Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 11 10 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. LA PARADOJA DE LA GRAN COALICIÓN OS políticos han respirado tranquilos por el pacto alcanzado entre la CDU y el SPD para formar un Gobierno de coalición en Alemania que convertirá a la líder conservadora, Angela Merkel, en la primera mujer que ocupa la Cancillería. A cambio, los socialdemócratas ostentarán ocho carteras, dos más que los demócrata cristianos. Pero los electores tendrán razones más que sobradas para LUIS IGNACIO sentirse dePARADA fraudados. Una coalición de gobierno como la alcanzada ayer en Alemania no puede dejar satisfechos a quienes quisieron dar un voto de castigo a Schröder, al que consideran responsable de los males que padece el país desde hace una centuria. Pero tampoco a los que le votaron para darle una oportunidad de corregir sus errores. Los primeros porque ven ahora que la sombra del ya ex canciller permanece en el poder con ocho infiltrados en una coalición que frenará los cambios que el elector esperaba de una derecha en el poder tras cuatro años de estancamiento económico, pérdida de liderazgo europeo y retrocesos en el empleo y las prestaciones sociales; los segundos, porque ven alejada la posibilidad de que se haga realidad un programa socialdemócrata que ahora Schröder no podrá liderar, ni, lo que es peor, sus hombres en el Gobierno conseguirán que se cumpla. La ventaja que tiene un sistema electoral mayoritario es la de saber con absoluta seguridad que va a gobernar el que más votos consigue. Eso evita el aventurerismo del elector, el voto de castigo y las alianzas postelectorales, antes llamadas contra natura y hoy celebradas como culminación de la democracia parlamentaria, cuando son, sólo, un prorrateo de poder con un paralizador programa de síntesis. La paradoja de los sistemas proporcionales personalizados está en que ni gobierna el partido que obtiene más papeletas ni el que consigue más escaños, sino los profesionales de la supervivencia que utilizan los votos ejecutando programas políticos distintos a aquéllos que llevaron a sus electores a votarlos. L Las imprudencias del Ejecutivo Zapatero, antes de las elecciones en Alemania, ya envió su apoyo al que fuera canciller alemán hasta la fecha (Schröder) y dijo que su partido apostaba por él, ya que era un hombre que mira al futuro y transmite confianza a Alemania y a Europa Una vez conocidos los primeros resultados, Zapatero se alegró de que las elecciones en Alemania hubiesen supuesto un fracaso para Angela Merkel, y achacó su valoración a la fuerte personalidad de Schröder El presidente del Gobierno de todos los españoles (y no de su partido) tiene la irresponsable manía de trasladar a los asuntos internos de los países amigos y aliados de España sus opiniones políticas o sus preferencias militantes. Lo de la no injerencia no cuenta para ZP. Ya metió la pata hasta el corvejón cuando gritó, eufórico, Kerry ganará días antes de las presidenciales norteamericanas. Y pese a que algunos de sus consejeros le pidieron que no repitiera esas tonterías, la sugerencia no prosperó. Da la maldita casualidad de que Angela Merkel va a ser canciller de Alemania. No sé si esta alemana del Este olvidará a este personaje que tiene labores de gobierno en España. Lo que está claro es que la zapatiesta zapateril está servida. No se puede andar por ahí otorgando premios de idoneidad política a dirigentes políticos de otros países sin riesgo ni consecuencias. Pero, ¿no hay nadie en su partido o fuera de él que tenga la sensatez de rogarle que reduzca al mínimo ciertas evaluaciones, como mínimo arriesgadas? Pero eso al jefe del Gobierno español le trae sin cuidado. Que sigan la fiesta y la alianza de civilizaciones. Manuel Férriz Martínez. Sevilla. La osadía del tripartito Estoy asombrado, y al mismo tiempo asustado, de ver hasta dónde tiene la osadía de llegar el tripartito catalán. ¿Qué pasa? ¿por qué Maragall afirma que el Estatut no se comprendería si se quita nación del artículo primero? ¿Cómo es posible que se esté manipulando políticamente el futuro de España (una e indivisible) bajo la batuta de Carod- Rovira y sus corifeos? ¿Va a permitir este Gobierno que se cometa semejante atropello al pueblo español? No me explico- -y conmigo, miles de