus hogares y buscar refugio en los albergues habilitados por la autoridades. Son más de dos millones los mexicanos afectados por el huracán. Chapines solidarios Por fin pudo establecerse un puente aéreo para la distribución de ayuda y la evacuación de personas. A esta tormenta le llamamos el Michón por- Según las autoridades de Guatemala, son 3,5 millones los damnificados en ese país por el huracán Stan en una población de 12 millones