Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 10 2005 83 China revisa al alza el superávit comercial de este año, que triplicará al de 2004 Constructoras y aerolíneas españolas comienzan hoy la puja por las licencias de handling de Aena NADIE QUIERE SER EL MALO DE LA PELÍCULA MAITE VÁZQUEZ DEL RÍO Zapatero, Cuevas, Fidalgo y Méndez, tras la firma de la declaración conjunta del diálogo social el 8 de julio de 2004 este sentido, recuerdan que lo misma ha pasado con las medidas del código para la responsabilidad social corporativa. Pero aseguran que les han explicado que España quiere convertirse en la pionera de este tipo de medidas ERNESTO AGUDO Asalariados por duración de contrato temporal 3.500 3.000 2.500 2.000 1.500 1.000 500 0 Miles de personas Promedio de los tres primeros trimestres para 2004 Encadenamiento y responsabilidad Otro de los escollos, la regulación de las subcontratas, ha crecido en importancia tras conocerse las propuestas. Los empresarios siempre se habían mostrado reacios a la regulación de las subcontratas, pero la propuesta sindical de que como máximo se encadenen tres subcontratas frente a la media actual de seis ó siete- -en algunos casos se llega a 20 ó 25- -parece haber cerrado cualquier posibilidad de negociación sobre el tema. A ello se suma que se pretende que la responsabilidad entre subcontratas se fije por escalón, esto es, que cada empresa sea responsable de ella misma y de la siguiente en la cadena. Esta modalidad se denomina responsabilidad pareada Ambos aspectos son rechazados por los empresarios consultados, porque consideran que ambas exigencias chocan contra la realidad económica y la realidad de las empresas. Pero además, añaden una nueva razón de peso: ambos aspectos significarían un nuevo elemento de rigidez dentro del funcionamiento del mercado la- 92 93 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 De 1 día a 6 meses De 2 años a menos de 3 años De 7 meses a 11 meses 3 años o más De 1 año a menos de 2 años Fuente: CES Los objetivos de igualdad llevados a las empresas en términos de paridad afectan de lleno a los convenios Los sindicatos proponen limitar el encadenamiento de las subcontratas a un máximo de tres boral, cuando desde la declaración conjunta, firmada en julio de 2004, por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los líderes sociales José María Cuevas (CEOE) José María Fidalgo (CC. OO. y Cándido Méndez (UGT) se apostaba por todo lo contrario: dar una mayor flexibilidad al mercado laboral para crear más empleo y reducir la temporalidad. Esta apuesta también fue la principal conclusión a la que llegó el grupo de expertos encargados de realizar una evaluación de los problemas del mercado laboral. l actual proceso de diálogo social muestra, por el tiempo transcurrido y la forma en que se está desarrollando, que ha variado el modelo de transparencia del que hasta ahora había hecho gala, estando la sociedad puntualmente informada de casi todo lo que se cocía en la mesa de negociación. La discrecionalidad ha sustituido a la transparencia con la explicación por parte del Gobierno de que de esta forma se interfiere menos en la negociación. Sin embargo, tanta discrecionalidad es sospechosa al coincidir con que las negociaciones no son tan fluidas y constantes como en procesos anteriores, los parones son largos y los periodos de reflexión más frecuentes. A día de hoy, excepto el enunciado en el que coinciden todos de que es necesario dar más flexibilidad, crear más empleo y reducir la temporalidad, se sigue sin saber lo que quiere realmente hacer el Gobierno. A estas alturas ya no vale el papel de mediador que se otorgó desde el principio. La temporalidad sigue desbocada en niveles superiores al 33 y siguen siendo las mujeres y los jóvenes los que siempre quedan fuera de las buenas noticias del mercado laboral, como ocurrió en septiembre. Por este motivo, le corresponde al Ejecutivo buscar soluciones porque él es el responsable en primera y última estancia. Se necesitan medidas nuevas. Las adoptadas en anteriores procesos parecen estar agotándose y España sigue a la cabeza del paro y la temporalidad de la UE. A ello se suma que las empresas españolas están perdiendo competitividad. Enzarzados como parecen estar en los puntos y las comas sin llegar a ninguna conclusión, mareando una perdiz que ya está desplumada, los firmantes de aquella histórica, por única, declaración conjunta se han olvidado de sus principios básicos: las empresas tienen que ser competitivas para que sea posible que la economía crezca y en paralelo sea posible crear empleo y que éste sea estable. Lo único que parece no cambiar en este proceso de diálogo es que a estas alturas de la película nadie quiere ser el primero en decir que por el camino por el que se va no será posible a llegar a ningún acuerdo y quedar como el malo que no quiso negociar. E