Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8 10 2005 Los sábados de ABC 99 VIVIMOS COMO SUIZOS ROSA BELMONTE EL LEGADO Espadas y armaduras, a disposición de los coleccionistas El valor de estas piezas oscila entre 18.000 y 60.000 euros yor, no es el más indicado para aconsejar a este respecto. Los hijos del príncipe se han puesto en manos del conde Douglas, preciado asesor de colecciones privadas, desde el traspaso de la administración hecho por Ernesto Augusto el pasado año. Lo que se han encontrado los muchachos en los sótanos no es lo que cualquier acumula en el trastero, pero tampoco sus gastos lo son y, de la renovación del castillo y el museo actual, se hará cargo una nueva fundación a la que va a parar parte de la subasta, que se anticipia multimillonaria. Cabe decir que el solo catálogo cuesta 100 euros y pesa cinco kilos. Queda por ver el precio que alcanza la joya de la subasta, dos jarrones gemelos estilo imperio, de San Petersburgo (1842) y valorados en 750.000 euros, así como el servicio completo del Duque de Cumberland, luego rey de Hannover y chambelán de Worcester, estimado en 400.000. Una portavoz de Sotheby s dice que es la mayor venta de un patrimonio familiar abordado nunca por la casa citado. El valor es más histórico que artístico escribe Die Neue Presse y sobre todo vende una pátina real casi irrepetible: el famoso tesoro ya fue mejor o peor vendido en los años 20, como atestigua la colección medieval de los Güelfos en el Museo Cleveland de Chicago. Carlos y Camilla, de gira REUTERS En sótanos y buhardillas Las autoridades del estado federado han comprado de antemano 47 piezas por medio millón de euros y el conde Douglas asegura que no se incluye nada del inventario de Marienburg, sino restos y colecciones traídas mayormente de los castillos de Cumberland y Blankenburg, expropiadas en 1945. Las cosas estaban amontonadas en sótanos y buhardillas asegura Mauritz von Reden, el plenipotenciario de los hijos, Ernesto Augusto (22) y Christian (19) Pero una historiadora berlinesa asegura que hay mobiliario del castillo en el catálogo de salida. El príncipe Heinrich, hermano menor del jefe de los Güelfos, ha criticado la liquidación total, mi hermano no ha entendido lo que es la tradición dijo aludiendo por primera vez a problemas de alcohol y malas influencias de oscuros marchantes Heinrich dice del marido de Carolina de Mónaco que quiere dar el golpe y darse a la buena vida en el extranjero nadie hubiera pensado, sin embargo, hasta ahora que Ernesto Augusto de Hannover necesitara vaciar los sótanos para poder darse la vida y, en todo caso, Heinrich, cuya vida noctámbula con la vedette berlinesa Desirée Nick ha robado espacio en los tabloides a las broncas de su hermano ma- El jefe de los güelfos El príncipe Ernesto Augusto es el aristócrata alemán de mayor alcurnia y es jefe de la milenaria casa de Welf, que suele constar como la más antigua de Europa. Estos condes bávaros combatieron en 1140 por el Papa y frente al poder de un imperio germánico, defendido por los suevos, y que como Güelfos y Gibelinos exportaron luego sus luchas a Italia. Los Güelfos alcanzaron su máximo poder como electores del Sacro Imperio Romano de la Nación Alemana, en el siglo XII, como contrafuerte al poder de los Hohenstaufen, y entre 1714 y 1837 hubo cinco reyes güelfos de Gran Bretaña e Irlanda. En 1866 fueron derrocados por los prusianos y Hannover fue sometido al imperio. Ernesto es bisnieto del último emperador alemán, tataranieto de la Reina Victoria de Inglaterra y primo segundo de la Reina Isabel, que cuando los nazis renunció al nombre de Hannover y creó el de Windsor. Ernesto es desde la muerte de su padre, en 1987, el jefe de la casa y desde 1999 está casado con Carolina de Mónaco. o más aterrador de los tontos es su capacidad de organización. La visita a Estados Unidos de Carlos de Inglaterra y Camilla Parker en noviembre ya ha provocado que unos cuantos de esos bodoques organizados asomen la patita. Lo ha confirmado al Daily Express Alan Berry, un tonto con cargo, secretario del Círculo de Diana. El Círculo de Diana no es un nombre redundante de club de dardos sino un grupo creado para proteger el legado de la fallecida Princesa de Gales, que no tengo ni idea de qué es. Dice el tipo que están estudiando cómo oponerse a la gira y anuncia que no son los únicos que van a protestar. Sí, hay otros desocupados involucrados en esta cruzada contra la otra, la otra, que a nada tiene derecho aunque ya tenga un anillo con una fecha por dentro. Por ejemplo, el Club de Fans de Diana y la Liga de Diana (bonito nombre) Y sigue nuestro amigo Berry con tonterías como que ellos (su grupo) ni siquiera creen que el Príncipe Carlos esté legalmente casado con Camilla. O remarcando que el viaje tiene el claro objetivo de lograr la aceptación del matrimonio, especialmente en Estados Unidos. Le ha faltado decir: Y no contaban con mi astucia Es curioso. Hay quien suelta estas cosas y consigue aguantarse la risa. Elementos como el tal Berry traen a la memoria lo que Herodes Agripa decía a Claudio (vía Robert Graves, claro) Mi querido Claudio, he conocido tontos que se fingían listos y listos que se fingían tontos. Pero eres el primer caso que he visto de un tonto que se finge tonto. Te convertirás en un Dios Ahora es de lo más corriente que los tontos de remate finjan ser tontos de remate. Se ha perdido la vergüenza. París no se acaba nunca, titularía Vila- Matas. Pues anda que los majaderos... Cada vez se descubren más especies. Y el National Geographic sin enterarse. A los tontos, como a los perros, no se les puede quitar la comida de la boca. Tampoco se debe discutir con ellos. ¿Para qué? Santiago Segura, que es un listo que se finge listo, lo sabe bien y ha cortado las tonterías inmediatamente. Él está ahora para dar publicidad a Torrente 3 no a otros. Que, vaya, como sigamos así veremos crearse la oficina del Defensor de la Mascota. Un lugar donde puedan acudir Naranjito, Cobi o El osito Misha si se meten con ellos. Los dianistas del Círculo, la Liga y el Club tienen entre las fauces a Camilla. Scotland Yard reforzó su seguridad después de la boda pero también después de recibir mensajes amenazadores de fanáticos de la princesa del pueblo Miren, éste va a ser su legado: los chiflados que ha dejado. L