Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN MARTES 11 10 2005 ABC LOS ESPAÑOLES, ULTRAMONTANOS E stoy acostumbrada a ser minoría y a ir contracorriente. Es lo que tiene esta afición al mundo de las ideas. Si el objetivo es la provocación intelectual más que ganar concursos de popularidad, hay que estar dispuesto a asumir la soledad. Pero como soy humana, confieso que me ha agradado saber por las encuestas de este fin de semana que la mayoría de los españoles son unos ultramontanos, como yo. O eso que la izquierda ha calificado como ultramontanos. He aquí que los nacionalistas extremistas o los españolistas desaforados somos muchísimos. Porque resulta que es una mayoría la que piensa que el Estatuto catalán es inconstitucional, que sólo España puede deEDURNE nominarse nación, que URIARTE hay que hacer una reforma profunda de ese Estatuto y que Zapatero se ha equivocado claramente en todo este asunto. Debe de ser traumático descubrir repentinamente que hay tanto ultramontano persuadido de que el Estatuto catalán es un desatino, porque había bastantes socialistas, especialmente su líder, convencidos de que los defensores de los consensos de la Transición eran una minoría anticuada compuesta por los líderes del PP y la prensa amiga Y como la disciplina de partido hace estragos cuando va unida a la disciplina de poder, incluso los menos convencidos se empeñaron en seguir a su líder en ese objetivo de hacer de los españoles los ciudadanos más exóticos de todo el horizonte democrático mundial, dispuestos a renunciar a su nación y a la cohesión de su Estado en aras a, ¿la posmodernidad? ¿El patriotismo de ser libres, que diría Zapatero? Y ahora que comienzan a sospechar que aquel eslogan de que el PSOE es el partido que más se parece a los españoles era un poco pretencioso, al menos en esto de la nación y el Estado de las autonomías, algunos de los líderes más juiciosos pretenden rectificar el rumbo, pero sin dejar de echar la culpa al PP. Ahora la estrategia consiste en que se pasa de llamarles ultramontanos y radicales españolistas a pedirles que colaboren en el consenso. Que contribuyan a arreglar el desaguisado. Y no hay que descartar que si todo esto tiene un final desagradable, la culpa también pueda ser atribuida al PP, por no estar disponible para el consenso. Y es más que deseable que PSOE y PP puedan llegar a un acuerdo para realizar una transformación profunda del Estatuto catalán, o, mejor, un bloqueo, porque es muy dudoso que ese texto tenga arreglo. Pero antes es preciso que rectifique quien se ha equivocado. Y que los líderes del discurso gubernamental reorienten sustancialmente algunos adjetivos, sea el de ultramontano o ese otro de catastrofista que también les gusta mucho. González, Bono, Chaves o Rodríguez Ibarra no pueden pedir un consenso del PP si antes no identifican a los responsables del embrollo en que estamos metidos, que son algunos líderes de su propio partido. Está bien que rectifiquen, pero que no lo hagan a costa de los demás, que no tienen nada que ver con esta crisis. Rajoy se reunió ayer en Madrid con los presidentes autonómicos y regionales de su partido EFE Sectores del PP no quieren que el partido participe en la comisión constitucional La dirección apuesta por sentarse, pero duda de la estrategia a mantener PP emplaza a Zapatero a que retire la reforma estatutaria catalana porque es la única solución al problema CRISTINA DE LA HOZ MADRID. El secretario general del PP, Ángel Acebes, dejó ayer en suspenso la estrategia que seguirá su partido en la comisión constitucional del Congreso, la misma que tendrá que debatir el articulado del nuevo estatuto catalán una vez supere el trámite de toma de consideración. Frente a la seguridad con que hace unas semanas indicaban que estarán presentes en dicha comisión, Acebes se limitó a comentar ayer que de lo que vaya a ocurrir en comisión, ya veremos. Ahora tenemos un momento trascendental para España y no hay que pasar al día siguiente Lo cierto es que cabe colegir de las palabras que Acebes le dedicó al texto catalán el poco entusiasmo que provoca en el PP debatirlo en comisión, artículo por artículo. No faltan voces en el PP, -y no sólo la del eurodiputado Alejo Vidal- Quadras- que temen que la participación en la comisión constitucional sea interpretada como una especie de legitimación del estatuto. Mariano Rajoy ha venido a tranquilizar a los que alertan del peligro de participar en el juego del PSOE indicando que no negociará enmiendas parciales, sino que pedirán una reforma global del texto. Pero rechazada, sin duda, esta pretensión habrá que entrar en el farragoso debate de unos no menos b El secretario general del farragosos artículos. La idea inicial del PP parece ser la de presentar enmiendas de reforma, de sustitución o de eliminación de los puntos más conflictivos, tal y como hizo el líder del PP catalán, Josep Piqué, en la Cámara regional. Fuentes del PP indicaron que la principal duda es el discurso a mantener durante los cuatro meses que dure la comisión Apoyo parlamentario Acebes señaló que el PSOE no puede votar a favor de la toma en consideración del Estatuto, sino rechazarlo tal y como hizo con el plan Ibarretxe. Al PP no le sirve el argumento de que la reforma catalana viene avalada por el 88 por ciento de la Cámara regional porque entre esos votos están los de los socialistas que ahora quieren cambiarlo. La única solución que tiene el proceso en que nos ha embarcado Zapatero es una rectificación que suponga la retirada del Estatuto sentenció Acebes para explicar que la buena dirección de la que habló el viernes Rajoy se refería a que hay que empezar por retirar el artículo 1 y los 216 restantes Además echó mano de la que fue la acusación que se lanzó al último Gobierno del PP cuando la guerra de Irak: No se puede hacer una reforma de este calado contra la opinión de los ciudadanos y para argumentar sus palabras recordó los últimos sondeos sobre intención de voto que dan un empate técnico En definitiva, la situación se ha convertido en un caballo desbocado del que Zapatero no tiene las riendas Por su parte, los presidentes autonómicos y regionales del PP aprobaron una declaración en la que piden que se reúna la Conferencia de Presidentes para debatir sobre la situación creada por el proyecto catalán así como una convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera que estudie la propuesta de financiación para Cataluña. Matas propone una moratoria del resto de las reformas estatutarias El presidente del Gobierno balear, Jaume Matas, propuso ayer una moratoria en la aprobación de las reformas estatutarias hasta que no sea aprobado el texto catalán por entender que todos tenemos derecho a recibir el mismo trato Esta invitación fue respondida tanto en la sede nacional del PP como por otros compañeros de partido. Acebes dijo que Matas se refería sólo a la financiación y que el Estatuto de Valencia ya ha iniciado su tramitación parlamentaria. El portavoz del PP en las Cortes Valencianas, Serafín Castellano, dijo que su reforma estatutaria tiene unos tiempos, unos ritmos y unos objetivos diferentes a los del resto y recordó que no entra en el paquete de las reformas propuestas por Zapatero.