Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 SÁBADO 8 10 2005 ABC Sociedad Situación de la dependencia en España Población dependiente Menos de 6 años 6 a 9 años 10 a 15 años 16 a 19 años 20 a 24 años 25 a 29 años 30 a 34 años 35 a 39 años 40 a 44 años 45 a 49 años 50 a 54 años 55 a 59 años 60 a 64 años 65 a 69 años 70 a 74 años 75 a 79 años 80 a 84 años 85 y más años TOTAL Total 49.576 29.783 38.501 44.290 59.048 78.275 107.631 115.171 115.080 135.075 170.834 210.962 301.342 386.338 457.269 476.926 370.701 381.418 3.528.221 Varones 24.723 15.363 20.697 28.058 36.385 48.578 64.514 60.029 61.162 66.311 74.872 96.639 141.830 161.083 168.643 172.670 120.382 111.031 1.472.970 Mujeres 24.853 14.420 17.804 16.232 22.663 29.697 43.117 55.142 53.918 68.764 95.962 114.323 159.512 225.255 288.626 304.256 250.319 270.388 2.055.251 Ver Oír Comunicarse Aprender, aplicar conocimientos y desarrollar tareas Desplazarse Utilizar brazos y manos Desplazarse fuera del hogar Cuidar de sí mismo Realizar las tareas del hogar Relacionarse con otras personas 473.028 304.030 1.086.943 481.655 329.705 237.046 Infografía ABC Personas dependientes según el tipo de discapacidad 600.692 401.597 540.665 420.824 265.168 239.645 334.888 236.818 790.828 434.316 682.413 410.105 798.787 Mujeres Varones 1.290.115 FUENTE: Libro Blanco de la Dependencia FUENTE: Informe 2004 Las personas mayores en España El Gobierno quiere que las personas dependientes cofinancien la asistencia con su patrimonio Contribuirán en función del nivel de ingresos y según el tipo y coste del servicio recibido único en todo el territorio nacional para fijar el grado de asistencia, según el primer documento de trabajo de la futura Ley de Dependencia R. BARROSO MADRID. Los beneficiarios de la conocida como Ley de Dependencia tendrán que participar en la financiación de los servicios que reciban. Hasta aquí nada nuevo. Ahora bien, aunque Asuntos Sociales aún no ha querido pronunciarse de forma oficial, existe un primer borrador de la futura ley que decide cómo será ese copago: Los beneficiarios participarán en su financiación, según el tipo y coste del servicio y el nivel de ingresos que se calculará sobre el conjunto de sus rentas y patrimonio Es una propuesta que aparece de forma clara en el primer documento de trabajo que se pone encima de la mesa y que recoge los criterios básicos en los que se basará la que se llamará Ley de Autonomía Personal, y que estará lista antes de que acabe el año. A pesar de la discreción del Gobierno, la posibilidad de que se liquide el patrimonio de los usuarios para costear las prestaciones planea con preocupación entre las organizaciones de mayores y discapacitados. Entienden que hay que contribuir, pero muestran sus cautelas. Desde el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) se advierte que es muy diferente la situación de los mayores de los discapacitados de otras edades. b Habrá un baremo Una señora acaricia con cariño a un perro La expectativa de vida de los mayores es menor, por eso pueden hacer frente a la dependencia con la venta de su patrimonio En este sentido, precisan que para una persona discapacitada de 25 años, sobre todo intelectualmente, su piso es el bien que le otorga cierta garantía de futuro y son claros a la hora de afirmar que no aceptamos que se liquide su patrimonio El documento establece y define tres grados de dependencia: moderada, severa y gran dependencia, y deja claro que se regulará un baremo, igual en ÁNGEL DE ANTONIO toda España, que ha de servir para el reconocimiento del grado, basado en criterios objetivos que permitan discriminar el grado de autonomía de la persona, de su capacidad para realizar las distintas actividades de la vida diaria Prioridad de acceso y servicios También deja claro que la prioridad de acceso a los servicios y la cuantía de las prestaciones vendrían determinados por el grado de dependencia y por el nivel de renta y patrimonio del solicitante Los servicios a los que po- drán optar las personas dependientes se dividen en básicos y complementarios. En los primeros se integran la ayuda a domicilio (atención de las necesidades del hogar y cuidados personales) atención en centros de día y noche (centros de día para mayores, de atención diurna para menores de 65 años y centros de noche) atención residencial (residencias de personas mayores dependientes; centros de atención a dependientes con discapacidad psíquica y física) y, por último, atención residencial. En la modalidad de servicios complementarios se integran la teleasistencia, las ayudas técnicas para la autonomía personal y las ayudas para la adaptación y accesibilidad del hogar. Asimismo, señala que la intensidad de la protección de cada uno de los servicios previstos en el catálogo se determinará y cuantificará previo acuerdo de Conferencia Sectorial, según grado y nivel de dependencia No obstante, precisa que dichas intensidades podrán ser ampliadas por las administraciones autonómicas y locales, con cargo a sus presupuestos En el texto, el Gobierno señala que los poderes públicos garantizarán el servicio cuando cuenten con oferta pública y puntualiza que en caso contrario, se procederá al reconocimiento de una prestación económica vinculada a la cobertura de los gastos de los servicios privados específicos de atención a la dependencia Eso sí, siempre que los beneficiarios reúnan determinados requisitos