Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid LUNES 10 10 2005 ABC La aportación de pruebas e informaciones a petición de un cliente sobre conductas y hechos es una de las labores más importantes de los detectives Son casi 270 en Madrid. Su aspecto no les diferencia de otros ciudadanos anónimos, pero son pacientes, intuitivos, tenaces, constantes, con formación universitaria y por encima de todo les apasiona su trabajo. Están donde la policía no llega Detectives, el ojo privado de la Ley TEXTO: ÁNGEL GARCÍA MORENO FOTOS: ERNESTO AGUDO MADRID. Ocurrió en una línea ferroviaria que une el sur de la Península con Madrid. Un joven extranjero que viajaba con unos amigos desapareció en el trayecto en tren, aunque su equipaje sí llegó. Estaba pasando unos días de vacaciones. Se identificaron los puntos del trayecto en el que podía haber desaparecido. Fuerzas de Seguridad del Estado, personal de Renfe, amigos y detectives privados contratados para la ocasión peinaron minuciosamente la zona. Pero no apareció ni la persona, ni su posible cadáver. Se trabajaba día y noche. Estaban a punto de tirar la toalla. Sin embargo el jefe de los detectives no se rindió. Una y otra vez analizó el terreno y acotó una zona. Acompañado de sus hombres regresó al lugar y volvieron a recorrer a pie, mirando debajo de cada matorral, en cada hueco del terreno. Al poco tiempo encontraron el cuerpo sin vida del muchacho. Dentro de un agujero en una cuneta en forma de nicho. Cómo había muerto era ya labor de la policía. A ellos les habían contratado para averiguar el paradero del joven. No viajan en descapotables último modelo acompañados de rubias despampanantes Aseguran que su vida no es de película. Tienen sus hijos, familia y los problemas normales de cualquier ciudadano. Pero cuando los conoces un poco más profundamente te das cuenta que en el interior de su persona se encuentra algo más profundo que se manifiesta en una experiencia que les ha hecho conocer las miserias y virtudes de las personas. Son los detectives privados. Investigaciones Campo de trabajo. Los detectives madrileños ofrecen una amplia variedad de servicios. Estos son algunos pequeños ejemplos. Búsquedas de personas y objetos. Antecedentes familiares. Conductas dudosas. Aportación de pruebas sobre adulterio, abandono familiar, conductas extrañas de los hijos, afectación a estos de drogas, prostitución, etcétera. Empresas. Contraespionaje industrial, intrusismo, presuntas estafas, patentes y marcas, control de distribuidores... Laboral. Bajas fingidas, absentismos, competencia desleal, etcétera. las que se enfrentan en su trabajo diario. No están en despachos cutres con los pies sobre la mesa mientras se limpian las uñas a la espera de que aparezca por casualidad un cliente. Su entorno es más parecido al de un despacho de abogados en el que se tramitan casos diversos. No se aprecia nerviosismo, pero sí una actividad intensa. Muchos tienen una cartera de clientes acrisolada a lo largo del tiempo. Experiencia Tampoco se puede hablar de que estemos ante una profesión joven. En España comenzó a principios del siglo pasado y ya el 25 de febrero de 1936 la publicación La Linterna recogía en un reportaje la actividad de estos profesionales. Entonces se les denominaba agencias de policía secretos y en el reportaje se aseguraba que son múltiples los casos que resuelven. Desde los informes de buena conducta que se piden sobre una sirvienta, hasta el total esclarecimiento de los hechos más reprobables Desde entonces ha llovido mucho y si hace pocos años al detective o investigador privado se le relacionaba siempre con la resolución de asuntos de faldas o familiares, hoy la sociedad post- industrial ha generado nuevas demandas y necesidades que se encargan a estos profesionales como son el contraespionaje industrial, el absen- Horas de sacrificio Hombres y mujeres que dedican muchas horas a investigar, en la mayoría de los casos con gran sacrificio, aquellos asuntos y necesidades de las personas a los que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad no llegan, ocupadas en delitos de carácter público. En la Comunidad hay 269 detectives privados. Afables, con don de gentes, tampoco ocultan las dificultades con