españoles- -cuál es el papel que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, representa ante el pueblo español; debiera ser de servicio, pero, según se desprende de su actuación, parece ser una continua complacencia al Gobierno catalán en perjuicio de todos los españoles. Ello, además de una ilegalidad, sería, por supuesto, un abuso. ¿Es que ha sido un precio ya concertado para mantenerlo al frente del Ejecutivo? Sería un pago demasiado alto que el ciudadano español no está dispuesto a pagar. Supondría hacer añicos nuestra Patria. Con dos pasos hacia delante y uno hacia atrás, después vendrán las disculpas y las rectificaciones, y dirán esto donde querían decir lo otro; querrán demostrar que donde dice digo debiera decir Diego y terminarán por liar cada vez más la madeja, en cuyo arte son expertos. Prueba reciente de ello: la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, al querer explicar los últimos sucesos de Melilla, un verdadero galimatías. Francisco Parra Gómez. Villanueva del Fresno (Badajoz) puede permitirles perpetuarse en el poder durante mucho tiempo. Nos jugamos el futuro del país y conviene que todos lo tengamos muy presente. Federico Gómez Pardo. Gerona. Subida salarial para los diputados Vaya, vaya, vaya: parece que nuestros diputados, ésos que nunca están en el hemiciclo- -suponemos que están en sus respectivos despachos, trabajando- -y que en algunas votaciones suelen pulsar las teclas con el pie, como ya hicieron en su día algunos senadores durante una votación, van ha tener una merecida subida de sueldo, concretamente un 3,5 por ciento. No está mal la subida, especialmente si tenemos en cuenta que el salario base de un diputado es casi 5,5 veces el salario mínimo interprofesional para cualquier hijo de vecino. Y lo mejor de todo es el horario, de martes a jueves (que el lunes y viernes lo necesitan para viajar de casa al trabajo y viceversa) dos meses de vacaciones en verano más el mes de enero (para recuperarse de la Navidad) Insisto, pobrecitos con ese sueldo seguro que no llegan a fin de mes y encima no pueden conciliar la vida familiar y laboral. Realmente debe de ser muy duro ser diputado: es muy estresante votar con el brazo de madera, puesto que corres el riesgo de confundirte con las señas que haga el portavoz de tu grupo. Y luego están los regalitos que por Navidad se empeña en hacerte el presidente de la Cámara; seguro que sufren mucho sus señorías al ver en qué se gasta el dinero de los contribuyentes. Al ver lo mal que lo pasan, me está dando un ataque de empatía. Venga, va: como no quiero ver sufrir a sus señorías, yo me ofrezco para que cualquier grupo parlamentario me nombre diputado (prometo no confundirme al votar) Será muy duro- -lo sé- -tener que trabajar como un burro por un sueldo pequeño pero España se merece que me sacrifique por ella. ¿Algún voluntario más para sacrificarse por España? Pedro Pablo Pellón Pulido. Madrid. pectos como la consideración de Cataluña como nación y el sistema de financiación que se propone. Repercutirían en la transformación social algunos de los artículos referidos a los derechos y deberes, como los que atañen a la salud y que facilitan la aprobación del aborto libre y la eutanasia, y el que tiende hacia un sistema educativo único y de carácter laicista, modificado parcialmente en su redactado inicial por la firme oposición del señor Duran i Lleida. Pero no sólo éstos; el que los principales órganos directivos de la Cajas de Ahorro sean nombrados por el Go- bierno de la Generalitat, y otros semejantes de fuerte carácter intervencionista, pueden suponer una limitación importante a la iniciativa de la sociedad civil y de las libertades ciudadanas. Es posible que en la discusión en la Cortes se modifiquen los artículos que suponen un cambio en la estructura del Estado por la oposición a los mismos del PP y de algunos diputados socialistas. Si éstos últimos votaran a favor de los mismos, ello podría hacerles perder las próximas elecciones. Pero no creo que se opongan a los que implican modificación del modelo social, ya que ello El futuro del país está en sus manos Leyendo el proyecto de Estatuto catalán, se descubre que implica dos cambios de trascendental importancia: uno, en la estructura del Estado, y el otro, en el modelo de sociedad. Inciden en lo primero as-