Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional LUNES 10 10 2005 ABC HAMID KARZAI Presidente de Afganistán Tarde o temprano la OTAN llevará el peso de todas las operaciones en Kabul KABUL. Hamid Karzai, primer presidente afgano elegido por sufragio universal el 9 de octubre de 2004, acaba de viajar a París para agradecer al pueblo francés su apoyo indefectible a Afganistán Cuando los primeros resultados parciales de las elecciones legislativas del 18 de septiembre (las primeras desde 1969) dejan prever que algunos señores de la guerra y talibanes tendrán un escaño en el nuevo Parlamento, el presidente permanece sereno. Ya es hora de curar las heridas -A los pocos días de las legislativas, usted cuestionó la estrategia de las fuerzas estadounidenses en Afganistán. Ahora que el proceso de transición ha terminado ¿desea tomar cierta distancia respecto a Estados Unidos? -En absoluto. Afganistán sigue trabajando en total cooperación con EE. UU. en la lucha contra el terrorismo. Es una cooperación de gran calidad y todo va bien. Lo que he pedido es una reevaluación de la situación, porque hemos recorrido un largo camino en cuatro años. El proceso de Bonn ha concluido, tenemos un Parlamento y debemos ver si la estrategia aplicada durante estos cuatro años sigue siendo la mejor que existe en la actualidad para luchar contra el terrorismo. Tal vez deberíamos darle una dimensión política de la que hoy carece. -Usted señala a menudo a Pakistán, acusándole, en el mejor de los casos, de dejar hacer, y en el peor, de organizar la violencia en Afganistán. ¿No desempeña también Irán un papel en el intento de desestabilizar su país? ¿Está Afganistán por encima de toda sospecha? -No acusamos a nadie en concreto. Lo que buscamos es una lucha global contra el terrorismo. Queremos, sobre todo, que todas las causas del terrorismo sean erradicadas, ya se trate de su financiación o del entrenamiento de los militantes, en Afganistán, en los países vecinos o en cualquier lugar del mundo. Hay que actuar con precisión, eliminar el mal de raíz. Dicho esto, sigo convencido de que la mayoría de los actos terroristas cometidos en Afganistán no se preparan en nuestro país. Por eso debemos atacarles allí donde se organizan. -Unos cazas Mirage franceses han participado hace pocos días en una operación contra los talibanes en el sureste de Afganistán. Usted ha criticado el uso de los bombardeos aéreos que han hecho los estadounidenses. ¿Qué opina de la misión de los franceses? -No tengo nada contra el uso de las fuerzas aéreas en regiones montañosas donde se ocultan los terroristas, sobre todo en nuestras fronteras. Son zo- En vísperas de su viaje a Francia, el presidente afgano instó a una lucha global contra el terrorismo Queremos que todas las causas sean erradicadas en cualquier lugar del mundo TEXTO: MARIE- FRANCE CALLE Hamid Karzai nas poco pobladas y los bombardeos aéreos pueden ser necesarios. Lo que pedimos es que se tomen mayores precauciones en las regiones habitadas. -También está el problema de los registros realizados por los militares en las viviendas afganas... -Ahí no hay ningún término medio. No debe realizarse ningún registro sin la participación de las fuerzas afganas. -Se dispone a firmar un acuerdo de colaboración estratégica con la Unión Europea y otro con la OTAN. ¿Es para usted una forma de diversificar sus alianzas? -EE. UU. sigue siendo nuestro principal aliado, es el mayor contribuyente para la estabilidad y la seguridad de Afganistán y es también el mayor contribuyente en términos de reconstrucción económica. Pero también contamos con otros socios importantes, la UE es uno de ellos, la OTAN otro. -El ministro de Defensa británico indicó en Kabul que ningún país miembro de la OTAN se oponía a una mayor sinergia entre las fuerzas de mantenimiento de la paz (ISAF) bajo el mando de la OTAN, y las de la coalición antiterrorista, dirigida por EE. UU. ¿Usted qué opina? AFP La mayoría de los actos terroristas cometidos en Afganistán no se preparan en el país EE. UU. sigue siendo nuestro principal aliado, es el mayor contribuyente para la seguridad -Tarde o temprano llegaremos a un mando único para las dos operaciones y estará situado bajo bandera de la OTAN. Estoy de acuerdo con ello. Pienso que todos los problemas de los que la prensa se hace eco sobre las reticencias de algunos países, entre ellos Francia, no son tan importantes como se ha dicho. Terminaremos por encontrar una solución satisfactoria para todos. -En junio pasado, usted firmó un acuerdo de colaboración estratégica con EE. UU. en el que se menciona una presencia duradera de las fuerzas estadounidenses en suelo afgano. ¿Y si el nuevo Parlamento de Afganistán rechaza la presencia de las bases estadounidenses? -El Parlamento aceptará este texto porque el pueblo afgano desea esta colaboración con EE. UU. y el Parlamento que saldrá de las urnas será el elegido por el pueblo. ¿Está seguro? Muchos afganos no han ocultado su desacuerdo de ver sentarse en el Parlamento a señores de la guerra algunos con las manos manchadas de sangre... -Es la realidad afgana. Avanzamos por la vía de la estabilidad y la paz. Trabajamos para establecer un Estado de Derecho. Pero todo esto requerirá tiempo. Ya hemos recorrido un gran camino, Afganistán es mucho más estable que antes y la cuestión de los señores de la guerra no es la que más nos preocupa, está prácticamente resuelta. Si unos hombres que han conservado sus armas y sus milicias se sientan en el Parlamento, es porque habrán sido elegidos por el pueblo. Dicho esto, todos los candidatos a las legislativas han tenido que renunciar a sus milicias para poder presentarse. Si algunos no lo han hecho antes de la votación y son elegidos, les pediremos cuentas por ello. -Para resolver el problema de los señores de la guerra usted ha optado por integrarlos. Algunos ocupan cargos en el Gobierno... -He optado por la integración, el desarme. Muchos de los que denomina señores de la guerra han luchado por este país, estaban empeñados en participar en su reconstrucción. Es un proceso de curación para Afganistán. ¿Esto no tiene nada que ver con su gran programa de reconciliación, destinado a reintegrar a los talibanes arrepentidos o moderados? -No tiene nada que ver. Estoy satisfecho con el programa de reconciliación nacional en el marco del cual cerca de 300 ex talibanes se han reintegrado en la vida del país. Algunos han sido liberados de las cárceles en las que habían sido encerrados después de 2001. Y va a proseguir hasta que la estabilización de Afganistán esté concluida. -Sigue existiendo un enorme punto negro, la droga. A los señores de la guerra a los talibanes o a Al Qaida ahora se añaden de forma inquietante los barones de la droga En ocasiones se trata de los mismos... -Hemos hecho mucho. El cultivo de la adormidera ha disminuido un 21 por ciento este año y esta tendencia se va a confirmar. Los afganos no se lanzan a cultivar opio por placer, sino por desesperación tras tantos años de guerra. EDA LE FIGARO