Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión DOMINGO 9 10 2005 ABC LA BURBUJA PELIGRO EN EL METRO DE NUEVA YORK U N sistema de transporte que traslada cada día a casi cinco millones de personas, como el de Nueva York, es un mecanismo de relojería extremadamente vulnerable que exige un nivel de seguridad semejante al de los aeropuertos. Pero como es un sistema público, barato, subvencionado, dirigido por políticos municipales y utilizado por gente que no tiene recursos para hacer valer sus quejas, no dispone del nivel de protección de sus usuarios que corresponde a su indefensión ante posibles ataques terroristas. Que el presidente de Estados Unidos no haya LUIS IGNACIO dado ayer su respaldo exPARADA plícito al alcalde de Nueva York por haber divulgado que había recibido amenazas creíbles sobre un posible atentado terrorista en el Metro es una prueba concluyente de que ha encontrado algo raro en ese aviso. Por ejemplo, que se ha producido en vísperas de unas elecciones en las que el alcalde aspira a ser reelegido. Bush dijo que la decisión de hacer público el riesgo fue prerrogativa de los funcionarios de esa ciudad. Y no quiso pronunciarse sobre si fue una medida acertada. Funcionarios de la Seguridad Nacional habían indicado horas antes que la amenaza tenía una credibilidad dudosa e incluso el propio portavoz de la Casa Blanca había apuntado en la misma dirección. Para colmo, el presidente dijo que el Gobierno federal se limitó a trasladar información y las autoridades locales respondieron. Pero el alcalde y el jefe de la Policía local habían asegurado dos días antes que la información procedía de fuera de los Estados Unidos. Es difícil escapar al dilema de si las autoridades deben avisar de una amenaza terrorista o intentar abortarla sin sembrar la alarma. Pero la sombra de una siniestra maniobra política, basada en atemorizar a la población, planea sobre el alcalde Bloomberg. Porque, si algo ocurriera, él ya lo había advertido antes honradamente y, si no ocurría, podía presentarse después a una reelección como el hombre que supo conjurar una terrible amenaza. ABC Y SUS LECTORES Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es Empezamos esta sección, una semana más, con el capítulo de errores detectados por nuestros lectores. GUILLERMO POMBO nos remite una información aparecida en la sección de Nacional el pasado 28 de septiembre en la que se decía textualmente: La Guardia Civil ha interceptado en las últimas horas a otros 91 inmigrantes que trataban de llegar a Granada en sendas pateras Se deduce que el autor quiso decir que dos grupos de inmigrantes trataban de lle- gar a Granada en sendas pateras, o sea, en dos. Pero lo que dijo es que 91 inmigrantes trataban de llegar en 91 pateras. En el Diccionario de la Real Academia, sendos aparece como adjetivo distributivo y significa uno o una para cada cual de dos o más personas o cosas Menos mal que el resto de la noticia aclara que las pateras eran sólo dos y no una escuadra JOSÉ FUSTER nos comenta un error en la sección Internacional el pasado domingo. En su artículo sobre Alemania destacan entre líneas y en letras mayores las preferencias de los alemanes del oeste y este, y en el desarrollo del artículo y al final del mismo hablan de lo mismo pero confundiendo oeste y este, West es Oeste en alemán y Ost, este. El error se produce al confundir ambos vocablos Por su parte, JOSÉ YUSTI BASTARRECHE se refiere a una información de la sección Nacional sobre la primera mujer al mando de un buque de la Armada española. El Diccionario de la Real Acade- mia Española admite la expresión comandar como acción de mandar, especialmente tropas o unidades militares. Sin embargo, en el mundo militar la expresión que se usa, de forma casi unánime es la de mandar El comandante de un buque tiene el mando del mismo. El coronel, manda un regimiento A. ONIER ODALOCLA cree que la afirmación de Ricardo García Cárcel en la Tercera publicada el 25 de agosto bajo el título La tercera España sobre que Cervantes en el Quijote no cita nunca la palabra españoles, no es exacta. El término se cita nada menos que doce veces LUIS JUNCEDA escribe para llamar la atención sobre un error en el crucigrama de Orfe publicado en las páginas de Pasatiempos del 30 de septiembre. Se atribuye a Alejandro Casona origen madrileño cuando este eminente dramaturgo vio la luz en Besullo (Cangas de Narcea, Asturias) y sólo bastantes años después llegó a Madrid para completar sus estudios de Magisterio. Quede subsanada la coladura, que no beneficia en absoluto a la salud cultural del lector, aunque esté ocioso En otro orden de cosas, FERNANDO GAUTIER, teniente general en la re- serva, nos escribe para mostrar su acuerdo con el artículo Melilla, el rabo de las moscas de la vaca feliz de Mikel Azurmendi, publicado el sábado día 1. Estoy de acuerdo con lo expresado en el mismo. Podría referirme a muchas historias de la Ciudad pues no en vano en diez años, de 1978 a 1988, fui jefe de Estado Mayor de la Comandacia; comandante general de la misma, y capitán general de la Región Militar Sur con las ciudades de Ceuta y Melilla bajo mi mando. Lo que podríamos llamar marcha negra muy lentamente, con situaciones muy puntuales, se ha generado por dejadez por mirar a otro lado y no querer molestar a nadie. Por último, FERNANDO MUÑOZ SORIANO rinde homenaje y testimonia su admiración al gran dibujante y humorista Mena, creador de Cándido, ese personaje que no falta ningún día a su cita con los lectores de ABC. Astuto unas veces, otras veces un pringao rebosando ternura muchas otras, pero siempre tan humano, Cándido nos hace sonreír a diario a mi familia y a mí. Pienso que alguien que es capaz de dibujar algo así, tan elocuente, con trazos tan limpios y sencillos, ha de ser una gran persona