Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 10 2005 Internacional 35 El Gobierno busca recuperar el prestigio perdido con las cumbres Iberoamericana y Euromediterránea Zapatero se vuelca para intentar revitalizar las reuniones de mandatarios de Latinoamérica b El Ejecutivo confía en que todos los dirigentes estén el día 15 en Salamanca. El presidente guatemalteco no acudirá debido a los estragos del huracán Stan LUIS AYLLÓN MADRID. El Gobierno quiere aprovechar la celebración en nuestro país de dos grandes citas multilaterales para intentar recuperar la presencia de España en la esfera internacional. La primera es la Cumbre Iberoamericana de Salamanca, los próximos días 14 y 15; la segunda, el décimo aniversario de la Conferencia Euromediterránea, en Barcelona, el 28 de noviembre. José Luis Rodríguez Zapatero no se ha caracterizado en su primer año y medio en La Moncloa por una brillante tarea en política exterior. Al presidente del Gobierno, ese campo no es precisamente el que más le atrae. No se encuentra cómodo con otros gobernantes y le basta poco para recortar o incluso suspender su presencia en cumbres internacionales o en las bilaterales que tradicionalmente celebra España con naciones de su entorno. Por ahora, no le ha sucedido lo que a sus predecesores Felipe González y José María Aznar, quienes nada más llegar al cargo descubrieron la importancia de cultivar con esmero sus contactos con otros países. Foto de familia de los jefes de Estado y de Gobierno en la última Cumbre Iberoamericana, celebrada en Bolivia en 2003 es así, como se ha visto en la reciente crisis en Ceuta y Melilla. En cuanto a Cuba, tras arrastrar a sus socios europeos la decisión de dejar de invitar a los disidentes a las recepciones de las Fiestas Nacionales, no ha obtenido mucho del régimen castrista, que sigue encarcelando opositores, y que ni siquiera ha devuelto el Centro Cultural español en La Habana, que confiscó hace dos años. nes, que recibe apoyos de organismos multilaterales, pero pocas adhesiones de grandes países. Con este panorama, el Ejecutivo trata de conseguir protagonismo en la esfera internacional con la Cumbre de Salamanca y la Conferencia de Barcelona. Reactivar las cumbres iberoamericanas es el gran objetivo, después de que languidecieran en los últimos años. El Gobierno se ha empeñado en conseguir que asista el mayor número posible de mandatarios y en que haya resultados más concretos, y no una foto y poco más como ha dicho el secretario de Estado de Exteriores, Bernardino León. Un elemento clave para lograr esos objetivos será la puesta en EFE Giro vertiginoso La rapidez con que Zapatero, secundado por su ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se lanzó a cambiar de manera radical la mayoría de las orientaciones de Aznar en los temas sensibles para España, ha terminado por situar a nuestro país en un terreno de nadie, cuando no alineado con algunos gobernantes de dudosa fe en la democracia, como el caso del venezolano Hugo Chávez. Enemistado de inmediato con Estados Unidos, el Gobierno ha tenido que dedicar muchas energías a tratar de recomponer mínimamente las relaciones con Washington. En la Unión Europea, tras apostar por la óptica de Jacques Chirac y Gerhard Schröder, España se convirtió casi en un satélite del eje franco- alemán, que vive hoy sus horas más bajas y que puede tener en un futuro próximo dirigentes que no están muy alineados con Zapatero. En el caso alemán, puede encontrarse en la Cancillería de Berlín con la democristiana Angela Merkel, cuyo resultado en los últimos comicios calificó de fracaso una imprudencia que reconoció, de manera implícita, días después en el Congreso de los Diputados. Con Marruecos, por más que el Gobierno se haya empeñado en asegurar que las relaciones viven un momento dulce la realidad demuestra que no Alianza de Civilizaciones El gran logro del que se ufana el Gobierno en política exterior es la creación, tras un año de esfuerzos, de un Grupo de Alto Nivel en la ONU para la famosa y etérea Alianza de Civilizacio- Realidad socioeconómica, migración y proyección exterior, temas para Salamanca MADRID. La Cumbre de Salamanca será los próximos días 14 y 15, aunque los ministros de Exteriores se reunirán desde la tarde del día 12 para preparar los trabajos de los jefes de Estado y de Gobierno. En la sesión inaugural habrá unas palabras de Su Majestad el Rey, del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del secretario general de la ONU, Kofi Annan, invitado a la reunión. Las sesiones de trabajo serán tres. La primera de ellas en la tarde del viernes, día 14, llevará por título La realidad socioeconómica de la región. Hacia una agenda iberoamericana La segunda, en la mañana del sábado, día 15, se dedicará a La migración iberoamericana La tercera sesión, en la tarde del sábado, será sobre La proyección internacional de la Comunidad Iberoamericana de Naciones Con los debates de esas sesiones, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, extraerá unas conclusiones que, si obtienen el consenso necesario, podrían pasar al documento final. Se pretende huir del modelo de declaración extensa de anteriores cumbres y se quiere ir a un texto más breve en el que figuren medidas concretas, asumibles y que puedan ser puestas en práctica. marcha de la Secretaría General Iberoamericana, en manos del uruguayo Enrique Iglesias, y que permitirá un mejor seguimiento de los acuerdos. Para preparar la cumbre, fijar objetivos y asegurar la presencia de sus gobernantes, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, ha viajado desde el pasado verano a Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, Costa Rica, México y Portugal. Por el momento, ninguno de los mandatarios ha comunicado que no vaya a estar presente en la reunión, salvo el presidente de Guatemala, que ha confirmado que no acudirá debido a los estragos del huracán Stan El caso de Fidel Castro también es una incógnita hasta el último momento. El dictador cubano no acude a una cumbre desde la de Panamá, en el año 2000. Si va a Salamanca, puede ser un arma de doble filo. El Gobierno lograría un pleno de asistentes, pero con el riesgo de que la presencia del comandante, unida además a la de Hugo Chávez, deje en un segundo plano los debates de la cumbre. La cita de Barcelona La otra gran cita es el décimo aniversario de la Conferencia Euromediterránea celebrada Barcelona que, además de abordar cuestiones migratorias o de terrorismo, puede ser la ocasión de reunir a los principales actores del conflicto de Oriente Medio. Por ello, el Ejecutivo trabaja también para intentar que acudan personajes como el primer ministro israelí, Ariel Sharón, o que haya una representación estadounidense del mayor nivel posible. A ello se ha aplicado con entusiasmo el ministro Moratinos.