Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 10 2005 Los domingos 63 Título: Un año de amor Autor: Beatriz Cortázar Editorial: Temas de Hoy Páginas: 250 Precio: 18,50 euros Fecha de publicación: 13 de octubre de 2005 Beatriz Cortázar, una experta en la crónica social Hay quien empieza todos los días el ABC por la parte de atrás y es para leer a Beatriz Cortázaz, la periodista de temas sociales y de corazón más prestigiosa de España. Sus exclusivas y el rigor con que a diario informa, le han hecho ganarse el respeto de todos. Trabaja en ABC desde hace ya casi veinte años ocupándose las páginas de Gente desde donde escribe sobre la crónica rosa. Contertulia habitual del programa de María Teresa Campos (desde TVE hasta Antena 3, pasando por Telecinco) actualmente también colabora en el programa ¿Dónde estás corazón de Antena 3, y en la cadena Cope- -con Federico Jiménez Losantos y Cristina López Schlichting- así como en la revista Gala, donde firma semanalmente la crónica Divinos y Humanos Un año de amor es su primer libro y en él se cuenta desde el anuncio oficial del anhelado compromiso de Don Felipe, aquel 1 de noviembre de 2003, hasta el comunicado de la Casa Real confirmando la llegada del primer hijo de la pareja. En este libro nos invita a conocer de cerca la vida de la realeza y de la actual Princesa, que dio un vuelco de 180 grados al formalizarse su noviazgo con Don Felipe. Este verano repartieron sus vacaciones entre Palma de Mallorca (en la imagen) Asturias y un viaje privado fuera de España liente perfil de sus omoplatos. El mal de las princesas titulaban las revistas francesas y alemanas, agrupando los ejemplos de Diana de Gales, Victoria de Suecia y Masako de Japón. Los programas rosas de televisión empezaron a recoger esas informaciones, pero dos artículos publicados en El Mundo provocaron que la Casa Real desmintiera esas informaciones a través de una carta enviada al citado periódico. Lo cierto es que desde esa imagen la Princesa no volvió a usar vestidos de tirantes, ni cuando fue a Brasil, donde el calor invitaba a despojarse de la manga larga. Muy delgada, delgadísima, doña Letizia fue objeto del análisis de muchas miradas que querían saber si eran ciertas esas especulaciones. Fue uno de sus diseñadores habituales, Caprile, quien me aseguró que seguía utilizando la misma talla que el primer día. Unos sitúan esa talla en la 38- 36 y hay quien ha comentado que podía tratarse de la 34. En cualquier caso, del tipo y la delgadez de la Princesa no se ha podido reflejar todavía nada en los medios de comunicación, puesto que durante su primer verano como Princesa, en Mallorca, doña Letizia optó por la fórmula de colocarse siempre la misma casaca y la misma visera para seguir las regatas de agosto desde el Fortuna, en compañía de la Reina y los sobrinos de don Felipe. La Princesa llamó a su atuendo mi uniforme y se comentó que su idea era que con la misma ropa todos los días los fotógrafos la dejarían más tranquila. Ese primer verano como casados la imagen más buscada por todos los paparazzi fue la de la Princesa tomando el sol en la cubierta del Fortuna con un biquini. Imposible El tiempo que pasó doña Letizia en la zona de invitados de La Zarzuela fue sin duda fundamental para poder desempeñar desde el primer momento su papel como Princesa Durante esos meses se preparó para ello y se adaptó a su nueva vida. Fuentes cercanas me aseguran que el proceso de adaptación fue natural y sin más ayuda que la de un profesor de inglés para el perfeccionamiento. En contra de lo que se había comentado, ni recibió clases de protocolo ni de historia, ni ayuda psicológica pa- E. AGUDO Tiene buena memoria y ha sorprendido a más de un empleado de la Zarzuela al preguntarle por la salud de su madre o los estudios de sus hijos ra hacer más suave la transición Por eso, después del 22 de mayo, doña Letizia ya tenía parte de la lección aprendida, porque mucho será lo que verá y aprenderá como Princesa en función de lo que el destino le depare Justamente éste es uno de los puntos, su obsesión por estar al día de todo lo publicado sobre ella, que más ha comentado el mundo de la prensa La Princesa gana en la distancia corta, pero es inimaginable que esa cercanía la puede tener con todo el mundo. Querer no siempre es poder. Por eso me acuerdo de las palabras que me dijo José Miranda, alcalde de Ribadesella, al hacer balance del primero año de matrimonio de los Príncipes. Mi testimonio no puede ser imparcial por los buenos recuerdos que tengo de la Princesa, de quien destacaría su valía y personalidad. Es una mujer que sabe lo que quiere, es fuerte Tiene buena memoria y ha sorprendido a más de un empleado preguntándole por la salud de su madre o los estudios de sus hijos. Detalles de ésos son los que llegan a la gente