Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Deportes GIMNASIA RÍTMICA CAMPEONATO DEL MUNDO SÁBADO 8 10 2005 ABC Olga Kapranova, en una inverosímil postura durante el ejercicio de cinta AFP Olga Kapranova, la nueva muñeca de goma de la factoría rusa Ha cogido el testigo de Alina Kabaeva y ya suma cuatro medallas de oro MANUEL FRÍAS MADRID. No se ha cumplido aún un año desde que la diosa Alina Kabaeva anunciara su retirada cuando ya se le ha encontrado sustituta. Y ésta no ha sido ninguna de previsibles, Irina Tchachina o Anna Bessonova, durante muchos años a la sombra de Kabaeva. Se trata de Olga Kapranova, una gimnasta muy joven (17 años) que se ha entrenado en el grupo de Kabaeva aunque siempre ocupando un lugar secundario y que nunca había dado muestras de la calidad que atesora. En este Mundial de Bakú (Azerbaiyán) ha ganado hasta ahora cuatro medallas de oro, la de equipos y las individuales de mazas, cuerda y pelota. Olga Kapranova nació en Moscú el 6 de diciembre de 1987 y en principio su presencia en los gimnasios se debió únicamente a que acompañaba a su hermana Ekaterina, año y medio mayor que ella y que era quien realmente tenía vocación por la rítmica (tiene su propia página web, www. ekkapranova. narod. ru, por supuesto, en ruso) Pero Elena Nefedova, la entrenadora de Ekaterina, se fijó también en Olga y le animó a que entrase en su grupo, lo que hizo en 1994, cuando aún no había cumplido los siete años. Con Nefedova estuvo ocho años, hasta 2002. Entonces fue reclamada por el equipo de trabajo que componen la mítica Irina Viner, Hoy puede conseguir su quinto oro La atención de hoy estará puesta de nuevo en la nueva reina de la gimnasia rítmica, que buscará su quinta medalla en el concurso individual general ante Tchachina y Bessonova. Final en la que también estarán presentes las españolas Almudena Cid y Jenifer Colino, que se clasificaron al concluir en la decimotercera y vigésimo primera posición. Además de la final individual de hoy, quedan por disputarse las finales por aparatos en conjuntos, mañana. Hasta ahora, Rusia ha ganado el oro en todas las finales disputadas. Ayer lo consiguió en la final de conjuntos (29,275 puntos) por delante de Italia (28,725) y Bielorrusia (28,275) que completaron el podio. Rusia e Italia ya fueron primera y segunda en los Juegos. España acabó séptima (23,700) la misma plaza que en Atenas. su ayudante Vera Shatalina y la coreógrafa Veronika Shatkova. Estar allí, al lado de las grandes Alina Kabaeva e Irina Tchachina, era un sueño, aunque bien pronto comprendió que no iba a ser gratuito. Salto y flexibilidad La niña tenía las dos cualidades esenciales para poder llegar a ser una buena gimnasta: salto y flexibilidad. El resto podía conseguirse con una mejora de la alimentación, el estilo de vida y, sobre todo, el entrenamiento recuerda Irina Viner, acostumbrada a trabajar hasta ese momento con gimnastas menos corpulentas que Olga (Kabaeva medía 1,65 metros y pesaba 42 kilos cuando estaba en competición, y Tchachina mide 1,66 metros y pesa 45 kilos, por los 1,72 de altura y 47 kilos de Kapranova) La calidad del equipo ruso- -ahí es- Hasta este Mundial no había dado muestras de la calidad que atesora al estar a la sombra de Kabaeva y Tchachina y compitiendo en pruebas menores tán siempre las mejores gimnastas del mundo- -le impidió acudir a las grandes competiciones, a las que van únicamente tres por país. Lo suyo siempre han sido los torneos de la Copa del Mundo. Debutó internacionalmente en Zaragoza en 2003, siendo entonces cuarta en la competición individual. Fue campeona del mundo por equipos En el año 2004, sin cumplir los 17, fue cuando consiguió sus primeros triunfos individuales, al ser primera en pelota, mazas y cinta en la prueba de la Copa del Mundo de Tashkent (Uzbekistán) Pese a su juventud (16 años entonces) fue seleccionada para los Juegos Olímpicos de Atenas, aunque sin ninguna posibilidad de éxito ya que era la tercera del equipo, tras Kabaeva y Tchachina, y en rítmica sólo pueden pasar a la final individual un máximo de dos gimnastas por país. Pasaron las anteriormente citadas y, para que nadie dudase de la superioridad que ejercían no sólo dentro del equipo ruso, sino en el mundo, ganaron las medallas de oro y plata, respectivamente. Cuando el 10 de octubre del año pasado Kabaeva anunció su retirada- -hizo un intento de ponerse en forma para este Mundial, pero fracasó- -la gimnasia rusa replanteó sus ideas. Tchachina parecía llamada a ser la líder en este Mundial, que será seguramente su última competición (23 años) Olga Ka- pranova sólo había apuntado con el oro en pelota en el Europeo de Moscú y cinco primeros puestos en la Copa del Mundo, algo vulgar en Rusia. Pero en el Mundial todo le ha salido rodado y se ha convertido ya, sin esperar siquiera al final de la competición de mañana, en la nueva reina de la rítmica mundial. Su insultante juventud hace prever que habrá reina para rato.