Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura LUNES 10 10 2005 ABC Lorin Maazel, ante el Palau de les Arts de Valencia EDUARDO MANZANA Lorin Maazel: El Palau de les Arts Reina Sofía no es todavía el mejor teatro del mundo, pero lo será El director afirma que las críticas constructivas le sirven como estímulo para seguir adelante Palau de les Arts afirma que la acústica del auditorio creado por Calatrava es buena, pero necesitará unos pequeños ajustes SUSANA GAVIÑA VALENCIA. Los últimos días han sido muy intensos para Lorin Maazel, director musical del Palau de les Arts Reina Sofía. Todo debía estar a punto para la inauguración. Una orquesta formada para la ocasión, compuesta por músicos valencianos instalados en orquestas internacionales, un programa que fuera del agrado de todos, una interpretación que sirviera para demostrar las cualidades acústicas del espectacular edificio creado por Santiago Calatrava. Catorce años de trabajo que culminan ahora, aunque el maestro se muestra cauto y pide tiempo. Se sonríe cuando, desde las páginas de un periódico, se califica el Palau de les Arts como el mejor teatro del mundo. Todavía no, pero lo será Después de una noche intensa de nervios, de glamour, de fotografías oficiales y de música, Maazel parece más relajado. El día de la celebración de la Comunidad Valenciana comparte, en un restaurante del conocido barrio de la Malvarrosa, unos minutos con ABC, y habla sobre los objetivos que se ha trazado, sobre la formación de la orquesta- -su próxima meta- cuyas aub Como director musical del diciones comiezan hoy y se desarrollarán durante los próximos meses. Una agrupación que constará de alrededor de noventa músicos y que aspira a convertirse en referencia mundial. Es un hecho ya que antes de nacer, y gracias al aval de estar dirigida por el director norteamericano, ha sido invitada en el extranjero. En el Palau, su primer reto será dentro de un año con Don Giovanni de Mozart, dirigida por el propio Maazel. Su obra operística 1984 estará en DVD A las facetas de violinista y director de orquesta, Maazel ha sumado la de compositor. Hombre de grandes empeños. La pasada temporada estrenó en el Covent Garden su primera ópera, 1984 inspirada en la célebre novela de George Orwell, y que fue recibida con desigual fortuna por la crítica. De momento, asegura el director, no tiene previsto sumergirse en otro reto operístico de estas características, pues para afrontarlo es necesario disfrutar de una determinada calma que ahora no tengo. Aparte del Palau de les Arts, tengo que dirigir a la Filarmónica de la que es titular y con la que tiene contrato hasta 2008. De momento, sus expectativas están en el próximo lanzamiento de su primera ópera en DVD, cuya presentación tendrá lugar a finales del próximo mes de enero en el marco del Midem de Cannes, donde podrá ser vista por más gente que no pudo estar presente en su estreno londinense. Concurso de directores de orquesta El director se siente satisfecho de cómo han salido las cosas la noche anterior. La acústica, aunque necesite unos pequeños ajustes, es buena y sobre el edificio todos son elogios hacia Calatrava. Cuando el retrato del ingeniero y arquitecto valenciano se asoma desde las páginas de los periódicos, lo señala con admiración por la obra que ha creado. Un edificio, el Palau de les Arts, que ha sorprendido a todos pero de muy distintas maneras. Con una estética e ingeniería del siglo XXI en el exterior, cuando se entra en su espacio principal de 1.700 butacas se descubre una sala de referencias decimonónicas por su forma a la italiana (lo que supone que al menos 140 de sus asientos tengan visibilidad reducida) Es consciente de que su programación deberá interesar tanto en la Comunidad Valenciana, como en el resto de España, y, por supuesto, a nivel internacional. El Palau estará a la altura del Met, del Covent Garden, de los grandes teatros... Para ello, cuenta con la ayuda de la intendente, Helga y de Zubin Mehta, otro de los pilares sobre los que sostiene el proyecto. Hablamos constantemente confiesa. La primera temporada, en principio, tendrá siete títulos, con un máximo de cinco funciones por título. Pero el Palau de les Arts pretende ser mucho más que un espacio de ópera. Una de las aspiraciones de Maazel es llevar a cabo un concurso de jóvenes directores de orquesta, es una manera de motivar a los jóvenes Ante proyectos tan ambiciosos con el de Valencia afirma que en Europa, donde vivo desde hace cuarenta años, hay mucha historia y tradición que provocan reticencias ante las grandes innovaciones Tras los postres, el maestro decide retirarse antes de afrontar el segundo concierto inaugural. Tengo que descansar. Debo tener la cabeza fresca- -bromea- -para dirigir con claridad Para Maazel, la trayectoria del arte parte de la emoción, de los sentimientos, pasando después por la cabeza, donde se traduce esa emoción Dirigir sólo con la cabeza no es bueno, porque entonces todo lo que se hace sobre el podio es mecánico Y Maazel, a sus 75 años, sigue demostrando pasión por las cosas, una pasión rejuvenecida ahora ante el gran proyecto que acaba de levantar el telón en Valencia.