Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad LUNES 10 10 2005 ABC Beatificado el cardenal Von Galen, que se opuso al programa de eutanasia de Hitler b El arzobispo de Münster denun- ció en 1941 el asesinato de discapacitados y enfermos mentales y forzó a Hitler a suspender esas prácticas tras 70.000 muertes JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI presentó ayer el coraje heroico del cardenal Von Galen para defender los derechos de Dios, de la Iglesia y del hombre ante el régimen nazi como ejemplo de que la fe no se reduce a un sentimiento privado, disimulable cuando se hace incómodo, sino que implica la coherencia y el testimonio en el ámbito público a favor del hombre, de la justicia y de la verdad Siguiendo su norma de presidir tan sólo las canonizaciones, el Papa no asistió ayer a la beatificación del valeroso cardenal, conocido como el León de Münster por su valentía en enfrentarse a Hitler, pero acudió a la basílica de San Pedro al término de la ceremonia para ser el primero en venerar las reliquias del valiente arzobispo, que logró poner freno al programa de eutanasia de enfermos de Hitler en 1941, cuando había causado ya 70.000 víctimas. En 1937, Clemens Augustus Von Galen organizó en su diócesis de Münster una campaña de difusión de la encíclica contra el nazismo de Pío XI Mit brennender Sorge Con ardiente preocupación que Hitler intentaba esconder al público mediante el control de buena parte de los medios de comunicación. El Papa recordó que el conde Von Galen, undécimo de trece hermanos de una familia noble, denunció la ideología neopagana del nacionalsocialismo, defendiendo la libertad de la Iglesia y los derechos humanos, protegiendo a los judíos y a las personas mas débiles que el régimen consideraba desechos a eliminar Recreación de cómo debía haberse realizado la separación del satélite Cryosat del cohete ruso Rockot ESA Un fallo en la secuencia de lanzamiento destruyó el satélite climático europeo La misión CryoSat debía estudiar el espesor del hielo en los casquetes polares Europea tenía previsto poner en órbita en los próximos dos años otros tres satélites de un programa de observación de la Tierra EFE DARMSTADT (ALEMANIA) Un fallo en la secuencia de lanzamiento, desde la base militar rusa de Plesetsk, con un cohete ruso Rockot destruyó, probablemente, el satélite medioambiental europeo CryoSat. Su misión de estudiar el espesor del hielo en los casquetes y en los océanos polares, fracasó el sábado tras la destrucción b La Agencia Espacial del satélite, que no llegó a separarse del lanzador y cayó al océano entre Groenlandia y el Polo Norte, según la Agencia Espacial Europea (ESA) Los análisis preliminares de los datos telemétricos indican que la primera etapa se desarrolló correctamente y se desprendió sin problemas pero no así la segunda, que no llegó a separarse de la tercera porque el motor siguió funcionando hasta que se agotó el combustible. La ESA considera que, probablemente, debido a la falta de un comando del sistema de control de vuelo a bordo, el motor principal continuó funcionando e impidió que la segunda etapa se desprendiera de la tercera, el Breeze, que hubiera colocado el satélite CryoSat en la órbita polar. La Agencia Espacial Rusa, Roscosmos, ha abierto una investigación para analizar en profundidad las causas del fallo técnico que hicieron que CryoSat no se separara del cohete y cayera junto con la segunda y la tercera etapa del lanzador en el océano al norte de Groenlandia. Por su parte, el director general de la empresa estatal rusa que gestiona el Rockot, Alexandr Medvédev, se disculpó ante la ESA y vinculó el accidente con un fallo en el sistema de control instalado en el bloque propulsor Breeze- KM (la tercera etapa) Primer lanzamiento Homilías desde el aire Las tres homilías de Von Galen en 1941 contra el asesinato de discapacitados físicos y enfermos mentales fueron lanzadas como octavillas por la aviación aliada sobre diversos lugares de Alemania par ayudar a desenmascarar el régimen. Al término de la guerra, el arzobispo de Münster tuvo que volver a levantar la voz, esta vez contra las autoridades militares de ocupación aliadas, que dejaban morir a parte de la población civil y muchos de los prisioneros mantenidos en condiciones inhumanas. Benedicto XVI pidió también oraciones por los trabajos del Sínodo de Obispos, para que dé los frutos esperados El turista espacial número tres culmina esta noche su odisea RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Tras diez días de periplo cósmico, Gregory Olsen, el tercer civil que paga por ser enviado al espacio, iniciará hoy por la noche el viaje de regreso a la Tierra. La nave Soyuz TMA- 6 se separará de la Estación Espacial Internacional (ISS) hacia las once y media de la noche de hoy lunes y, tras un descenso de menos de cuatro horas, se posará en paracaídas sobre la superficie del desierto, cerca de la localidad de Arkalik (Kazajstán) a las tres y diez de la madrugada del martes (hora española) A bordo de la cápsula viajarán también el ruso Krikaliov y el norteamericano Phlilips, quienes han pasado seis meses en la Estación Espacial. Olsen, de 60 años de edad, fue enviado al espacio el pasado día 1 y llegó a la ISS hace justo una semana. Ese reducido período de tiempo, sin embargo, ha sido suficiente para que el empresario y científico neoyorquino pueda considerar materializado su viejo sueño de acercarse a las estrellas. Así lo reconoció él mismo la semana pasada durante una conexión con el Centro de Control de Vuelos Espaciales de Koroliov, situado en las afueras de Moscú. Rockot es un vehículo portador de tres etapas propulsado mediante carburante líquido que tiene capacidad para poner en una órbita cercana a la Tierra uno o varios satélites, que en total tengan un peso máximo de 1.950 kilogramos. Rockot realizó ayer con CryoSat el primer lanzamiento para la Agencia Espacial Europea (ESA) que también tenía previsto que este lanzador ponga en órbita en los dos próximos años los otros tres satélites del programa de observación de la Tierra de la ESA, llamado Planeta Vivo. El primer lanzamiento civil y comercial de Rockot, que pesa 107 toneladas, mide 29 metros de largo y tiene un diámetro de 2,6 metros, se produjo en mayo de 2000. La misión Cryosat ha sido el sexto lanzamiento de estas características. El Gobierno ruso también usó en mayo de este año este lanzador para poner en órbita su propio satélite de observación de la Tierra.