Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 10 2005 Nacional 17 mo órganos para coordinar la cooperación entre municipios y para la organización territorial de los servicios de la Generalitat. Los consejos de veguería sustituirán a las Diputaciones. INMIGRACIÓN REGULACIÓN PROPIA AL MARGEN DE LA POLÍTICA DEL ESTADO La Generalitat asume el control político y de gestión sobre los inmigrantes La regulación de la política de inmigración, competencia exclusiva del Estado, que pacta con las Comunidades su colaboración para garantizar los procesos de integración, tramitación de permisos, autorizaciones de trabajo, etcétera, pasa a ser competencia exclusiva de la Generalitat, según las atribuciones del nuevo Estatuto. La política del Estado queda supeditada en este caso a las necesidades de la Generalitat y a su propia legislación. Corresponde a la Generalitat la competencia exclusiva en materia de régimen de acogida e integración de las personas inmigradas reza el artículo 138, con atribuciones en todo caso para el establecimiento y regulación de garantías en relación a los derechos y deberes de los inmigrantes; las medidas necesarias para su integración social y económica y para su participación en los asuntos públicos Además, prevé la creación de una ley que sirva como marco de referencia para la acogida e integración de inmigrantes, y la Generalitat se arroga la competencia para ejecutar la legislación estatal y europea en materia de trabajo de los extranjeros Así, el Gobierno catalán intervendrá directamente en la tramitación y resolución de los permisos y las autorizaciones de trabajo y en los recursos propiciados por abrir expedientes. Prácticamente se anula la competencia del Gobierno al respecto ya que incluso Cataluña quiere supervisar cualquier decisión del Estado que afecte a su territorio en el marco de la comisión bilateral y pactar el cupo de inmigrantes que recibe. Competencias exclusivas Reducción a meras condiciones básicas de diversas competencias del Estado Técnica del blindaje y límites a leyes básicas del Estado Tanto el Consejo Consultivo al que el Parlamento catalán trasladó su propuesta de Estatuto como expertos constitucionalistas de diversas tendencias ideológicas han coincidido en la vulneración que supone la asunción por la Generalitat de una técnica de blindaje de competencias para asumir el control de algunas de ellas que, por previsión de la Constitución, corresponden en exclusiva al Gobierno de la nación. El Estatuto viene a establecer un sistema de competencias exclusivas y y compartidas que, en román paladino, suponen una vuelta de la tortilla. No es el Estado quien decide qué competencias asume Cataluña, sino Cataluña quien decide qué competencias quedan en manos del Estado. De nuevo, la supremacía de la norma catalana sobre la estatal. Corresponden a la Generalitat, en el ámbito de sus competencias exclusivas, de forma íntegra y excluyente, con el único límite que el de respetar las condiciones básicas a que se refiere el artículo 149.1 de la Constitución, la potestad legislativa, la potestad reglamentaria y la función ejecutiva asegura el artículo 110. El artículo 149.1 de la carta Magna es el que regulalas competencias exclusivas del Estado (nacionalidad, inmigración, política exterior, defensa, Justicia, legislación básica y común, hacienda, régimen jurídico de las administraciones públicas... Así, las potestades legislativas y ejecutivas que se otorga Cataluña en relación a sus competencias exclusivas de forma íntegra y excluyente dejan en una posición subordinada a la Constitución, de la que sólo tendrá que respetar las condiciones básicas La legislación básica del Estado queda de esta manera no como un principio rector al que atenerse como límite infranqueable, sino como una suerte de regla orientadora de doctrina general porque la Generalitat podrá establecer políticas propias Ya lo dice el Estatuto: de forma íntegra y excluyente Entre las competencias que asume la Generalitat figura la gestión de las subvenciones estatales y europeas, la gestión de la agricultura y la ganadería o del agua; la convocatoria de referendos; el control en todo caso de la ridad de composición paritaria entre la Generalitat y el Estado