Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 10 2005 Sociedad 69 Una joven república democrática Benin ÁFRICA Cae al mar el cohete que debía poner en órbita un satélite climático de la ESA b El ingenio europeo iba a medir BURKINA FASO NÍGER Malanville BENIN GHANA TOGO Tchaourou Porto Novo NIGERIA los efectos del calentamiento global en los polos, pero no se separó del cohete ruso que lo portaba y cayó cerca del Polo Norte EFE MOSCÚ. El satélite meteorológico CryoSat lanzado ayer por la Agencia Espacial Europea (ESA) desde el cosmódromo ruso de Plesetsk cayó en las aguas del mar de Lincoln, cerca del Polo Norte, según informó el general Oleg Gromov, comandante adjunto de las Tropas Espaciales de Rusia (TER) El satélite dejó de responder a las comunicaciones del centro de control de Plesetsk a los seis minutos del lanzamiento 15: 08 horas GMT, las 17: 08 en España, porque el cohete lanzador Rokot no llegó a separarse del satélite, agregó Gromov, citado por la agencia oficial ItarTass. La caída del satélite en el mar se produjo dos horas después del lanzamiento desde Plesetsk, que se encuentra 800 kilómetros al noreste de Moscú. No obstante, la Agencia Espacial Europea (ESA) insistió desde Darmstadt (Alemania) en que desconoce dónde está el satélite meteorológico, aunque no confirmó que explotara tras su lanzamiento. Según los expertos rusos, los análisis preliminares apuntan a que la parte delantera o nariz del cohete no pudo separarse debido a un fallo en su sistema de control. Según la ESA, el satélite CryoSat debía desprenderse de la última etapa del lanzador Rokot, llamada Breeze, una hora y media después del lanzamiento y la base belga de Redu debía haber recogido la primera señal. Tras esta maniobra, el satélite debía situarse en la órbita polar desde la que dar vueltas a la Tierra a una altura de 720 kilómetros para realizar las mediciones con sus dos radares interferométricos y observar las modificaciones en las superficies de hielo polares. El jefe de la empresa de cohetes espaciales Krunichev, que fabrica los Rokot, Alexandr Medvedev, ya presentó sus disculpas a los clientes extranjeros Con todo, el general ruso negó que la caída del satélite en las aguas cercanas al Polo Norte pueda causar daño ecológico alguno a la zona. Las TER han creado una comisión de emergencia para analizar lo ocurrido, aunque exculpó por adelantado al equipo de lanzamiento de Plesetsk, cuya labor calificó de excelente Sea como sea, hasta que se aclaren las causas del accidente, los lanzamientos de los cohetes portadores Rokot serán aplazados señaló Gromov. La República Popular de Benin Océano Atlántico (Dahomey hasta 1975) se encuentra en 0 500 Km África Occidental, y limita al norte con Burkina Fasso y Níger, al este con Nigeria, al sur con el golfo de Guinea y al oeste con Togo. La población estimada es de 6,5 millones de habitantes. Benin es uno de los pocos países democráticos de la zona. Los niños de Cotonou tienen la mirada dura de quien ya ha vivido demasiado y no se fía ni de su sombra zona de África fue el reparto colonial, que se hizo con escuadra y cartabón, separando etnias y tribus La relativa tranquilidad de Benin en comparación con sus países vecinos hace que muchos emigren a este pequeño estado. En los centros de Mensajeros se ofrece a los niños un seguimiento educativo, se vigila su alimentación y estado de salud, en un momento en el que el sida se ha convertido en la otra gran esclavitud de los menores en África. El trabajo más difícil está, sin embargo, a la hora de encontrar a los familiares de los pequeños. Queremos que los niños estén con sus familias, y que éstas no tengan que venderlos ni abandonarlos apunta Florent. El próximo paso está en hallar una fórmula para que las familias formen un hogar en el que permanecer unidas, con un trabajo que les permita mantenerlo. Cinco mil refugiados llegan todos los años a Benin, procedentes de Nigeria, Níger o Burkina Fasso Los niños brujo de Cotonou Hervé y Simplice son dos niños tímidos, retraídos, que pasan todo el tiempo pegados el uno al otro, mirando con extrañeza la visita de tanto jambo No se fían de nadie. Son dos niños brujo nos explica Florent. Los niños brujo o niños malditos según una tradición extendida en este país, son la causa de todos los males en la familia o en el poblado, a los que hay que sacrificar si no se quiere caer en la desgracia más absoluta. El propio Hervé piensa que sus padres desaparecieron por su culpa, y Simplice ha intentado quitarse de en medio en más de una ocasión, para no traer mala suerte a sus cuidadores. Su pecado fue nacer de nalgas, tener alguna minusvalía o que los dientes superiores les salieran antes que los inferiores. ¿Su castigo? Ser asesinados en el poblado de Bomi, a 500 kilómetros al norte de Cotonou. Niño brujo es todo el que nace distinto- -explica el padre Jesús Sánchez Trocóniz- lo que es interpretado como motivo Hervé y Simplice, dos niños brujo rescatados de una muerte segura en el poblado de Bomi de desgracia. Como los familiares no pueden acabar con ellos, los llevan a Bomi, donde viven los especialistas Por 60.000 francos CFA (unos 100 euros) dichos especialistas realizan el trabajo sucio. Hay muchas formas de matar a un niño: asfixiándoles en una tinaja, dejándoles morir de hambre, a palos, envenenándoles... Luchar contra esta práctica es complicado, puesto que la entrada a Bomi está absolutamente restringida, y los que salen de allí con vida no quieren hablar de ello Los que logran escapar no pueden regresar a su hogar, y algunos de ellos son recogidos en las residencias de Mensajeros, donde, pese a luchar contra esta clase de mitos, se guarda un prudente silencio acerca del pasado de los niños brujo En África siempre hay que buscar una causa a la muerte o a la mala suerte. Si los niños se enteran, les hacen el vacío, incluso les tiran piedras. Muchos acaban marchándose de aquí dice Florent, quien sin embargo muestra su esperanza en el futuro. Algunos han podido ser rescatados, y aquí, poco a poco, van recuperando la normalidad, vuelven a jugar... vuelven a ser niños Prosper y el sida Prosper tiene cinco años, y vive huyendo desde que nació. De las guerras en su país natal, Ruanda, de la incomprensión de sus familiares... y del sida. Contagiado por su madre- -quien pese a todo ha vuelto a quedarse embarazada en otras dos ocasiones nos cuenta, indignada, Blanca, una de las responsables de los proyectos de Mensajeros en Benin- Prosper puede decir que ha tenido suerte. Más de la mitad de los niños contagiados por el VIH en África no llegan a la adolescencia. Él pudo tener acceso a una costosa medicación que ha remitido las pérdidas de habla, la falta de apetito y ha aumentado sus defensas. Sus hermanitos probablemente no tengan la misma suerte suspira Blanca, quien se pregunta por la falta de una política de paternidad responsable en África, que genera auténticas penas de muerte para miles de bebés, obligados a cargar con la terrible enfermedad desde que nacen.