Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN DOMINGO 9 10 2005 ABC Jáuregui defiende que el modelo de financiación debe ser generalizable a todas las comunidades autónomas y tiene que pactarse con el PP RAMÓN JÁUREGUI Portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados Vamos a negociar hasta el amanecer y habrá aproximaciones razonables con el PP ¿Se parecen en algo la propuesta de nuevo Estatuto catalán y el plan Ibarretxe? -Difieren sustancialmente. El Estatuto de Cataluña viene apoyado por un 90 por ciento de su Parlamento, mientras que el plan Ibarretxe fue elaborado contra los no nacionalistas y, además, se gestó con violencia terrorista de por medio. En éste había un planteamiento de soberanía previa y un Estado de libre asociación incompatibles con la Constitución; la propuesta catalana, aunque es de un autogobierno extremo, pretende ser respetuosa con el modelo autonómico. -Dice que es respetuosa con el modelo, pero quienes la han aprobado no ocultan su inspiración federal... -No es tan explícita su pretensión confederal o soberanista. El plan Ibarretxe era, literalmente, un órdago a la Constitución. En el Estatuto catalán hay una aspiración de autogobierno profunda que en muchos casos bordea el modelo autonómico de la Constitución, pero tiene vocación de inserción en ella. Otra cosa es que lo logre. -Si el conjunto tiene una inspira- Jáuregui acumula una densa trayectoria en la política vasca- -ha sido secretario general del PSE y vicelendakari- -y en la nacional- -fue secretario de Política Autonómica del PSOE- TEXTO: GONZALO LÓPEZ ALBA FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ ción federal, la financiación suena incluso a confederal... -El modelo se parece demasiado al Concierto económico, aunque no lo llamen así. Su naturaleza responde a los mismos principios básicos: recaudación plena, capacidad normativa, negociación para determinar, en este caso, un doble cupo: la aportación a las cargas del Estado y la cuota de solidaridad. Por eso va a ser corregido. ¿En qué orientación? -Está por negociar. Hay un margen importante entre el actual modelo y lo que es posible hacer. Se pueden mejorar la suficiencia financiera de las comunidades y la gestión de la recaudación por una agencia tributaria consorciada con la estatal, y hay un margen importante en los resultados. Mi punto de vista es que no podemos admitir un modelo que no sea generalizable, aplicable a otras comunidades, porque no sería justo. Eso implica que el Gobierno tiene que definir en los próximos meses su propuesta, y diría que debe negociarla, porque el PP gobierna varias comunidades, que tienen el mismo derecho a participar en un modelo general, universal y multipartidista, no exclusivo ni bilateral. -Otro punto conflictivo es la declaración como nación -El término nación es polisémico. A mí me parece comprensible que los catalanes se sientan una nación, por su historia, su tradición cultural, su voluntad de ser... Pero tenemos que admitir también que la Constitución, desde un punto de vista jurídico- político, reserva ese concepto para España. Tenemos que encontrar fórmulas que combinen esas dos realidades. -Hay aspectos de la propuesta que no podrán llevarse a la práctica sin un Senado que sea Cámara territorial, pero esa reforma no es posible sin el consenso del PP... -La reforma del Senado es el instrumento institucional básico para que muchas aspiraciones de las comunidades autónomas, entre ellas algunas del Estatuto catalán, se puedan materializar. No renuncio a que pueda producirse, aunque no sé si será posible en esta legislatura. Tampoco descarto que el PP participe de esa tarea, y lo veremos en gran parte en función de su actitud en el debate del Estatuto catalán. Pienso que están equivocados quienes hacen un cálculo de boicot del PP a esa tramitación. El PP va a participar en el debate, va a presentar sus enmiendas, va a negociarlas y va a aprobar muchas modificaciones al Estatuto. Este es mi deseo y mi pronóstico. El PP no