Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8 10 2005 Opinión 5 MEDITACIONES RECREO UANDO la vicepresidenta del Gobierno pasaba lista y llegó a la letra b, nadie contestó. Está de permiso debió de responder el presidente para justificar la ausencia de José Bono del Consejo de Ministros celebrado ayer en La Moncloa. Compromisos ineludibles, problemasde agenda- -estaba en Jaca, nada menos que con Felipe González y los militares de la brigada Aragón I, presentando un libro de argumento militar- impidieron que el titular de Defensa, a quien algunos relacionan con la presunta trama de disidentes socialistas en contactocon el PP, acudiese a su cita semanal con sus compañeros de gabinete. Las ministras no aparecen por el Congreso y el de Defensa se va a los Pirineos en horas lectivas. La vicepresidenta pasa lista y el presidente firma los partes de asistencia. Un día de éstos se queda sola. El recreo da para mucho. MARCO AURELIO C LEER Y PENSAR VAMOS A CREAR PROBLEMAS EL HUEVO DE LA SERPIENTE DE EUGENIO XAMMAR El Acantilado Barcelona, 2005 299 páginas 18 euros El principio del Fin Múnich, noviembre de 1923. Poco antes del fallido pustch cervecero de Hitler, dos periodistas catalanes, Eugenio Xammar y Josep Pla, entrevistan al líder nazi en el Völkischer Beobachter Ven a un hombre que no ha cumplido cuarenta años. Con impermeable, cruz germánica en la bocamanga, les recibe con la gorra puesta y saluda entrechocando los talones. Un necio sin medida y freno... destinado a hacer una carrera brillantísima anota Xammar. El necio perora: los judíos. Les dice que hay un millón en Alemania y que la gran solución sería matarlos en una noche. Sostiene que los Reyes Católicos al expulsar a los judíos se limitaron a la religión y no entendieron que era un problema de raza De puro bárbaro, el discurso suscita más ironía que credibilidad. Pla se refiere al impermeable vulgar de Hitler. El tal Hitler ha venido a este mundo a fotografiarse... En 1933, aquel pintor frustrado será Führer. A la ironía siguió el estupor y, mucho más tarde, la conciencia del horror... Leyendo las crónicas de Xammar comprendemos cómo se prefiguró el Holocausto en aquella Alemania de inflación, cuando el ángel azul devino ángel de la muerte. SERGI DORIA AS últimas consultas democráticas convocadas en Europa han servido para ilustrar, de un modo más o menos traumático o cansino, el hastío que la acción política suscita entre los votantes: sirvan como ejemplo los referendos de la llamada Constitución europea (saldados con índices de participación exiguos, cuando no con rechazos displicentes) o las elecciones recientes en Polonia y Alemania (las primeras caracterizadas por el abstencionismo, las segundas por una indefinición casi enfermiza) El fenómeno delata un malestar colectivo cuyas causas no se han analizado con el debido rigor. A veces, incluso, la explicación de dicho fenómeno se despacha con atribuciones denigrantes al cuerpo electoral, al que se tilda de pasota o excesivamente descreído de la democracia. La casta política ha preferido repercutir las culpas sobre ese ente difuso, que así es releJUAN MANUEL gado a la categoría de comparsa paDE PRADA siva; no ha querido, en cambio, someter a un examen de conciencia su responsabilidad en el desaguisado. Cuando lo cierto es que esta especie de desgana o parálisis democrática sólo resulta inteligible cuando aceptamos que la política ha empezado a desconectarse peligrosamente de las inquietudes ciudadanas. Fue misión de la política durante siglos tratar de resolver problemas. Más allá de su adscripción ideológica, el político actuaba como una suerte de médium que acertaba a designar las desazones y anhelos colectivos; en todo caso, la ideología proveía de una perspectiva o sensibilidad específica ante estos problemas que convenía resolver. El New Deal de Roosevelt- -por poner un ejemplo conspicuo de acción política encaminada a la solución de un problema- -fue apoyado en las urnas por una nación empantanada en la depresión económica que intuyó una propuesta ilusionante, capaz de disi- L par sus congojas. Mientras la democracia fue un sistema de gobierno sano, el político que diagnosticaba ese meollo de preocupaciones cotidianas que constituyen el pan nuestro de cada día y les brindaba solución, o siquiera remiendo, inclinaba las preferencias ciudadanas a su favor. A esta democracia canónica le sucedió otra más deteriorada en la que la acción política, en lugar de dedicarse a solucionar problemas, se entretuvo en crear distracciones que postergasen o siquiera maquillasen esos problemas acuciantes; es en este estadio cuando la propaganda, con su cortejo de estrategias mistificadoras, empieza a enturbiar las aguas de la democracia. Nos hallamos ahora en otro estadio de depauperación más avanzado, más sofisticado también, en el que la acción política se desentiende de los problemas reales de la gente (ya ni siquiera trata de embaucarla con maniobras de distracción) se pone unos tapones en los oídos y se dedica, en el colmo del artificio, a crear problemas que no existen, problemas ficticios que, una vez inventados y alimentados hasta la hipertrofia, exigen una solución Inevitablemente, esta política fantasmática o de laboratorio acaba siendo advertida por los ciudadanos, que primero le tributan su perplejidad y más tarde su olímpico desdén. Al mismo tiempo, los políticos, enfrascados en entelequias que no preocupan a los ciudadanos, acaban degenerando en una casta autista que justifica su existencia convirtiéndose en una fábrica incesante de problemas. La Unión Europea quizá constituya la apoteosis de esta forma de acción política que se regodea en el puro bizantinismo. Y sospecho que, en el ámbito autóctono, ese Estatuto de Cataluña que ahora inicia su tramitación parlamentaria obedece a idénticos resortes: la casta política se conjura para crear un problema allá donde no lo había, mientras los ciudadanos asisten, entre la perplejidad y la exasperación, a un embrollo de consecuencias imprevisibles.