Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional CAMBIO DE RUMBO EN ALEMANIA MARTES 11 10 2005 ABC Zapatero empieza sus relaciones con la nueva canciller igual que con Bush Rajoy acoge el acuerdo como una buena noticia en la buena dirección b Al día siguiente de las eleccio- Primeras felicitaciones Reino Unido El primer ministro británico, Tony Blair, expresó ayer sus felicitaciones por el acuerdo entre socialdemócratas y democristiano que hará a Ángela Merkel nueva canciller de Alemania, y anunció su intención de poder hablar en persona con ella a lo largo de la jornada. nes, el jefe del Gobierno español calificó los resultados de la futura canciller, Ángela Merkel como un fracaso de la derecha ABC MADRID. El jefe del Gobierno español afronta las relaciones con la nueva canciller alemana desde una difícil posición fruto de unas declaraciones precipitadas y desafortunadas. Esta vez se ha vuelto a repetir el mismo error gratuito que con el presidente de EE. UU. George W. Bush. En aquella ocasión el partido socialista y el jefe del Gobierno antes de las elecciones norteamericana expresaron su deseo y sus preferencias porque ganara el demócrata John Kerry, finalmente vapuleado en las urnas por el presidente. Este y otros gestos hacia EE. UU. tras la precipitada retirada de nuestras tropas de Irak provocaron un claro enfriamiento en las relaciones que todavía se mantiene a pesar de las diplomáticas declaraciones de Washington y Madrid a favor de la normalidad. En el caso alemán, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero esperó a la celebración de las elecciones y en vez de dar la enhorabuena al canciller Gerhard Schröder, cosa que no podía porque no ganó, le felicitó por el fracaso de su rival, Ángela Merkel, porque se había quedado muy lejos de las expectativas que tenía Esa felicitación en negativo fue la única de un líder europeo y este arranque de entusiasmo se atribuyó a las especiales relaciones que el jefe del gobierno tiene con el dirigente alemán. Schröder fue el primer mandatario europeo con el que Zapatero trabó amistad tras su elección como secretario general del PSOE en el verano del año 2000. Unión Europea El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, celebró ayer la constitución de un gobierno fuerte y estable en Alemania, indicó su portavoz Françoise le Bail. Si esto se confirma, el presidente se congratula por el hecho que los partidos políticos se hayan puesto de acuerdo sobre una solución que garantiza un gobierno fuerte y estable para Alemania declaró Le Bail. El presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, felicitó también a Ángela Merkel y la invitó a presentar las orientaciones europeas de su nuevo gobierno en la Eurocámara. Mariano Rajoy saluda al alemán Bernard Worms, presidente de la Unión Europea de Mayores, durante la celebración de la UE de Mayores, ayer en Madrid nombramiento es una buena noticia en la buena dirección Rajoy hizo estas declaraciones tras intervenir en una jornada de la Unión Europea de Mayores organizada por el Partido Popular Europeo del que forman parte tanto la CDU de Merkel como el PP español. EFE OTAN El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, saludó ayer la designación de la conservadora Ángela Merkel para la cancillería alemana. Deseo lo mejor a la señora canciller... Es importante que sea la primera mujer de la historia de la República Federal Alemana que se convierte en canciller dijo. Con posterioridad, el secretario general del PP, Angel Acebes, transmitió a Merkel la felicitación de su partido por el acuerdo alcanzado y aseguró que las relaciones entre ambos países empiezan muy mal por culpa de Zapatero que la llamó fracasada el día de las elecciones. La elección de Merkel hace prever un giro en la relación con Francia y una ruptura con viejos hábitos JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La elección de Ángela Merkel como nueva canciller de Alemania puede dar a las relaciones franco- alemanas un dinamismo imprevisible, si consigue salvar la crisis precipitada por Jacques Chirac y Gerhard Schröder, que convirtieron el antiguo motor de la construcción política de Europa en una gravosa rémora para el crecimiento, la prosperidad y el funcionamiento institucional de la UE. Alfred Grosser, uno de los mejores historiadores y especialistas en relaciones franco- alemanas, analiza de este modo la crisis de fondo del difunto eje franco- alemán: Desde que Chirac y Schröder llegaron al poder, no se produjo nada positivo, como ocurría en tiempos de Giscard y de Kohl y Mitterrand. Hace tiempo que las relaciones franco- alemanas dejaron de ser un motor para Europa. La presunta locomotora no tiene vagones que arrastrar y está ella misma paralizada Durante sus dos últimos viajes oficiales a París, como miembro del PPE Reproches de la oposición La oposición del PP ha reprochado esta costumbre del presidente del Gobierno de basar las relaciones internacionales en sus preferencias personales e ideológicas en vez de en los principios de la política exterior de nuestro país o en la defensa de los intereses nacionales. Tras el acuerdo de ayer y su futura elección en el Bundestag, el gobierno español se verá obligado a felicitar a la fracasada Merkel, aunque ayer al cierre de esta edición todavía no lo había hecho. Tony Blair no titubeó y ayer mismo llamó por teléfono y transmitió sus felicitaciones a la futura canciller. Mariano Rajoy expresó también ayer en el Congreso su satisfacción por el acuerdo alcanzado en Alemania para que la democristiana Ángela Merkel sea designada como nueva canciller de Alemania y afirmó que este y como candidata a la cancillería, Ángela Merkel, echó los cimientos de unas relaciones franco- alemanas de nuevo cuño, muy diferentes a las que cultivaron Chirac y Schröder, aislándose del resto de la UE, dinamitando el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión y alejándose de Washington para privilegiar unas relaciones con Moscú criticadas con severidad en el resto de Europa. Relaciones transatlánticas Como miembro eminente del PPE, Ángela Merkel ya discutió hace un par de años sus diferencias con Chirac. La canciller de Alemania tiene una visión muy distinta del diálogo bilateral con EE. UU. y el resto de Europa. Ella considera imprescindible restaurar las relaciones con Washington, distanciarse de Moscú (Putin) y reequilibrar las relaciones con otros países europeos, poco sensibles al antiguo dirigismo franco- alemán. Como candidata a la cancillería, el mes de julio pasado Ángela Merkel volvió a dialogar con Chirac, con el que se entiende poco y mal, hasta ahora, y selló un nuevo pacto de amistad con Nicolas Sarkozy, ministro del Interior y candidato a la presidencia, partidario de una ruptura con veinte años de demagogia de izquierda y derecha, en Francia. En un plano estrictamente bilateral, la candidata a la cancillería mostró cierta simpatía por las reformas presupuestarias sugeridas por Tony Blair, presidente en funciones de la UE: recortes de las subvenciones agrarias de la Política Agraria Común (PAC) reorientación del presupuesto europeo, cierta liberalización de los mercados... proyectos que Francia considera históricamente como no negociables. La canciller de Alemania quizá no pueda expresarse con la libertad de la candidata a la cancillería, pero Ángela Merkel no podrá evitar una ruptura inconfesable con la diplomacia y las políticas bilaterales del dúo Chirac Schröder, que el resto de la UE percibe como un freno para la prosperidad y el progreso de Europa. El proceso de reorientación de las relaciones franco- alemanas será largo, complejo y previsiblemente bizantino. La primera mujer canciller de la historia de Alemania deberá negociar con guante de seda y mano de hierro un profundo cambio de rumbo diplomático, cuando Francia y su presidente se encuentran en un estado de parálisis política avanzada.