Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LA MARCHA NEGRA REPATRIACIÓN A MARRUECOS SÁBADO 8 10 2005 ABC Un impresionante despliegue policial, aunque sin luces ni taquígrafos, recibió en Marruecos a los primeros subsaharianos devueltos en grupo desde España, donde se insiste en que los agentes del Reino alauí les llevarán a casa con todas las garantías Tánger, del sueño a la pesadilla TEXTO: LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL TÁNGER. El Banasa enfila la bocana del puerto de Tánger cuando el reloj le araña treinta minutos a la media noche del viernes. Un gato negro corta la proa del barco durante el atraque. Pero la mala suerte ya está echada. Decenas de agentes, de uniforme y de paisano, se intercambian con sus colegas españoles el destino de setenta emigrantes que accedieron a Melilla en las últimas avalanchas. Los dos Gobiernos han desempolvado un acuerdo bilateral que llevaba guardado en el baúl de los recuerdos desde 1992. Un gol por la escuadra para los emigrantes que descansaban al llegar a nuestro país sobre el suave colchón de la legalidad, con la casi absoluta certeza de que se iban a quedar, aunque fuera sin papeles. Pero en la bodega del buque agentes de uno y otro lado intercambian los documentos en los que figura la filiación de estos pasajeros a la fuerza. Desde Exteriores se insiste en que se ha comprobado con las autoridades del país de origen- -casi todos son de Malí- -estos datos y no se devuelve a nadie a ciegas. Madrid asegura por activa y por pasiva que Marruecos se va a encargar de llevarlos a su casa con todas las garantías, lo que ha hecho esbozar las sonrisas de muchos de los que saben cómo se las gasta Rabat con los emigrantes clandestinos. El responsable de Migraciones y Seguridad Fronteriza en el Ministerio del Interior de Marruecos, Khalil Zerouali, ha señalado, según la agencia oficial Map, que este gesto (de acoger al grupo de setenta) demuestra nuestro sentido de la responsabilidad compartida y al que se deberían adherir las otras partes y añadió que se llevó a cabo respetando totalmente la dignidad de estas personas No se refirió, sin embargo, a si este gesto se va a repetir próximamente o la devolución acordada para la noche del jueves con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero fue extraordinaria. Zerouali sí quiso dejar claro que no van a dar tregua a los traficantes de seres humanos y que nunca les tolerarán que dicten sus leyes Pero en el puerto no hay declaraciones de nadie. Ni posibilidad de hablar con los subsaharianos. Y mucho menos hacer fotos. La noche cómplice se alía con el negro destino de estos jóvenes que salieron en la tarde del jueves de la ciudad autónoma por vía aérea pensando que iban a lograr el deseado salto a lo que ellos llaman la Gran España la Península. Pero el viaje se alargó por cortesía del sorprendente visto bueno de Marruecos para recibirlos y del aeropuerto de Málaga llegaron por carretera a Algeciras. Y de allí, en el Banasa al Reino alauí. Del sueño a la pesadilla en apenas unas horas: la pesadilla de no saber si van a seguir los pasos de los cientos de La Policía española custodia a un grupo de inmigrantes para trasladarlos a la Península AP Se ven cabezas en las ventanillas. ¿Será cierto que estamos de vuelta en Marruecos? parecen preguntar sus caras compañeros trasladados al desierto por las autoridades de Rabat. La pesadilla de volver a empezar, si es que quedan fuerzas, este círculo vicioso del África de los parias. La pesadilla de cruzar Tánger de noche a bordo de dos autobuses donde se lee: Morad Multitour. Transportes turísticos Se ven cabezas levantadas mirando por las ventanillas. ¿Será cierto que estamos de vuelta en Marruecos? parecen preguntar sus caras. No cabe la menor duda. Alguno se acordaría de la imagen de esa señora rubia con rango de vicepresidenta que los fue a ver por la mañana al CETI de Melilla y que es- bozó una sonrisa mientras les daba la mano. Dos autocares, una caravana de más de una decena de vehículos con sirena por peineta y un destino, por más que Madrid lo niegue, incierto. Dos horas después del atraque y de que el gato negro les diera la bienvenida, los setenta subsaharianos eran trasladados a unas instalaciones fuera del casco urbano de Tánger, en la carretera del Cabo Espartel. La pesadilla se ha hecho realidad. El sueño era un sueño. La Policía española apoyó la operación, pero desarmada L. DE V. CORRESPONSAL TÁNGER. España puso su granito de arena en la importante presencia policial que se desplegó en Marruecos para recibir al primer grupo de subsaharianos devueltos al país magrebí. Dos autobuses, iguales a los que trasladaron a los inmigrantes, condujeron a varias decenas de agentes de la Unidad de Intervención Policial a un hotel cercano a la playa de la capital tangerina. También abandonó las instalaciones un vehículo con matrícula diplomática española. Unos segundos antes de que salieran del puerto los subsaharianos, Policías españoles llegan al hotel de Tánger lo hacían los agentes españoles con mucha menos escolta policial. Iban con su uniforme de trabajo, porra incluida, y algunos llevaban al hombro mochilas. Pero LUIS DE VEGA las armas de fuego, según confirmaron a ABC fuentes del Cuerpo, tuvieron que quedarse en el puerto de Algeciras, porque normalmente cuando un policía sale al extranjero no puede llevarla encima Algunos de ellos mostraron su desacuerdo con esta medida que, sin el permiso de las autoridades de Marruecos, no puede ser alterada. Hubieran preferido una devolución más directa, y no trasladando a los setenta jóvenes de Melilla a Málaga y, después, a Algeciras para allí tomar el barco a Tánger. Rabat se habría negado a que el viaje se efectuara en avión hasta un aeropuerto marroquí. Los policías tuvieron que recorrer a pie el trayecto de más de un kilómetro que hay entre el hotel y el puerto, donde tomaron el barco de regreso a España.