Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 10 2005 103 Televisión y radio CARLOS SOBERA Presentador de ¿Quién quiere ser millonario? en Antena 3 Telecinco modificó ayer su rejilla para incluir en la sobremesa (13,30 horas) la reposición de la espectacular carrera de Fórmula 1 celebrada en Japón. Inicialmente sólo estaba previsto su pase en directo, a las siete de la mañana. Para tener éxito de audiencia es fundamental que la cadena te mime Se trataba de una apuesta arriesgada volver a intentarlo con ¿Quién quiere ser millonario? Sin embargo, la audiencia se ha mantenido fiel al formato televisivo más vendido del mundo y a Carlos Sobera, siempre con cifras cercanas al 25 por ciento de cuota de pantalla TEXTO: SERGIO J. VALERA Los plateados se convierte hoy en la tercera telenovela en la rejilla de TVE- 1 ABC MADRID. Otra telenovela más para las tardes de la Primera, que estrena hoy a partir de las 16.45 horas Los plateados El culebrón se convierte de esta manera en el tercer serial diario de TVE- 1, al sumarse a Amarte así, frijolito y Amar en tiempos revueltos Dirigida por Walter Doehner, con Humberto Zurita, Tamara Monserra, Dominika Paleta y Mauricio Islas como protagonistas, narra la leyenda de Los plateados la historia de un grupo de bandoleros de principios del siglo XX que tienen como únicas misiones en sus vidas luchar por la justicia, vengar la muerte de su padre y, sobre todo, no enamorarse nunca, pase lo que pase. La trama se complica cuando Gabriel Campuzano (Mauricio Islas) hermano mayor y jefe de la banda, decide atacar la hacienda de su peor enemigo, el poderoso Emilio Gallardo (Humberto Zurita) en el momento en el que éste contrae matrimonio con Camila Castañeda (Tamara Montserrat) Al ver a Camila, el joven queda perdidamente enamorado de ella, desobedeciendo así a una de sus principales premisas. Camila, a la que obligan a casarse con el hacendado Emilio Gallardo, hombre que le dobla la edad, es secuestrada por Los plateados La joven se quedará prendada de Gabriel, conocido también como el hombre de los ojos que embrujan a las mujeres. MADRID. ¿Qué sensaciones está teniendo con la reedición de ¿Quién quiere ser millonario? en Antena 3? -Son dos años en este canal y ya me siento como de la familia. Las sensaciones han sido positivas. Era una apuesta arriesgada por aquello de que segundas partes nunca fueron buenas y ha salido muy bien. Está consiguiendo incluso cuotas de audiencia más altas de las que obtuvo en su primer lanzamiento. ¿Dudó en algún momento de que la apuesta fuera a salir adelante? -La impresión era que el recorrido al alza era muy pequeño. Parecía que después del éxito de la primera etapa en Telecinco el producto estaba tan alto que sólo podía fracasar y bajar estrepitosamente. Pero el formato descansó tres años y el público lo ha recibido con un cariño muy especial. El parón unido al prestigio del programa han propiciado que le gente se enganchase de entrada y que, después de dos meses y medio, esté en torno al 24 por ciento de audiencia. ¿Y qué es lo que más influye para que un espacio tenga éxito? -Influye mucho la cadena, que te mime o no, y sobre todo que sepan programarte a la hora adecuada. Aunque cuando tienes un buen programa, te puedes defender en cualquier sitio. -Y luego está el cariño que le tenga el público al presentador, ¿qué cree que le atrae a la audiencia de usted? -Creo que es la naturalidad con que me desenvuelvo, incluidas mis exageraciones y mis idas de olla Lo que ve la gente es justo como soy yo. ¿No le da miedo que la gente termine por cansarse de sus gesticulaciones? -Esto pasará algún día. Es inevitable, lo que hay que estar es preparado para ello. El éxito no es interminable y, afortunadamente, el fracaso tampoco. ¿Por qué no funcionó Números locos y sí lo hace éste? -El problema de Números locos era el horario. A las seis de la tarde, el magazín, reality y culebrón tienen el terreno abonado. Un programa de preguntas y respuestas culturales no termina de enganchar al público de esa hora. En cambio, a las ocho es distinto. Carlos Sobera sigue alzando la ceja, ahora en Antena 3 ¿La sencillez del formato de un concurso facilita su éxito de audiencia? -Cuando un concurso busca la complicación se equivoca. Los que son sencillos, que van directos al grano, son los más contundentes. Y la contundencia es muy importante en este formato. Luego tienen que crear tensión, pero de una forma real, no artificial. -Visto desde su vena actoral, ¿cada programa se convierte en una nueva actuación? -Así es, pero el cuerpo me pide teatro. Me gustaría volver, pero por lo menos hasta final de año, que empieza Pasapalabra (ambos concursos se irán alternando en la rejilla de Antena 3) no podré hacerlo. Igual aprovecho estos descansos. Primer episodio En el primer episodio de la nueva telenovela de Televisión Española, Camila Castañeda se dirige en tren con su familia a la gran mansión de su violento y mujeriego prometido, Emilio Gallardo, cuando el tren es asaltado por unos forajidos. Las miradas del jefe del grupo y Camila se cruzan por un momento y desde ese momento salta la chispa que guiará la trama del serial Los plateados ¡Pide el comodín de la llamada! Después de tanto tiempo frente a los concursantes en ¿Quién quiere ser millonario? Carlos Sobera es un acertado quinielista de hasta dónde puede llegar cada participante. Me implico mucho con cada uno de ellos y analizo cuánto pueden dar de sí reconoce. Y es que un concursante que empieza a avanzar en el escalafón de premios hace que los audímetros se disparen proporcianalmente con cada acierto. Sobera estima que el formato encuentra su explosión cuando tiene largo recorrido. Al final, el concurso triunfa por su fuerza propia y por la calidad del concursante En este camino hacia la consecución de unas largas vacaciones con un millón de euros en el bolsillo, el papel del presentador es trascendental. Ayudo en la medida de lo posible, pero tampoco puede ser escandaloso. No tengo cargo de conciencia, pero a veces cuando llegas a casa piensas: ¡Qué pena! Podía haber ayudado más Protagonistas de la serie