Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Los domingos DOMINGO 9 10 2005 ABC EL PERFIL DE LA SEMANA EN LA ACERA ESCRIBÍ TU NOMBRE FERNANDO IWASAKI SERGEY BRIN Y LARRY PAGE Fundadores de Google Los magnates de la tecnología copan la lista de millonarios en EE. UU. El primero, Bill Gates. Los fundadores de Google suben en esa clasificación al mismo ritmo que su empresa en la Red UNAMUNO Y PIERRE MENARD Dos listillos contra Bill Gates dinero ha vuelto a internet, y este par de genios de sólo treinta y dos años lo maneja a manos llenas. Son los más jóvenes del grupo de magnates de la tecnología que han tomado al asalto la lista de multimillonarios estadounidenses que elabora Forbes www. forbes. com lists 2005 54 Rank 1. html Su posición global como dicen en los Bancos, ronda los 11.000 millones de dólares por cabeza, aún lejos de los 51.000 que se le atribuyen a Bill Gates. Sin embargo, el ascenso de Sergey Brin y Larry Page parece que apenas acaba de empezar. Un dato y una sensación avalan esa idea. El dato: el valor de las acciones de Google se ha multiplicado por tres en los últimos catorce meses, desde la salida a Bolsa. La sensación: casi cada semana, un anuncio, a veces el rumor de un anuncio, convulsiona los corrillos de la Red. El último ejemplo, este martes. Google y Sun Microsystems han unido sus fuerzas para promocionar, entre otras cosas, un software de oficina gratuito y online (un Office sin pasar por caja) Para los analistas del sector, otra prueba del esfuerzo de esta pareja de visionarios por comerle terreno a Bill Gates. En los próximos años podrían sustituir a Microsoft en el liderazgo de internet ha escrito Stephen Arnold en un libro electrónico que ha hecho fortuna, The Google Legacy Sergey Brin, emigrante ruso, conoció a Larry Page en la Universidad de Stanford. Los padres de ambos eran profesores de matemáticas, circunstancia que quizá les ayudó a entablar la primera conversación. A partir de ahí, su historia se parece a la de muchos estudiantes que crearon una fortuna desde el garaje de unos amigos. Así nació Google en 1998, como un pequeño buscador en la enorme telaraña de internet. Hoy, es un gigantesco negocio que inquieta a más de uno. Su iniciativa de ofrecer conexión gratuita a internet de alta velocidad vía inalámbrica en San Francisco (California) se ha tomado, por ejemplo, como un test para hacer lo mismo en otras grandes ciudades, lo que podría significar el fin de una parte del negocio de las compañías telefónicas. H El POR JUAN FRANCISCO ALONSO La amplitud de miras de los listillos de Google como les llaman los redactores de Forbes, es uno de los motivos preferidos de conversación en las cibertertulias. Pagar por una línea ADSL será cosa del pasado dicen en los blogs y foros. En resumen, su batalla contra el imperio Microsoft se sustenta en dos patas: la gratuidad y las inmensas posibilidades de internet. Mientras la compañía de Bill Gates ha hecho fortuna con sus programas de uso mayoritario, que hay que comprar e instalar, Brin y Page apuestan por las aplicaciones online, de uso sencillo y actualización constante. El dinero vendría de otros rincones, como una publicidad cada vez más personalizada. Hasta ahora, las innovaciones lanzadas por Google, compañía con sede en la localidad californiana de Mountain View, han sido un éxito arrollador. Desde su correo electrónico, gmail, con más de dos gigas gratis, a su programa de búsquedas en nuestro equipo, el Desktop Search, o Picasa, una herramienta muy útil pa- ra ordenar, retocar y clasificar fotografías. Hace unas semanas, empezó a funcionar Google Talk: mensajería instantánea más voz sobre IP (telefonía gratis, al estilo del archifamoso Skype, creado por otro listillo Niklas Zennström, y comprado recientemente por Ebay) Su uso generalizado