Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional LUNES 10 10 2005 ABC Residentes de Panabaj, localidad a unos 186 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca, buscaban ayer los cuerpos de las víctimas del huracán AFP Los muertos en Guatemala por el paso de Stan pueden ser más de tres mil Otro temporal retrasa el envío de ayuda y amenaza con mayores daños b El desplome de puentes y carre- Panabaj y Tzanchaj ya son camposantos GUATEMALA. Las comunidades indígenas mayas de Panabaj y Tzanchaj, en Santiago Atitlán, cuna de la cultura tzutujil junto al lago de Atitlán, son las principales víctimas de Stan a su paso por Guatemala. El número de cadáveres recuperados después de la tragedia es de apenas setenta, frente a las más de dos mil personas que figuran como desaparecidas. Posiblemente, nunca serán rescatados. Ahí se van a quedar, hay más de cinco metros de lodo. Panabaj es ya un cementerio aventuraba en tono trágico y con resignación el alcalde, Diego Esquina. Aquí no hay supervivientes, ya tienen más de 48 horas (enterrados) están muertos aseguró el portavoz de los bomberos, Mario Cruz, quien asumía las penosas complicaciones encontradas para realizar los trabajos de rescate: Por lo fangoso, no se puede. Ni con maquinaria, porque se hundiría aquí Es terrible; esto es una tumba se lamenta in situ el procurador de los Derechos Humanos, Sergio Morales. El vicepresidente guatemalteco, Eduardo Stein, dijo que estas comunidades del altiplano guatemalteco, adonde las brigadas de rescate no logran acceder ni por tierra ni por aire, serán declaradas camposantos ante el inminente peligro de brotes epidémicos. teras en el país mantiene incomunicada a un área más extensa que toda la superficie del vecino El Salvador MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL CIUDAD DE GUATEMALA. Oficialmente, los fallecidos a causa del huracán Stan en Centroamérica se aproxima a los seis centenares, pero sólo en Guatemala el número de víctimas mortales puede ascender a tres mil, tantas como personas permanecen desaparecidas bajo toneladas de lodo desde que comenzaran las torrenciales lluvias, a mediados de la pasada semana. Mientras los vivos aguantan como pueden ante la falta de ayuda, por la tardía reacción de las autoridades, los daños sufridos y las condiciones climáticas dificultan el acceso a las zonas afectadas. El Gobierno de Óscar Berger se ha reconocido incapaz para responder a una tragedia de esta magnitud. Unos 1.500 kilómetros de carreteras asfaltadas (incluida la Interamericana, que conecta con el vecino México) y más de la mitad de los caminos de terracería han sido afectados por los novecientos derrumbes que provocaron las fuertes lluvias. Estos daños aumentarán con el paulatino ascenso de las aguas del río Motagua. El área afectada es de más de treinta mil kiló- metros cuadrados. Eso es mayor que todo El Salvador comparaba el secretario de Planificación Económica de la Presidencia, Hugo Beteta. Reconstrucción millonaria Eduardo Castillo, ministro de Comunicaciones guatemalteco, informó de que, tras una primera evaluación, hay 17 puentes con problemas en sus estructuras, debido al desbordamiento de ríos y cortes de carreteras. El vicepresidente, Eduardo Stein, señalaba que para recuperarse de los daños provocados por la tormenta tropical se necesitan unos trescientos millones de euros. El Salvador es el segundo país centroamericano más afectado por la climatología en cuanto a número de vícti- mas. Al menos 69 personas han muerto en la nación vecina por efecto de las lluvias asociadas al paso de Stan a cuyos efectos se sumaban este fin de semana los de una nueva onda tropical. Al norte, en México, son al menos 24 los muertos y millones los damnificados por las lluvias torrenciales, aunque la mejor preparación de su Ejército para estas catástrofes y la mayor consistencia de sus infraestructuras ha evitado que el balance sea más terrible. El presidente mexicano, Vicente Fox, anunciaba ayer que ya pasó lo peor al tiempo que ordenaba emprender la reconstrucción de las zonas afectadas con los fondos de atención de desastres, los excedentes petroleros y otros aportes federales y regionales. Vince evoluciona de tormenta tropical a huracán y se dirige a Europa EFE MIAMI. La vigésima tormenta tropical de la temporada de huracanes en el Atlántico, Vince se convirtió ayer en huracán y se dirige, en una trayectoria inusual hacia Europa en lugar de América. El ojo de Vince se encontraba a 200 kilómetros al noroeste de la isla de Madeira (perteneciente a Portugal) según el Centro Nacional de Hu- racanes (CNH) de EE. UU. con sede en Miami. El centro de huracanes indicó que Vince de categoría uno, de un máximo de cinco en la Escala SaffirSimpson, se desplaza con vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora, hacia el noreste a 9 kilómetros por hora y se espera que continúe en esa inusual trayectoria durante las próximas horas.