Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 10 2005 11 El Gobierno espera la presencia de Fidel Castro en la Cumbre Iberoamericana de Salamanca La visita de Rajoy a Melilla, donde no llegó a entrar en el CETI, coincidió con la festividad de la patrona de la Guardia Civil en la 232 comandancia Una celebración eclipsada por la tragedia TEXTO: C. DE LA HOZ EFE que presta el CETI responde a las necesidades más elementales del ser humano y abogó por mejorar los medios para evitar situaciones de colapso que son difíciles del manejar El próximo jueves, el líder popular se desplazará a Ceuta. Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, mostró su alegría por que el presidente del PP visitara ayer Melilla, ya que, según dijo, Rajoy nunca estuvo allí durante su etapa de vicepresidente en el Gobierno Aznar, cuando los ciudadanos precisaban de su actuación y de la ayuda del Ejecutivo. El presidente de la ciudad autónoma, Juan José Imbroda, se apresuró a desmentir esta afirmación de De la Vega y recordar que en las anteriores legislaturas Rajoy viajó a Melilla tres veces (dos en 1997 y una en 2003) MELILLA. No fue una visita ni mucho menos conflictiva, aunque sí hubo algunas dificultades que Mariano Rajoy, discreto, no quiso airear frente a un mucho más elocuente Juan José Imbroda, presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla. El caso es que se había anunciado que iba a entregar una condecoración durante la celebración de la patrona de la Guardia Civil en la 232 comandancia y no pudo ser porque desde la delegación del Gobierno se adujo que, protocolariamente, no era correcto que un diputado y presidente de un partido participara activamente en dicho acto. En solidaridad, el presidente melillense decidió que él tampoco hacía entrega de ninguna distinción y, junto con Mariano Rajoy y el propio delegado del Gobierno, José Fernández Chacón, siguió muy circunspecto el resto del acto. Chacón sí tomó la palabra, y lo hizo para transmitir de parte del Gobierno a los guardias civiles responsables de guardar la frontera un mensaje de agradecimiento y tranquilidad por la labor que están desempeñando. La presencia del presidente del PP en la Comandancia de la Guardia Civil fue el final de una visita que comenzó tres horas antes en una zona del perímetro fronterizo con Marruecos. Junto a más de doscientas escale- ras artesanales arrumbadas bajo unos árboles, Rajoy tuvo ocasión de departir durante unos minutos con los mandos de la Guardia Civil y del Ejército que estaban en el lugar y les agradeció su dedicación y trabajo. A pocos metros, pero al otro lado de la doble valla coronada de concertina, se encontraba una precaria construcción (por definirla de alguna manera) en la que se encontraban dos guardias marroquíes, bastante ajenos, por cierto, al ajetreo de políticos y periodistas. Expectación en el CETI La siguiente parada fue el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, el ya famoso CETI, que acoge a cerca de 1.400 subsaharianos. Estos se mostraron mucho más expectantes con la visita del líder de los populares que la policía marroquí. Rajoy habló con el director del centro, José Santé, que le comentó sus dificultades para poder atender a las oleadas de inmigrantes que llegan allí desde hace semanas. Al menos, indicó, les puede proporcionar desayuno, comida y cena. El jefe del primer partido de la oposición no entró en el centro ni visitó las instalaciones. El motivo, según aseguraron fuentes populares, es que se lo habían desaconsejado, dada la situación de hacinamiento en que se encuentra el centro. Una reunión con Imbroda y su intervención ante la Junta Directiva Regional del partido completaron la agenda de la jornada, que será casi milimétricamente igual a la que haga a la Ciudad Autónoma de Ceuta el jueves de la próxima semana. El jefe de la oposición aprovechó la visita para agradecer a la Guardia Civil y al Ejército su dedicación