y presidida por la Generalitat, en la coordinación de las políticas de seguridad y de la actividad de los cuerpos policiales del Estado Es decir, se limita el papel decisorio del Gobierno en favor de la Generalitat respecto a la Policía o la Guardia Civil. Respecto al sistema penitenciario, está previsto que la Generalitat emita informes y participe en el procedimiento de otorgamiento de indultos, una medida que corresponde en exclusiva al Gobierno de la nación y no a las Comunidades autónomas. Relaciones con el Estado y exteriores Ninguna Comunidad influye en Cataluña, pero Cataluña sí influye en el resto Vulneración de la reserva del Estado en relaciones internacionales El Estatuto viene a establecer una relación de igual a igual entre la Generalitat y el Estado. Así, el Gobierno catalán tendrá plena capacidad para decidir con carácter exclusivo y excluyente sobre los asuntos que afecten a los catalanes. Eso sí, sin perder la potestad de codecidir con el resto de España los asuntos que afecten a las demás Comunidades. Es un juego con dos barajas. Prácticamente cualquier actuación de la Administración General del Estado requerirá de su asentimiento en una comisión bilateral. Por ejemplo, el Estado necesitará el permiso de la Generalitat para trazar en Cataluña carreteras, para trasvases de agua, en bienes culturales, infraestructuras... Además, impone su derecho a intervenir y designar representantes en organismos estatales reguladores como el Banco de España, la CNMV, el CMT, el Tribunal de Cuentas... Incluso, en el Tribunal Constitucional. En política exterior, la Generalitat asume un protagonismo propio al margen del Gobierno de la nación reservándose el derecho a participar en la toma de decisiones en órganos de la UE, a tener representaciones en otros países o a la suscripción de tratados internacionales. cultura y su patrimonio, del cine o del archivo real de Barcelona y los fondos propios de Cataluña en el Archivo de la Corona de Aragón, que deben reintegrarse o la competencia exclusiva sobre denominaciones de origen. Control del sistema educativo Enseñanza laica, con un modelo de educación propio mación religiosa y moral Todas las enseñanzas- -obligatorias y no obligatorias, conduzcan o no a la obtención de un título académico y profesional estatal- la programación de la enseñanza o la inspección del sistema educativo serán competencia exclusiva del Gobierno catalán. Cataluña debe establecer un modelo educativo de interés público El Estatuto regula con amplitud un modelo educativo propio y desmarcado de las directrices generales que, en relación a los planes de estudio, a la estructura escolar y universitaria, a la formación docente... corresponden al Gobierno del Estado. Todas las personas tienen derecho a una educación de calidad y a acceder a la misma en condiciones de igualdad. La Generalitat debe establecer un modelo educativo de interés público que garantice esos derechos La enseñanza, por ley, será laica aunque, por exigencia de CiU admitida a última hora, se garantiza el derecho a que los alumnos reciban for- Seguridad pública La Generalitat controla la actividad de los Cuerpos y Fuerzas del Estado en Cataluña Asume la regulación de un sistema de seguridad pública propio El artículo 164 del Estatuto atribuye a la Generalitat en materia de seguridad pública la competencia exclusiva para la definición y regulación de un sistema de seguridad pública propio de Cataluña El mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado radica en el Ministerio del Interior, independientemente de las atribuciones propias de la Consejería catalana correspondiente respecto a los Mossos o Policía autonómica. El matiz que invoca el Estatuto es que la Generalitat participa, mediante una junta de segu- Captura del 150.2 de la Constitución Se impone al Estado la cesión de competencias que le son propias Exigencia de reforma de leyes del Estado para que se acomoden al Estatuto El artículo 150.2 de la Constitución regula una serie de materias competencia exclusiva del Estado cuya gestión, en casos extraordinarios o por criterios de oportunidad, puede cederla a las Comunidades. Pero no deja de ser una potestad unilateral del Estado y, (Pasa a la página siguiente)