Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 10 2005 87 Deportes Luis Aragonés prepara un cambio estructural en la selección si ésta se clasifica para el Mundial de Alemania Fernando Alonso se abre por detrás de Michael Schumacher en el principio de la maniobra que acabó en el adelantamiento del Renault al Ferrari AFP Alonso disfruta adelantando a Schumi Victoria de Raikkonen en Japón, donde Renault recuperó el liderato del Mundial de constructores PEDRO FERMÍN FLORES Hubo que darle la vuelta por completo a la parrilla para que la Fórmula 1 recuperara la emoción. Por primera vez en la temporada los grandes favoritos partían desde las últimas posiciones, lo que provocó que se presenciara la carrera más espectacular de los últimos años, con adelantamientos escalofriantes y remontadas para la historia. Al final el Gran Premio de Japón fue para Raikkonen, con Fisichella y Alonso segundo y tercero, por lo que el equipo Renault vuelve a ser líder del Mundial de constructores. Al apagarse los semáforos las miradas se centraron en la parte posterior de la parrilla, donde empezaba la gran batalla por la victoria, con Alonso en la octava línea y Raikkonen justo detrás- -partió decimoséptimo por una cacicada de la FIA- El finlandés arriesgó hasta el punto de estar a punto de tener un accidente con su compañero de equipo, Montoya. Mientras que el impetuoso Sato se salía por la hierba y los primeros en la parrilla, con Ralf Schumacher a la cabeza, circulaban con comodidad, los grandes apretaban atrás. Michael Schumacher ganaba siete posiciones (de la 14 a la 7 y Alonso, ocho (de la 16 a la 8 en una demostración de lo que iba a ser una carrera magistral. Peor suerte corría Montoya, que se salió de la pista para impactar contra las vallas de protección. El McLaren MP 4- 20 quedó destrozado. El mismo camino siguió poco después Trulli, que andaba muy retrasado tras salir desde las últimas plazas por un trompo en la calificación del sábado. Una vez reanudada la carrera, después de la neutralización por el accidente de Montoya, la lucha volvió a ser épica entre los grandes animadores del Mundial. En su pugna por avanzar, Alonso se encontró con Klien y, al adelantarle, se pasó de frenada y se salió en la chicane por lo que levantó el pie del acelerador para que el austriaco recuperara la posición. De inmediato le volvió a superar, pero los comisarios no interpretaron correctamente la primera acción del ovetense y comu- nicaron a Renault que el ya campeón debía dejarse adelantar nuevamente por el austriaco. Alonso obedeció y perdió siete segundos de oro en esa incomprensible maniobra ordenada por la dirección de la carrera. El asturiano, pese a todo, tuvo tiempo de cazar de nuevo a Schumi al que propinó un adelantamiento espectacular. Una vez realizado, Fernando entró en boxes a repostar, por lo que cuando volvió a la carrera había perdido casi todo lo que tanto le costó ganar en la pista. Fisichella, desbordado Y es que, una vez más, la estrategia del equipo Renault resultó equivocada. Raikkonen, que salió con más combustible, se aprovechó de ello para llegar hasta el primer escalón del podio, objetivo que se le escapó a Fisichella cuando lo tenía todo a favor para sumar la LO MEJOR LO PEOR Los múltiples adelantamientos, con Alonso y Raikkonen como actores principales La estrategia del equipo Renault, que perdía en las paradas en boxes lo que ganaba en la pista segunda victoria de la temporada. Pero el italiano no hizo demasiado esfuerzo para evitar el fulminante adelantamiento de Raikkonen, que en esta ocasión sí que fue un auténtico finlandés volador. La historia de las últimas vueltas, después del regreso de Kimi a la pista- -en su último repostaje apenas perdió tiempo- se limitó al esfuerzo del finlandés por adelantar a Fisichella, que tenía algo más de cinco segundos de margen a su favor. Pero Kimi no tuvo compasión y, después de un par de avisos, superó al piloto de Renault en un adelantamiento magistral al final de la recta antes de la última vuelta. Por detrás, Alonso había hecho lo mismo con Webber para arrebatarle la tercera plaza. Así, Raikkonen alzó los brazos al cielo para celebrar su séptima victoria de la temporada, una más que el campeón español. El dúo Fisichella- Alonso completaba un podio que le devolvía el liderato del Mundial de marcas a la escudería gala con dos puntos de ventaja. El resto de los puntos eran para Webber, cuarto; Button, quinto; Coulthard, sexto, y los hermanos Schumacher (Michael y Ralf) séptimo y octavo, respectivamente.