Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8 10 2005 Los sábados de ABC 107 MOTOR CITROËN C 6 Cualidades de seductor F. B. R. Todos los modelos grandes de Citroën han sido tradicionalmente coches que han dejado una huella profunda, unas veces por su atrevido y elegante diseño, otras por lo avanzado de sus soluciones técnicas, cuando no por ambas cosas al mismo tiempo. Esto último es lo que se puede decir del nuevo Citroën C 6, al que la marca francesa está dando los últimos detalles para lanzarlo a finales de año, aunque un grupo de periodistas del motor hemos tenido la oportunidad de realizar ya una toma de contacto en los alrededores de París. Por unas cosas y otras, en esta miniprueba, al menos los que llevamos más años en estas lides, al sentarnos en el C 6 nos fue casi imposible no recordar los ya míticos Tiburón, CX o XM, modelos que por derecho propio tienen un destacado puesto en la historia del automóvil. Bien es cierto que el C 6 lo tiene ahora mucho más difícil, aunque cualidades no le faltan. La prueba de fuego de su atractivo y llamativo diseño la pasó con soltura cuando comprobamos la amabilidad de los conductores parisienses, siempre agobiados y poco dados a ceder su posición, y que a la más mínima insinuación de cambiar de carril en cualquiera de las atascadas vías periféricas de París, nos cedían el paso El C 6 llega con las mismas pretensiones de los ya míticos Tiburón CX y XM El interior del C 6 ofrece un ambiente que guarda un buen equilibrio entre un diseño modernista y soluciones que sólo pretenden ser funcionales, en especial en el puesto del conductor para así poder ver mejor el C 6. En todos los casos era fácil adivinar que el coche gustaba, sobre todo su vanguardista frontal y la silueta de casi un coupé de lujo. En el interior, los estilistas de Citroën han apostado por una equilibrada combinación de aspectos modernistas, con la justa utilización de paneles de madera, casi para que nos sintamos como en el salón de casa, y elementos funcionales al servicio del confort de los ocupantes, como los asientos de las plazas traseras, que a través de Las aplicaciones de madera son muy sutiles y elegantes un mando situado junto al elevalunas, permite regular la banqueta y el respaldo en longitud e inclinación. Incluso, desde atrás, es posible modificar la posición de asiento del copiloto y obtener así el mayor espacio para las piernas, que en cualquier posición es muy holgada. Como era de esperar, la carga de innovaciones es muy amplia. Entre sus muchos equipos, incorpora los sistemas inteligentes de ayuda a la conducción ya presentes en los C 4 y C 5, como la alerta de cambio involuntario de carril, la ayuda al estacionamiento delantero y trasero, los faros bi- xenón autodireccionables y el regulador y limitador voluntario de velocidad. La oferta mecánica está basada en dos motores V 6, el 3 litros de gasolina y 215 CV y el diésel 2,7 HDI de 208 CV, ambos asociados a una caja de cambios automática de seis marchas. La gama de precios se moverá entre 44.800 euros del gasolina base y los 58.300 euros del diésel Exclusive.