Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 DOMINGO 9 10 2005 ABC Gente Boy George, un icono gay en horas bajas. El ex cantante de Culture Club ha sido detenido en su casa de Nueva York después de que la Policía se personase allí (había llamado fingiendo un robo) y comprobase que tenía unos gramos de cocaína. En 1986 fue condenado en el Reino Unido por posesión de heroína. Estado en el que quedó el coche de la actriz Lindsay Lohan tras intentar huir esta semana de los fotógrafos que la perseguían por Beverly Hills La guerra de Hollywood contra los paparazzi Arnold Schwarzenegger ha rubricado una ley en California para que evitar que los famosos sigan siendo víctimas de fotógrafos sin escrúpulos TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL FOTO: REUTERS Y AFP labra plural paparazzi tiene su origen en el clásico cinematográfico de Federico Fellini, La Dolce Vita El genial director italiano fabricó ese nombre entre metonímico y onomatopéyico para sugerir un insecto zumbando, rondando, abalanzándose y picando Pero dentro de la tan observada colmena de Hollywood- -la indiscutible meca de las fotografías más o menos robadas- -los famosos estelares Lapa van a disponer en breve de una nueva clase de insecticida contra una plaga cada vez más agresiva. Demostrando su solidaridad con el que fuera su gremio antes de saltar a la política de California, el gobernador Arnold Schwarzenegger acaba de rubricar una nueva legislación estatal para facilitar que las celebridades reciban sustanciales compensaciones cuando sean víctimas de intrusos. Esa nueva generación de paparazzi que perfectamente organizados en grupos, y ayudados por sofisticados equipos de comunicaciones e Internet, se especializan en seguir, acorralar y provocar a las estrellas de Hollywood en lo que es su hábitat natural. La reforma legislativa AB 381, que se aplicará a partir de enero y ha sido inspirada por recientes incidentes protagonizados a su pesar por jóvenes actrices como Lindsay Lohan, Scarlett Johansson o Reese Witherspoon, establece que todo individuo que cometa un delito de asalto para fotografiar o grabar a cualquier persona queda expuesto a querellas civiles, con riesgo de ser condenado a pagar compensaciones triplicadas y devolver todo posible beneficio económico. El objetivo declarado es cercenar ese fundamental ánimo de lucro que alimenta toda esa notoria gula visual. El propio gobernator no es ajeno a batallas judiciales contra paparazzi al borde de la legalidad. En 1998 llegó a conseguir que dos fotógrafos fueran condenados por un delito de encarcelamiento ilegal tras un incidente en el que el actor y su esposa, Maria Shriver, fueron acorralados en el aparcamiento de la guardería de su hijo. Entre los defensores de la nueva legislación figuran des- El impulsor de la nueva ley y Maria Shriver aseguran haber sufrido en sus carnes el acoso de determinada prensa del corazón de el sindicato de actores de Hollywood hasta el fiscal del distrito de Los Ángeles, que viene barajando la posibilidad de formular contra los paparazzi en lugar de cargos menores graves acusaciones de conspiración criminal. Entre los opositores a esta mano dura legislativa se encuentra la Asociación de Periódicos de California y, por supuesto, todas las agencias fotográficas que operan en Hollywood. En su opinión, la reforma legal es ambigua, posiblemente inconstitucional y tiene todas las papeletas para ser utilizado por celebridades, o políticos, descontentos con el tratamiento que reciben por parte de los medios de comunicación. A juicio del fiscal William Hodgman, la gran preocupación es que todas las tácticas hiperagresivas utilizadas por ciertos fotógrafos terminen por provocar heridos o incluso muertos. Pero las buenas intenciones de las autoridades contrastan con el muy competitivo mercado creado por revistas como Us Weekly In Touch Weekly y Star que se han especializado en el multimillonario negocio de mostrar el peor lado posible de las estrellas de Hollywood.