Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 VIERNES 7 10 2005 ABC Economía El gigante británico National y Alsa negocian un acuerdo con la idea de competir con Renfe Los contactos comenzaron hace un mes y medio pero ambas partes niegan una solución inminente b Entrar en la Europa continental y crear una empresa mixta tren- autobús en España son los objetivos del grupo, el más rentable de los operadores ferroviarios británicos EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL MIGUEL LARRAÑAGA LONDRES MADRID. Alsa, líder español en el transporte de viajeros por carretera, y National Express, el mayor operador de autobuses y trenes del Reino Unido, ambas con presencia en otros países, confirmaron ayer que están manteniendo conversaciones para un acuerdo de integración. Las negociaciones se encuentran en un primer estadio y no hay certeza de que la transacción llegue a llevarse a cabo según un comunicado de la compañía británica, aunque otras fuentes indicaron que se desarollan desde hace un mes y medio y que podrían culmiminar en dos semanas. La aspiración es crear el primer gran operador de viajeros por carretera de Europa y la primera empresa mixta autobús- tren de España. Según los analistas, el interés del grupo británico por Alsa tendría dos vertientes: de una parte, integrar al mayor grupo español de tranporte de viajeros en autobús, con una sólida posición en el mercado chino y con atractivas rutas en toda Europa y, por otra parte, asentarse en nuestro mercado para dentro de unos años intentar el salto al ferrocarril, compitiendo con Renfe cuando se liberalice el tráfico de viajeros. Algunas fuentes han señalado que la integración de Alsa en el grupo daría a los británicos una oportunidad excepcional y el tiempo necesario para estudiar a fondo el mercado español y preparar una estrategia de competencia a Renfe en el momento en el que el tráfico ferroviario de pasajeros quede liberalizado, lo que está previsto que ocurra a finales de esta década. National Express cuenta con una sólida presencia en Australia, EE. UU. y Canadá, pero en la Europa Continental sólo opera con destinos desde el Reino Unido. Por su parte, la empresa familiar asturiana Alsa indicó que en ningún caso sería una venta, sino una integración. Hay dos objetivos claros: se tratará de una asociación con la que ambas compañías consolidarán su liderazgo en el mercado europeo y nacional con vocación de crecer manifestó un portavoz, que admitió que desde hace años la firma ha mantenido conversaciones con otros operadores para consolidar su posición en Europa. En España, Alsa es el mayor operador de transporte de viajeros por carre- José Cosmen, el patriarca de la familia, solía ayudarse de un mapa para explicar la actividad de Alsa en China ERNESTO AGUDO El gigante y el pigmeo José Cosmen, fundador y hasta hace poco tiempo presidente de grupo Alsa, señalaba en julio del año pasado que su grupo, a pesar de ser el mayor de España con gran diferencia en transporte de viajeros por carretera, es un pigmeo comparado, por ejemplo, con la National de Inglaterra Ahora, el pigmeo y el gigante, con las debidas precauciones, hablan de tú a tú, aunque las diferencias de tamaño son, efectivamente, como el patriarca de la familia Cosmen las definió. Facturación. National facturó en 2004 poco más de nueve veces lo que Alsa. Frente a los 3.780 millones de euros de la británica, Alsa contabilizó una cifra de negocio de 401 millones. Viajeros. En este apartado, National multimplica por once a Alsa: 1.061 millones de personas frente a 95 en el último ejercicio. Empleados. El grupo británico multiplica por casi 12 la plantilla de Alsa. National tiene algo más de 41.000 trabajadores y Alsa 2.800. tera con gran diferencias sobre el segundo, más aún desde que el grupo de origen asturiano se hizo con el grupo público Enatcar. Ninguno de los dos posibles socios aportaron más detalles de las conversaciones en curso. Según el Financial Times se trataría de una operación que estaría valorada en unos 380 millones de euros al cambio, que se pagarían mediante la entrada de la familia Cosmen en el accionariadio de National Express. La compañía con sede en Birmingham, que asegura transportar al año Lladró suspenderá el empleo de 1.100 trabajadores durante 75 días el próximo año para reducir su stock A. CAPARRÓS VALENCIA. Lladró no levanta cabeza. La compañía valenciana anunció ayer la inminente negociación con los sindicatos ante la presentación de un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) La firma de porcelanas propondrá la suspensión de 75 días laborables durante el próximo año, que afectará a cerca de 1.100 empleados, con el objetivo de reducir su todavía elevado stock Lladró ya aplica en el presente ejercicio un ERE para recortar 56 jornadas y reducir un 20 %l a producción, pero que sólo Caída en picado de una leyenda Caída de ventas. La apreciación del euro respecto al dólar ha lastrado las ventas de Lladró, que en 2004 cayeron un 8 Stock almacenado. Los stocks de la firma valenciana alcanzaban a finales del pasado año los 40,6 millones. Medidas laborales. La compañía ya aplica este año una reducción de 56 jornadas, que afectan a cerca de 1.100 trabajadores, para reducir en un 20 %l a producción y ajustarla a la demanda. bles, es mantener el empleo y sustentar la empresa en el negocio típico de la porcelana, aunque en estos momentos logra salvar sus ventas por los mercados emergentes (China) y su red de tiendas internacional. le ha permitido rebajar en un 7 %l a mercancía almacenada. En todo caso, tras tres años en los que la compañía presentó pérdidas por primera vez, las medidas laborales han permitido reducir el stock y estabilizar las ventas. La empresa, inmersa en un plan estratégico que le permita volver en 2008 a la rentabilidad y los beneficios, atisba signos de recuperación tras la grave crisis que sufre, en buena medida, por la apreciación del dólar en relación al euro. La intención, repetida hasta la saciedad por sus actuales responsa-