Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 10 2005 Internacional 31 Israel y la ANP intentan salvar la cumbre entre Abbas y Sharón b Ambas delegaciones vuelven a entrevistarse hoy, después de que la reunión celebrada ayer en Jerusalén concluyó sin resultados alentadores MARIO FERRER. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Las expectativas son bajas, pero ni Israel ni la Autoridad Nacional Palestina (ANP) cejan en el empeño de que la cumbre entre el primer ministro israelí, Ariel Sharón, y el presidente palestino, Mahmud Abbas, pueda celebrarse mañana, tal y como está programada. El asesor israelí Dov Weisglass y el negociador palestino Saeb Erekat, volverán hoy a la mesa de negociaciones, después de que la reunión de ayer en Jerusalén concluyera sin resultados alentadores. Era su segunda entrevista desde el viernes, pero como en aquélla, a la salida, un cauto optimismo. Ha sido seria y exhaustiva declararon las dos partes sin entrar en detalles sobre el contenido de una agenda casi imposible de concertar en tan poco tiempo. Sus líderes también lo saben y Abbas ha advertido de que no queremos un fracaso ni una cumbre de relaciones públicas. Buscamos una cumbre con contenido También Sharón se ha mostrado escéptico al dar cuenta de los avances con los palestinos ante su Gabinete: No sé si el martes me reuniré con Abbas. Los contactos son importantes, pero uno no va (a una cumbre) sin la preparación adecuada Un grupo de religiosos polacos guarda cola para votar en un colegio electoral de Cracovia EPA El liberal Donald Tusk, vencedor en la primera vuelta presidencial en Polonia La izquierda confirma su descalabro al quedar fuera de la elección b La participación fue más alta que en las legislativas, a pesar de que la Constitución de Polonia es parlamentarista y concede al presidente atribuciones reducidas ABC VARSOVIA. Las previsiones se cumplieron y los polacos eligieron ayer a los dos candidatos de centro y derecha que deberán disputarse la presidencia del país dentro de dos semanas. El liberal Donald Tusk y el centroderechista Lech Kaczynski quedaron primero y segundo, a buena distancia de sus demás rivales, al obtener respectivamente el 38,4 y el 32,1 por ciento de los votos, según los sondeos a la salida de los colegios electorales. El resultado de esta primera vuelta presidencial ratifica el descalabro de la izquierda polaca, víctima de los escándalos de corrupción protagonizados durante su último mandato. Nadie anticipaba grandes sorpresas en esta primera vuelta. Los propios favoritos explicaron al depositar sus votos que tan sólo aspiraban a pasar a la segunda. Tal vez el único dato que haya podido resultar llamativo es el de la participación electoral, en torno a siete puntos más alta que en las legislativas del pasado 23 de septiembre, y ello a pesar de que la Constitución de Polonia es claramente parlamentarista y concede al presidente atribuciones más bien modestas. Los candidatos que pasan a la segunda vuelta representan a las dos facciones mayoritarias en el Parlamento, cuyas negociaciones para formar un Gobierno de coalición han quedado mo- mentáneamente interrumpidas durante la campaña para las presidenciales. Si Tusk revalida su victoria de ayer dentro de dos semanas, reforzará la posición de su partido, la Plataforma Cívica, segunda en escaños, en las complicadas transacciones con su futuro socio, el partido Derecho y Justicia, ganador de las legislativas. Ambos partidos coinciden en la lucha contra la corrupción y sus líderes proceden del sindicato Solidaridad pero sus programas económicos son muy dispares. Programa reformista Donald Tusk es el candidato favorito de los empresarios y defiende un programa radical de reformas para luchar contra el desempleo, principal problema del país. Para ello propone agilizar los despidos e introducir una tasa única impositiva del 15 por cien- to, lo cual ha asustado a parte de las capas más desfavorecidas de la población. En contraste, Lech Kaczynski quiere dar protagonismo al Estado en las reformas y aumentar las dotaciones de los programas sociales. Las presidenciales son también una cuestión de imagen. La de Tusk, de 48 años, es la de un hombre dinámico y de aspecto juvenil, de discurso moderado destinado a captar votos del centro indeciso. Kaczynski, de 56 años, presenta un perfil más combativo y no se muerde la lengua a la hora de dirigir reproches a Rusia y Alemania por sus respectivos papeles durante la segunda guerra mundial. En el momento de votar ayer, declaró que sus primeras visitas al exterior, caso de ser elegido presidente, serán al Vaticano y a Washington. Tusk, en cambio, pone el énfasis en Europa. Liberación de presos y repliegue La imposibilidad de resolver asuntos tan intrincados como la liberación de prisioneros palestinos o el repliegue del Ejército israelí de las ciudades cisjordanas, es lo que aleja la cumbre del martes según uno de los miembros de la delegación palestina. Sí se ha informado de ciertos avances en la demanda de la ANP para que Israel autorice el traspaso de armas y equipos antidisturbios a Gaza, demanda que cuenta con el apoyo de los servicios secretos israelíes y de Washington. También en la apertura de los pasos fronterizos de Gaza, aislada desde que Israel se retiró de ese territorio el 12 de septiembre. Las negociaciones para la reapertura de la terminal de Rafah son apadrinadas por el Gobierno de Egipto y por el representante del Cuarteto, James Wolfensohn, una fórmula que aparenta ser más productiva que la exclusivamente bilateral palestino- israelí. Más allá de algunas llamadas telefónicas y mensajes escritos, Abbas y Sharón no se han visto desde el 21 de junio, cuando se entrevistaron para acordar la cooperación palestina en el Plan de Desconexión de Gaza.