Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 LUNES 10 10 2005 ABC Madrid Poblado del Salobral VILLAVERDE Nudo Supersur La China ares zan Man Río 1 1 1 San Cristóbal de los Ángeles M- 45 Polígono Marconi Salobral Instituto de Inversiones Mineras A- 4 Cerro de los Ángeles Infografía ABC 0 M- -3 Universidad Carlos III Getafe M- 405 El desmantelamiento empezó en 2001 y si se tiraban 25 chabolas se levantaban algunas más, por lo que el foco no ha dejado de crecer Ya se han comprado más de 200 viviendas, por lo que el inicio de la operación será inminente La mayoría de las personas del asentamiento, que no ha dejado de crecer desde 2001, son de etnia gitana JULIAN DE DOMINGO Aguirre y Gallardón se unen para eliminar El Salobral, el mayor núcleo chabolista de la región Cada administración aportará el cincuenta por ciento del coste del proceso para realojar a más de 200 familias con derecho a una vivienda b La operación, que ha sido pacta- da entre el Gobierno regional y local, está pendiente de la firma del convenio de colaboración para comenzar a ejecutarla M. J. ÁLVAREZ MADRID. Esta vez parece que va en serio. Después de que, con el inicio del milenio, en 2001, la Comunidad de Madrid comenzará la operación para desmantelar el enorme poblado chabolista de El Salobral, el mayor de los existentes en la región, las dos administraciones locales han decidido pasar a la acción. Enclavado en Villaverde, el Gobierno regional, encargado de su eliminación, ha venido comprobando que, si derribaba 25 chabolas eran más las que se levantaban, por lo que el asentamiento no ha dejado de crecer desde entonces a un ritmo preocupante, y con él, la insalubridad, la inseguridad derivada del tráfico de droga, y la penosa situación de los menores. Por ello, las dos administraciones madrileñas de Esperanza Aguirre y de Alberto Ruiz- Gallardón han decidido unirse para poner punto final a este enorme foco de marginación y delincuencia. Una prioridad Se han sentado en una mesa de negociación para analizar la situación del asentamiento y evaluar el coste de la operación, que será sufragada a partes iguales por ambos gobiernos locales, con un 50 por ciento cada una. Sólo queda pendiente la firma del convenio de colaboración, que ya está ultimado, en el que se plasmará todo el proceso, para materializar la operación, según ha podido saber ABC. Del presupuesto y de los plazos de ejecu- ción y el comienzo de los derribos, nada ha trascendido por el momento, aunque parece que la operación no se dilatará mucho en el tiempo por las razones citadas. El Ejecutivo autonómico ya había pedido ayuda en varias ocasiones a lo largo de estos últimos años, aunque no en estos términos. La última se produjo a raíz del cambio de Gobierno tras las autonómicas. Entonces se solicitaba el apoyo del Consistorio para controlar que las favelas no crecieran y agilizar los realojos que la se estaban realizando. Sin embargo, a pesar de que la respuesta municipal fue en todo momento favorable, no se pudieron frenar ambas situaciones. ¿Las causas? El Salobral no es un poblado cualquiera. Es uno de los focos de infraviviendas más grandes de la región. A su superficie, más de 20 hectáreas, que lo convierten en el mayor en extensión, y a su situación, en un triángulo delimitado por las vías del ferrocarril Madrid- Alicante, el enlace de la A- 4 con la M- 40 y la M- 30, se unen las edificaciones ilegales que se han levantado y las personas que lo pueblan. En el último censo fiable al respecto, que data de 2001, se aseguraba que había más de mil personas, la mayoría de etnia gitana. En la actualidad, hay 2.000, pero algunas fuentes, como las policiales, duplican la cifra. Lo cierto es que a lo largo de este tiempo se han ido estableciendo en la zona inmigrantes de diversas nacionalidades, en un principio con problemas para acceder a una vivienda; pero después fueron llegaron otros, más numerosos, y no precisamente para vivir honradamente. Más de 2.000 personas y 20 hectáreas Sin embargo, no hay que olvidar un aspecto esencial. La administración regional siempre ha dejado clara una cuestión: No todos los chabolistas tienen derecho a una vivienda digna. Sólo accederán a ellas los que tengan derecho Esto, que se dijo cuando el equipo de Gobierno estaba a cargo de Gallardón, se sigue manteniendo y no ha variado un ápice. Si cuando se elaboró el último censo había 304 chabolas, de ellas sólo 215 familias tenían derecho a un piso. De ellas, en septiembre de 2003 ochenta habían accedido a uno. Ahora, se habla de más de 200, según las mismas fuentes. El motivo es el citado, su continúo crecimiento; por ello siempre se dijo que el proceso sería lento y complejo. Para la operación que van a llevar a