Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 9 10 2005 ABC JOSEPH PÉREZ Historiador Llamar nación a Cataluña es muy discutible, hay que salvar la idea superior que es España El hispanista francés ha estudiado el origen de España, en la época de los Reyes Católicos, marcado por la diversidad de sus reinos. Contempla con naturalidad la tensión territorial que vivimos hoy, pero deja claro que la unidad de España es fundamental TEXTO: JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. España tiene una diversidad congénita, la de los territorios diferenciados de cuya unión nació hace más de cinco siglos y cuya interacción es la base de su grandeza y también de sus mayores problemas. Por eso da gusto hablar de todo ello con Joseph Pérez, uno de los mayores conocedores de la época en la que España nace y cobra forma. Ha estudiado el reinado de los Reyes Católicos, hizo un análisis canónico de la revolución de los Comuneros, y sus obras abordan la expulsión de los judíos y el reinado de los Austrias mayores. La historia de este hispanista frances- -hijo de valencianos exiliados y hoy catedrático emérito de la Universidad de Burdeos- -es una historia de cariño hacia nuestro pasado. Afecto que mana de sus declaraciones durante nuestra conversación telefónica. -Hay en España, una y otra vez, un debate al que le damos vueltas, la posibilidad de que España misma no exista como idea. Para usted, experto en la materia, está claro que sí que existe, que la nación nació en la Edad Media... -La Reconquista tuvo un papel determinante en la historia de España, como rechazo del Islam. España habría podido tener el destino del África del Norte, una zona romanizada y cristianizada pero que a raíz de la conquista árabe pasó definitivamente al mundo oriental. Debía haber sido la suerte de la Península Ibérica, pero contra este destino hay una voluntad por parte de los herederos de la Monarquía visigótica que no se resignan, no se conforman y llevan a cabo una obra de gran envergadura que les permitirá reincorporarse a la cristiandad occidental. -Parece que el problema de nuestra diversidad nace al principio... -En esa empresa colectiva participan todos los católicos, aunque se presentan divididos políticamente porque ya se ha roto la unidad política que tenían los godos y la lucha la entablan ahora grupos políticos distintos, reinos distintos. Los Reyes Católicos no fundan la unidad de España sino que la restauran, restauran la unidad cultural, tratan de reunir a los reinos y señoríos, CONSTITUCIÓN La España federal ya está, aunque no se declare expresamente, en la lógica de fondo de la Constitución de 1978 FEDERALISMO Para lo que el federalismo se emplea en el XIX es para construir entidades nacionales nuevas y mayores UNA NACIÓN, UN ESTADO La idea moderna que impulsó el Tratado de Versalles, con un Estado para cada nación, ha salido mal en Europa, ha dado paso a una balcanización empezando por Castilla y Aragón, por su propio matrimonio. Y esperan que las política de bodas de infantas acaben incorporando incluso a Portugal. Su Monarquía hereda la tradición que ya está presente en la Corona de Aragón, con reinos como Valencia, Cataluña... -Aparte de la lucha contra Al Andalus, ¿qué hizo a España? -La voluntad de permanecer y relacionarse con la Europa cristiana. Lo dice muy bien Américo Castro, con el que no siempre estoy conforme, cuando afirma que España en realidad nace en la Edad Media, en la Reconquista, porque así es como desde fuera, desde Europa, empiezan a llamar a los habitantes de la península: españoles, es decir, el bando de los cristianos, distinguiéndolos de Al Andalus. ¿Cómo trata la diversidad española el ordenamiento político de los Reyes Católicos? -Reinos y principados siguen disponiendo de una gran capacidad legislativa, no absoluta, desde luego, pero también mantienen su autonomía lingüís- tica, económica y cultural. Isabel y Fernando no tocan lo que venía siendo una característica dominante de la Corona de Aragón. -Y naciendo como nace ya con esa diversidad, ¿cómo es posible que lleguemos a la España como problema del XIX, del 98? -Después de la pérdida de los territorios de América, España se plantea que ya no es la gran potencia que era. Se ha discutido mucho de la decadencia de España. Pero lo cierto es que en el XVIII sigue siendo una de las grandes potencias de la época, con Inglaterra y Francia. Lo que pasa es que después de 1825, con la emancipación de los territorios americanos, ya sí que ha perdido mucho dinero y peso. Y ahí comienza a desfasarse en relación a los países de su entorno europeo. El momento patriótico español -Usted ha dicho que la Francia moderna nace como nación en armas en la Primera Guerra Mundial. ¿Tiene España un episodio similar? -La Guerra de la Indenpendencia fue un gran momento de patriotismo español. Los catalanes entonces no hicieron caso de Napoleón, que estaba apoyando el nacionalismo separatista. Pero los catalanes reaccionaron como españoles. Por eso digo que la de Independencia es una guerra nacional, de la nación española. ¿Diría que en ella nace una idea de España como Estado moderno? -Exactamente. Pero la pérdida de las colonias y la voluntad de los liberales de mediados de siglo XIX de imponer un centralismo exagerado sin tener en cuenta las necesarias voluntades de las regiones de España es lo que acaba creando el llamado problema de España. Hubo problemas antes pero, mire, cada país tiene sus problemas y España no es la única potencia que en Europa ha tenido que enfrentarse a crisis graves. ¿Está informado de las nuevas tensiones territoriales que sufre España? ¿Tiene una opinión formada? -Sigo más o menos de cerca lo que está pasando, los problemas constitucionales que se les plantean ahora mis- mo. Para mí, la lógica de la Constitución del 78 iba, aunque no se declare explícitamente en el texto, hacia una España federal. El motivo de que se hicieran las Autonomías es reconocer el carácter distinto y original cultural e históricamente de determinadas zonas de España y no me parece exagerado que Cataluña o Valencia o las provincias vascongadas quieran mantener su fisionomía. Ahora, que haya una España plural, no parece exagerado. Pero lo importante es que conserve su unidad. Es fundamental. Ya en tiempos de los Reyes Católicos se crea una España unida que conserva su carácter plural. Todos se sienten españoles, lo que no impide que se sientan muy orgullosos de ser, según el caso, asturianos, andaluces, valencianos etc. La unidad de España no impide la pluralidad, sino que se ve reforzada en sus lazos de fraternidad gracias a ella. Si no se llegaran a disparatar las cosas, poner al día en un nuevo Estatuto la Constitución, siempre que se mantenga la idea de España como unidad superior, no me parece contrario a la tradición histórica del país. ¿Llamaría usted nación a Cataluña? -Es muy discutible. En la Edad Media, la lengua definía la nación. Y Cataluña es una comunidad con idioma, cultura y tradiciones propias. En este