Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 Cultura DOMINGO 9 10 2005 ABC JONATHAN SAFRAN FOER Escritor En el mundo ya no hacen falta libros como El Código da Vinci Tras su exitosa Todo está iluminado este washingtoniano de 28 años recrea en su segunda novela, Tan fuerte tan cerca el atentado del 11- S a través de la mirada de un niño de 9 años. El código de su compatriota Brown no aparece en la novela, pero sí a lo largo de la entrevista TEXTO: ANTONIO ASTORGA FOTO: IGNACIO GIL Cuanto más escribo, más consciente soy de la insuficiencia de mi escritura confiesa ra mí, las cosas que me importan son mucho más grandes que el número de ejemplares vendidos o las críticas que reciba. ¿Cuáles son esas cosas que verdaderamente le importan? -En primer lugar, cómo voy a pasar mi vida o cómo voy a emplear mi vida. Se supone que todos y cada uno de nosotros tenemos sólo una vida. O sea que uno lo que quiere es emplear su vida de un modo que tenga sentido, que signifique algo, que contribuya a algo. Por ejemplo, yo creo que en el mundo ya no hacen falta más libros de entretenimiento, libros de consumo como El Código da Vinci Si no existiera ese código, ¿cree usted que saldría perdiendo el mundo en algún modo? Pues yo pienso que hay cosas que pueden hacer los libros que van mucho más allá de hacer pasar un buen rato, de entretener. Hay cosas que uno puede hacer con su vida que son mucho más importantes que entretenerse. Y ésas son las cosas que me hacen perder el sueño cuando las pienso. -No ha leído a Dan Brown, pues. -No le he leído porque hay muchísimos libros que quiero leer antes del Código aunque me entretendría. -El protagonista de su novela, Oskar Schell, de 9 años, persigue el enigma de la muerte de su padre tras el 11- S. Y en la telaraña de Manhattan se iluminan sus abuelos, huidos de Dresde en la Segunda Guerra Mundial. ¿Hubo un paralelismo entre esa Guerra y el 11- S? -Cuando escribía Tan fuerte tan cerca leí un artículo sobre las razones que esgrimieron los aliados para justificar el bombardeo de Dresde. Y lo que dijeron es que era una pena que hubiera que matar a la población civil, pero esas bombas eran equivalentes al tipo de barbaridades que cometían los alemanes en Europa Y me sorprendió la similitud entre esas razones y las que podrían justificar el 11- S. En aquel entonces, y todavía hoy, EE. UU. no es capaz de pensar en los atentados desde un punto de vista histórico y mundial más amplio. Me pareció interesante y útil emplear ese paralelismo. MADRID. Tan fuerte tan cerca (Lumen) surgió tras los atentados del 11- S. ¿No es un argumento demasiado fácil? pensarán sus críticos. -Escribir es algo instintivo, intuitivo en mí. Es como cantar en la ducha. Cuando se produjeron los atentados del 11- S yo trabajaba en otra novela muy diferente. Ese verano lo pasé en Barcelona. Regresé a Estados Unidos el 8- S y, tras los atentados, continué laborando en la misma novela, pero me di cuenta de que había cambiado. No porque yo lo decidiera, sino porque era muy difícil sentarse todos los días delante del folio en blanco, pensando con tu propio yo, y no escribir sobre las cosas que uno piensa y que a uno le preocupan. como eran los terribles atentados terroristas. No hay muchas novelas que traten explícitamente del 11- S, aunque sí hay algunas que están relacionadas con los atentados. ¿El 11- S es asunto tabú para los creadores en EE. UU. -Mire, escribir una novela o hacer una película lleva mucho tiempo. Incluso una vez terminado el libro, hasta un año después, normalmente, no suele publicarse. No es como el periodismo, que ocurre de forma inmediata. Pero sí, creo que usted tiene razón en cierto modo. Hay una especie de tabú alrededor del 11- S. Hay mucha gente que ha tenido miedo de que se le critique. ¿Nueva York, la cuidad que nunca duerme, cicatriza sus heridas o sigue con la piel en carne viva? -No es tanto que hayan cicatrizado como que se hayan cambiado o transformado. La gente sigue pensado en ello, sobre todo cuando uno está en los alrededores de la zona. La semana pasada se en- Jonathan Safran Foer, en Madrid, antes de la entrevista contraron huesos humanos en la azotea de un edificio de los alrededores de las Torres Gemelas. Creo que Nueva York, en todos los aspectos más importantes, ha vuelto a ser lo que era antes. NY es una ciudad que acoge a tantos tipos diferentes de gente que nunca va a existir como una idea, nunca va a tener un carácter único. Es un lugar en continuo movimiento. -Rushdie dice que Tan fuerte tan cerca es una obra extraordinariamente conmovedora ¿Usted cree que ya ha triunfado a sus 28 años? -Yo siento que todavía no he hecho nada de lo que quería hacer. Cuanto más escribo, más consciente soy de la insuficiencia de mi escritura, de lo que es el hecho de escribir, y del idioma. Obviamente, doy gracias por el hecho de que mis libros hayan encontrado lectores y por poder vivir como escritor. Pero, pa-