Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 LUNES 10 10 2005 ABC Economía La futura ley de Igualdad y la regulación de las subcontratas atascan aún más la reforma laboral Algunos interlocutores hablan ya de acuerdito ante las dificultades existentes dado que las posiciones continúan sin moverse b Las ocho reuniones celebradas por el Gobierno, CEOE, CC. OO. y UGT el pasado mes no han servido para sacar la negociación de la reforma laboral del atolladero al que se llegó antes del verano M. V. R. MADRID. El mes de reflexión que se dieron en agosto Gobierno y agentes sociales para volver con nuevos bríos, y las ocho reuniones celebradas el pasado mes de septiembre, han desembocado en nuevo periodo de reflexión, esta vez, de quince días, con la Cumbre Iberoamericana por medio. La razón es que nadie parece haber variado sus posiciones y se han añadido nuevos problemas como un polémico artículo que podría recoger la futura Ley de Igualdad que ultima el Gobierno y que afectará de lleno a los convenios colectivos y la concreción de cómo deberían regularse las subcontratas. Pese a la discreción que se han impuesto los negociadores, entre los interlocutores sociales se percibe cierta incertidumbre y malestar. Fuentes consultadas por ABC en el ámbito empresarial dibujan un panorama muy poco halagüeño, en el que de seguir las mismas propuestas que se han puesto sobre la mesa como mucho se podría alcanzar un acuerdito mientras que los ánimos son pesimistas ante la posibilidad de alcanzar una reforma en profundidad del mercado laboral. El motivo no es otro que los empresarios rechazan frontalmente una iniciativa del Ejecutivo por la que la futura Ley de Igualdad incluiría en su articulado la obligación de las empresas con más de 250 trabajadores de igualar en todos los niveles la participación de hombres y mujeres desde las categorías profesionales más bajas hasta los consejos de administración. Dicha ley podría ser aprobada en el plazo de un mes por el Consejo de Ministros, e incluso además del precepto de paridad en todos los niveles podría fijarse un plazo de uno a dos años para que las empresas lo cumplieran. En estos momentos se está negociando con empresarios y sindicatos. Propuestas de UGT y CC. OO. en materia de igualdad Bajo el epígrafe Impulsar la participación laboral de las mujeres y la igualdad entre hombres y mujeres la propuesta conjunta presentanda por los sindicatos en la mesa de la reforma laboral defiende la puesta en marcha de acciones positivas en el acceso al empleo, dando prioridad, a igualdad de méritos, a la contratación de las mujeres Para su promoción profesional también apuestan por dar prioridad en los ascensos, en igualdad de méritos, al sexo menos representado Las empresas deberán establecer planes de igualdad que contemplen el acceso al empleo, la promoción y formación o igualdad retributiva. Definir los criterios que se deben tener en cuenta para conformar los grupos profesionales y establecer un sistema objetivo de valoración de los puestos de trabajo. Favorecer la formación profesional de las mujeres, tanto de las ocupadas como de las desempleadas. Ampliar y reforzar las competencias de los representantes de los trabajadores en materia de igualdad, pudiendo recibir la información segregada por sexo. Establecer un cuadro de bonificaciones para su contratación indefinida. tivos, un aspecto que no está incluido en las actuales negociaciones sobre la reforma laboral, pero que se inscribe dentro del ámbito donde empresarios y sindicatos tienen autonomía propia como lo demuestran los Acuerdos Interconfederales de Negociación Colectiva pactados en los últimos cuatro años. Los empresarios deducen que el mandato de paridad que establece la Ley deberá ser incorporado a los convenios colectivos, sobre todo, de las empresas con una plantilla superior a 250 trabajadores. Las fuentes empresariales consultadas sobre esta posible medida de igualdad en todos los niveles de la empresa consideran que de llevarse a cabo produciría situaciones aberrantes además de obligar por ley a los empresarios a un reparto, por ejemplo, de jefaturas por sexos y no por cualificación o valía profesional. Las mismas fuentes reconocen que un no a esta medida es impopular porque a los temas de género e igualdad nadie puede negarse pero insisten en que exigir por ley esta distribución supone una restricción a la libertad empresarial tanto para contratar trabajadores como para promocionarlos dentro de la organización de la empresa. Asimismo, recalcan que los empresarios quieren promover a las muje- res a los puestos más altos en las empresas si bien matizan que esta cuestión no debe imponerse Una de las razones que dan es que este tipo de medidas ni siquiera existe en la legislación de ningún país desarrollado. En Gobierno y CEOE siguen sin presentar sus propuestas por escrito Tras casi ocho meses de negociación, después de que el grupo de expertos entregara su informe sobre el mercado laboral en febrero, lo cierto es que sólo UGT y CC. OO. han presentado sus propuestas por escrito. La fórmula elegida- -de reuniones discretas y sólo informar cuando se produzca algún avance- ha provocado que tanto los miembros del Gobierno como los representantes empresariales hablen de una forma poco concreta sobre sus propuestas en sus apariciones públicas. Esto ha llevado en alguna ocasión a que se tuviera la impresión de que se estaba negociando a través de la opinión pública. Por lo hablado hasta ahora, el Gobierno no ve con malos ojos la pretensión de la CEOE de generalizar el contrato de fomento de empleo, con despido a 33 días, creado en la reforma de 1997 para los colectivos más desfavorecidos. El Ejecutivo avala su apoyo en los buenos resultados obtenidos hasta ahora por esa fórmula de contratación; los empresarios ven en esta generalización un nuevo paso en el camino de reducir el coste del despido. Los sindicatos, por su parte, insisten en que el abaratamiento del despido ya lo aceptaron en 1997 y que esa fórmula no sirve para reducir la temporalidad, amparándose en los datos. Otra de las cuestiones reclamada por la CEOE, la rebaja de las cotizaciones, podría salvarse por una vía intermedia. Gobierno y sindicatos coinciden en defender la práctica realizada hasta ahora de rebajas selectivas de cotizaciones para favorecer la contratación de mujeres, jóvenes, mayores de 45 años ó discapacitados. No obstante, en las últimas semanas ha empezado a tomar cuerpo la intención de premiar la contratación indefinida que se prolongue en el tiempo. Lo que parece que sí podría formar parte del acuerdo que se le logre es la rebaja de las cotizaciones al desempleo, dados los excedentes con que cuenta año tras año el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) También sigue sin despejarse la propuesta verbal de la CEOE de crear un contrato temporal de mayor duración, pero con un periodo fijado de antemano, que podría oscilar entre los 3 ó 5 años, rechazado por los sindicatos. Así las cosas, los sindicatos, sobre todo CC. OO. confían en que tras este nuevo periodo de reflexión empiecen a ponerse papeles sobre la mesa. Al menos para conocer lo que quiere hacer el Gobierno. Afectará a los convenios colectivos Fuentes próximas a la negociación aseguraron a este periódico que el objetivo de igualdad llevado a las empresas afectaría de lleno a los convenios colec-