Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 7 10 2005 Espectáculos 69 MENCIÓN ESPECIAL De boda en boda Los cazadores cazados EE. UU 2005 Director: David Dobkin Intérpretes: Owen Wilson, Vince Vaughn, Christopher Walken El proyecto fue idea del productor Jaume Roures, que ofreció la dirección a Manuel Huerga cuando la idea no se había materializado todavía en un guión. Para ello acudieron al guionista Lluís Arcarazo: Cogimos a Lluís porque sabíamos que el tema le entusiasmaba, y ha escrito un guión fantástico explica Huerga, que tampoco se hizo rogar para involucrarse en el proyecto: No dudé ni un segundo. Se me puso la piel de gallina. Se trataba de una idea maravillosa y necesaria Para la reconstrucción de la historia contactaron con conocidos y con las hermanas de Puig Antich: Conversamos con conocidos y familiares porque no hemos de olvidar que la historia se basa en hechos reales; hemos querido tener un cuidado especial con ellos El guión también se apoya en algunas fuentes documentales para reconstruir los hechos, como en el libro Compte enrere (2001) de Francesc Escribano, donde no sólo se profundiza en el aspecto político de Puig Antich, sino también en el personal para entender cómo actuó. La bibliografía sobre el caso tiene, no obstante, un destacado y poco conocido antecedente en La torna de la torna un reportaje novelado que firmaron en 1985 con el pseudónimo de Carlota Tolosa un grupo de jóvenes periodistas dirigidos por Ramon Barnils. El título de este trabajo coincide con el del montaje que Albert Boadella acaba de estrenar ahora para conmemorar la obra de Els Joglars La torna que en 1977 denunció satíricamente que la ejecución del delincuente común Heinz Chez no fue otra cosa que un intento del régimen para disfrazar las motivaciones políticas de la ejecución de Puig Antich. Torna en catalán, es lo que se añade a una mercancía cuando no llega al peso solicitado. Así, Chez fue la torna de Puig Antich. J. M. CUÉLLAR S cio se empieza a notar: El rodaje ha sido un poco largo y el tiempo pesa En el plató habilitado dentro de un gigantesco almacén se guardan casi cien coches que se han usado de atrezzo en la ambientación de calles y se pueden ver los restos de decorados de algunas escenas ya rodadas, como el piso de Salvador o el interior de la cárcel. Puesto que Puig Antich estuvo preso en la Modelo, todavía en funcionamiento, los exteriores de la prisión se rodaron en una cárcel en desuso de Valencia. En breve, el equipo viajará a Toulouse (Francia) donde finalizará el rodaje, ya que entre atraco y atraco era allí donde se refugiaban los miembros del MIL. Aunque le apetecía trabajar en España, Daniel Brühl dudó un poco al aceptar el papel: Me interesaba, pero tenía un poco de miedo, primero porque era mi primera película La película aquí, pero también por tener que hablar no deja de ser política, catalán (la película pero no que- está rodada enycastellano, catalán franríamos hacer cés) Sin embargo el un panflecastellano le era familiar al actor: Mis pato afirma dres estaban aquí por el director aquellos años y mi tío alemán estuvo como periodista en el juicio de Burgos contra ETA recuerda. Como actor, se ha acercado al personaje desde todos los flancos: Leyendo todo, mirando material de archivo, hablando con la gente... Como actor buscas lo que tienes en común con el personaje. Comparto con él que era un joven idealista, mucho más valiente que yo, aunque claro, vivió en otro tiempo De Puig Antich también destaca que era muy cariñoso con su familia y con los que le rodeaban pero lo que le parece más interesante es la manera como se comportó en la cárcel y la relación con su padre Su padre fue militante de Acció Catalana durante la República y condena- do a muerte, pero indultado en el último momento: Después de haber pasado por esa experiencia su padre no volvió a ser el mismo, por eso pensaba que si se salvaba ya no podría vivir igual. Aunque no es que se quisiera morir La riqueza de matices del papel no le asustó: Prefiero los papeles ricos y ver el personaje en situaciones difíciles, como actor puedo mostrar muchas más cosas Por su parte, Huerga deja claro que aunque la película no deja de ser política, no queríamos hacer un panfleto, sino explicar la vida de este chico y su generación, que en los últimos años del franquismo optaron por una posición radical Se ha de decir que no luchaban sólo contra el franquismo, también contra el sistema añade. ¿Por qué tan pocas películas se han acercado a la etapa final del franquismo? Quizá porque no había pasado suficiente tiempo, pero ahora 30 años ya permiten hablar con distancia de aquella época. Y tomar distancia significa mostrar de forma desapasionada lo que ocurrió opina el cineasta. inceramente, es probable que todos lo hayamos pensado: no tanto colarse en las bodas como aprovecharnos de la vulnerabilidad de las mujeres en un momento tan especial como ése. Es por eso que la idea de Dobkin resultaba interesante. Dicen los guionistas que pensaron que deberían ampliar el espectro de la idea en sí y que los protagonistas fuesen hombres hechos y derechos. Pues claro, ¿qué pensaban? Si en realidad aunque estén metidos en edad se trata de algo que sólo pueden hacer unos inmaduros y, en realidad, ¿que son la mayoría de los hombres? Pues niños grandes, unos inmaduros. Así que toda la película está tratada en esta línea argumental, simple, de gua, para allanar el camino. Claro que todo se complica porque con tanta exposición al sol lo normal es que te acabes quemando. Es en este trozo de celuloide, al ser los cazadores cazados, cuando se pide algo más, y entonces Dobkin no llega. A partir de ahí ya todo es comedia pura y dura americana, con todos los topicazos habidos y por haber. El tono desenfadado y cómico de ambos amigos- -bien Wilson por segunda vez en su vida (la otra es Zoolander -da paso a un pastelón rancio y trillado, caramelo endulzado que acaba por hacerse amargo cuando aparece en escena el histriónico de Ferrell, que ya a uno le da ganas de echar el desayuno entero (cena para ustedes probablemente) Empero, para lo que se cocina hoy en día en la comedia americana, ésta se deja ver con algunos golpes apreciables. No tiraremos cohetes con ella, pero sí algunos petardetes para que sonría el niño.