significaría otro arañazo en la cuenta de resultados de las telecos El dinero ha vuelto a internet, sí. Algunos expertos hablan del comienzo de una nueva burbuja en la Red. La anterior acabó con un desplome que aún duele en los bolsillos de muchos inversores. Ahora, movimientos como los de Ebay Skype o Google Sun llegan con un ciberespacio más consolidado, con el ordenador instalado para quedarse en nuestras casas. Quizá, el territorio de operaciones perfecto para que se muevan estos estudiantes de ciencias, todavía solteros, armados con miles de millones para salir al mercado y comprar. ¿Cuál será su siguiente movimiento? ¿O el rumor del siguiente movimiento? e llegado a la conclusión- -releyendo a Unamuno- -que Borges caricaturizó al autor de Agonía del Cristianismo en el célebre cuento Pierre Menard, autor del Quijote Ya en el prólogo de Ficciones Borges advirtió que La nómina de escritos que le atribuyo (a Pierre Menard) no es demasiado divertida pero no es arbitraria; es un diagrama de su historia mental ¿Será casualidad que Borges también se haya referido a la obra de Unamuno como diagrama mental Remito a los interesados a sus entrevistas y artículos en Sur El Hogar e Inquisiciones La apócrifa bibliografía de Pierre Menard es así una burla de los ensayos de Unamuno, porque no faltan opúsculos de neologismos extravagantes, obstinados análisis sobre costumbres sintácticas, paradójicas sentencias acerca de la finalidad de la crítica, un artículo técnico sobre la posibilidad de enriquecer el ajedrez eliminando uno de los peones de la torre y una serie de sonetos cuya valoración recuerda las reseñas de Borges al Rosario de sonetos líricos de Unamuno. Por otro lado, en 1937 Borges opinó así en la revista El Hogar Otros consideran que la obra máxima (de Unamuno) es su Vida de Don Quijote y Sancho Decididamente no puedo compartir ese parecido. Prefiero la ironía, las reservas y la uniformidad de Cervantes a las incontinencias patéticas de Unamuno. Nada gana el Quijote con que lo refieran de nuevo ¿Y qué hizo Pierre Menard si no referir de nuevo el Quijote? Borges nos hace reír porque su Pierre Menard se obsesionaba en broma con todo aquello que a Unamuno le obsesionaba en serio. Invito a los lectores a revisar Lectura e interpretación del Quijote -un ensayo donde Unamuno presumía de que su Vida de Don Quijote y Sancho era mejor que la obra de Cervantes- -para saborear mejor la ironía de Borges: El texto de Cervantes y el de Menard son verbalmente idénticos, pero el segundo es casi infinitamente más rico Sin embargo, Borges no sólo se rió de Unamuno, sino que además le birló un par de exabruptos que convirtió en quintaesencia de su ironía. El primero es su célebre boutade sobre el Quijote, novela que aseguró haber leído primero en inglés y que leída en español le pareció una mala traducción. Obviamente Borges sabía que Unamuno ya había asegurado que el Quijote mejoraría con una buena traducción, pues en su afán de denigrar a Cervantes Unamuno estampó: Nunca he podido pasar con eso de que el Quijote sea intraductible; y aun hay más: y es que llego a creer que hasta gana traduciéndolo El segundo es uno de los temas borgeanos por excelencia. Me refiero a esa bella persuasión que consiste en asumir que los libros dejan de pertenecerle a los autores porque se convierten en propiedad de los lectores. Sin embargo, el origen de aquel hallazgo fue otro de los denuestos de Unamuno: Desde que el Quijote apareció impreso y a la disposición de quien lo tomara en mano y lo leyese, el Quijote no es de Cervantes, sino de todos los que lo lean y lo sientan En Los teólogos Borges aventuró que para la insondable divinidad Juan de Panonia y Aureliano eran la misma persona. Espero que no le haya ocurrido lo mismo con Unamuno. www. fernandoiwasaki. com