Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 10 2005 Los domingos 55 La madre de Sandra Palo, que ha pedido una rebaja de la edad penal, se siente engañada A las víctimas, aire A la Asociación Nacional de Víctimas de Delitos Violentos, que reúne a todos los huérfanos de justicia, el ministro Caldera la ha dejado también ayuna de las subvenciones que reparte. José Miguel Ayllón, su presidente, explica que sin ese dinero se quedan sin llevar a cabo, entre otros, el programa de atención integral a familias de damnificados o el de la asistencia psicológica al perjudicado ante el juicio. Pero también añade que están acostumbrados a la racanería del Estado, tanto en ayudas pecuniarias como en leyes que las resarzan, las alivien y las contemplen. Y es que los datos no dan para muchas alegrías: Hasta el pasado 1 de abril, y desde la entrada en vigor de la ley 35 95 de ayuda y asistencia a las víctimas de delitos violentos y contra la libertad sexual, la Administración sólo ha reconocido 1.093 ayudas- -79 por incapacidad, 187 por invalidez, 46 por gastos terapéuticos, 770 por fallecimiento y 11 por gastos funerarios- -y se han denegado 2.106 solicitudes. Terrible balance- -señala Ayllón- -cuando en España hay unos 2.000 homicidios anuales y cientos de miles de damnificados. Es la prueba de que la atención a la víctima es una responsabilidad de Estado que no se atiende hasta la muerte a manos de menores sin el menor reparo, ha denunciado a ABC que el ministro de Justicia le ha engañado porque ni se va a rebajar la edad penal a los 12 ni los de 18 irán automáticamente a prisión, y eso- -afirma- -no es lo que habíamos hablado Después de todo, ir a la cárcel es sólo una cuestión de tiempo: El inspector jefe del Grupo de Menores de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, Fernández Salagre, los ha visto con 12 años sembrar el pánico en todo un barrio y luego llorar como bebés en las dependencias policiales; matones de tres al cuarto que de la protección pasan a la reforma y acaban tras la rejas del penal. Carne de cañón en un Estado que por omisión colabora en la formación de delincuentes. Los niños maltratadores de padres proliferan. El colmo, como señala la fiscalía, es que si el progenitor le denuncia, encima debe pagar al abogado de su agresor Instituto de la Línea donde un niño de 13 apuñaló de gravedad a otro de 16 las cárceles como estaban con el Código Penal del setenta. Lo que hace falta es que cuando se cometa un delito, por muy debajo de la edad penal establecida en que se halle el infractor, no quede sin respuesta, y que si la ley dice que se apliquen medidas educativas, se sigan con toda seriedad. Además hace falta prevención, averiguar qué está pasando para que chicos cada vez más pequeños formen parte de bandas ó cómo es posible que cientos de menores con delitos menos graves inicien una escalada delictiva y lleguen a asesinar o violar. Eso es fallo del sistema preventivo A estas alturas, el clamor es general. El fiscal jefe de Madrid ha advertido que los delitos por menores son cada vez más graves y que existe un cierto desprecio por parte de estos delincuentes hacia la vida y los valores más íntimos de las personas El director de la Policía, García Hidalgo, ha confesado su preocupación por el auge de las bandas latinas, que se nutren en un 60 por ciento de menores, muchos entre 12 y 13 años. Una cuestión de días Porque si Tobías hubiera asesinado y violado a la pequeña Shila Bigdely- -el crimen de Orihuela que conmocionó a España en abril del año pasado- -un mes y veinticuatro días antes, cuando aún tenía 13 años, se hubiera ido a casa tan tranquilo, como Óscar y tantos otros. Con todo, recuerda a este periódico su abogado, José María Gally, que la condena sólo fue de cuatro años en régimen cerrado, que pasa en un reformatorio de Valencia, y tres de libertad vigilada. Peccata minuta por el suplicio y exterminio de una vida de 12 años. Fíjese que por semanas podría haber salido libre. Tremendo; pero la Ley del Menor es lo que dice, y es normal que la gente eche las muelas, tanto como que en las democracias más arraigadas existen duros castigos, hasta la pena de muerte, para estos delincuentes. Tobías es un inadaptado social, culto y estudioso, buen chico, muy misógino, triste y solitario. ¡No sabe lo que costó sonsacarle la verdad entre su madre, la fiscal y yo! Como él, muchos menores que delinquen y sobre los que no cae sanción alguna pueden convertirse en psicópatas. Yo- -asegura el defensor- -lo he visto Los Mossos d Esquadra han investigado a grupos de adultos que usan a niños de entre 9 y 13 años para robos con violencia e intimidación a sabiendas de que no pueden ser imputados. Desde el Instituto Reina Sofía se da la voz de alarma de que el 15 por ciento de los alumnos de ESO padecen violencia escolar y un 3 por ciento de ellos verdadero hostigamiento. Y María del Mar Bermúdez, la madre de la joven Sandra Palo, víctima de monstruosas aberraciones