Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Los domingos DOMINGO 9 10 2005 ABC LIBROS PREPUBLICACIÓN Príncipes de Asturias Un año de amor Con muchas luces ha transcurrido el primer año en común de los Príncipes de Asturias. Un año de amor de Beatriz Cortázar, es el libro más completo sobre la vida matrimonial de Don Felipe y Doña Letizia, del que ABC adelanta hoy a sus lectores un extracto on una cena de lo más tranquila y discreta en el restaurante italiano de Madrid Pulccinela, los príncipes de Asturias celebraron en la intimidad su primer año de casados. Si alguien pensaba que iban a preparar grandes fastos y enormes jolgorios para recordar la lluviosa mañana del 22 de mayo de 2004 no sólo estaba totalmente equivocado, sino que hubiera demostrado lo poco que los conoce. Tras un año con más de doscientos cuarenta actos oficiales, encontrar los momentos más tranquilos para disfrutar en pareja puede ser todo un arte. Si a eso se añade que don Felipe había regresado la víspera de un viaje relámpago a Washington, al que la Princesa no acudió por su embarazo, sobra decir que lo que menos pide el cuerpo en esos momentos es otro sarao descomunal. Todos los que conocen a los Príncipes insisten en señalar su coincidencia en cuanto a su gusto por la tranquilidad. Esto no significa que las largas noches de música y baile se hayan quedado para el recuerdo, pero con una agenda como la que ellos han tenido- -y tienen- -y con un bebé en camino, es comprensible que en el primer aniversario no buscaran más compañía que la mutua. Ocurrió también cuando don Felipe celebró su último cumpleaños de soltero, entonces se fueron solos a Asturias. Tal y como me comentó una persona próxima a la Princesa, están consolidando su matrimonio y eso implica que hay que encontrar el tiempo suficiente para poder vivir como cualquier pareja de enamorados. C Doña Letizia continúa obsesionada con lo que la prensa publica sobre ella, y aunque gana mucho en la distancia corta es inimaginable que esta cercanía la pueda tener con todo el mundo Los esfuerzos de Doña Letizia No creo equivocarme si aseguro que, durante el primer año como Princesa, doña Letizia ha obtenido la mejor nota que cabría esperar. Desde el acierto de comenzar su luna de miel en Cuenca hasta la manera en que se ha integrado en su nueva vida, el resultado ha sido realmente bueno. Muchas de Doña Letizia, embarazada, sigue cumpliendo sus compromisos J. L. ORTEGA las voces más críticas que en un primer momento se manifestaron contrariadas por el perfil de la novia de don Felipe, con el paso de los primeros doce meses han ido cambiando de opinión o, por lo menos, suavizando sus teorías, a la vista de los esfuerzos con los que doña Letizia ha intentado hacer bien su papel. Tras la boda, lo primero que se organizó fue su mudanza a la residencia del Príncipe, donde ya estaba todo previsto para el día en que llegara la esposa de don Felipe. Vamos, que no hubo que hacer reformas en la casa, puesto que, al construirla, en el proyecto de obra del arquitecto Francisco Muñoz ya se suponía que la boda del heredero sería cuestión de tiempo. Durante sus primeros meses como casados y tras regresar de su luna de miel, cuyo último destino sigue siendo un misterio dado que nunca se confirmó que estuvieran ni en México ni en las islas Fidji (tras recorrer varias ciudades españolas como Cuenca, San Sebastián y Zaragoza, los Príncipes viajaron hasta Jordania para asistir a la boda del príncipe Hamzah, lugar en el que se perdió la pista) los Príncipes aparecieron por primera vez en público junto al Rey el día de su santo. Don Felipe con barba y doña Letizia contrastando el suave bronceado con un conjunto naranja, tuvieron dos respuestas bien distintas cuando les preguntaron por su luna de miel. El heredero, en tono distendido, comentó que había pasado muy deprisa mientras que la Princesa señaló que tenía ganas de ponerse a trabajar. Pero con ocasión de su visita al Papa las cámaras no se fijaron solamente en el fulgor de las joyas. Una imagen de perfil donde aparecía la Princesa saludando a un invitado fue la que sirvió de excusa para ilustrar un reportaje de la revista italiana Oggi, en el que se hablaba de los posibles problemas de anorexia de doña Letizia. La desnudez de los delgados brazos se acompañaba con el sobresa-