Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad VIERNES 7 10 2005 ABC La mayoría de los hosteleros se sienten indefensos ante la futura ley antitabaco Restaurantes y bares tendrán que acondicionar sus locales antes del 1 de septiembre de 2006 b Propietarios y empresas de res- tauración critican el alto coste de remodelación de sus locales, así como el impacto que la normativa tendrá en la clientela JESÚS BASTANTE MADRID. Tras la aprobación por parte de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados del proyecto de ley antitabaco y su posterior remisión al Senado, la polémica sobre la viabilidad de su aplicación en bares, restaurantes o establecimientos que celebren bodas, bautizos o comuniones no ha hecho sino crecer. La mayor parte de los hosteleros se muestran contrarios a la reforma, señalando el coste económico que implicaría reformar sus locales (que habrán de estar listos antes del 1 de septiembre de 2006) así como el impacto en la propia clientela. El 95 por ciento de los bares y restaurentes de España tienen menos de cien metros útiles de zonas comunes, por lo que será el propietario quien decida si se fuma o no. Los hosteleros afectados se dividen entre quienes primarán la libertad de entrada a sus locales y quienes pedirán a sus clientes que no fumen. ABC ha recabado la opinión de propietarios de restaurantes y empresas de restauración de todo el país. Algunos establecimientos, como El Cachirulo, que dirige en Zaragoza Jesús Acín, llevan bastantes meses con la separación entre fumadores y no fumadores. Acín es uno de los pocos que observa bondades en el proyecto de ley, aunque le achaca que se les ha ido de las manos en algunos aspectos, como la prohibición de entrar a los menores de 18 años. Donde sí muestra su objeción a la normativa es en la cuestión de las bodas. Si un señor contrata un local, su uso es privado. ¿Cómo voy a partir una boda en dos o decirle a un padre que no puede repartir puros? José Ramón Gumuzio dirige El Palacio del Negralejo y preside la Asociación Madrileña de Restauración. En su opinión, estamos llegando a unos niveles de intransigencia fortísimos Su restaurante cuenta, desde hace años, con sistemas de aire limpio y diferentes ventilaciones en los comedores, lo cual no impide que prevea problemas con la clientela. Tal y como está la ley- -añade- -los únicos que pueden conseguir cambiarla son los clientes El Balcón de Alcalá es otro de los locales madrileños que estaban prepa- rados para la aprobación de la ley. Ya está todo previsto dice José Miguel García Domingo, su responsable. Entre las reformas pendientes, se encuentran colocar unas lámparas con extractores en las mesas de fumadores así como separar el restaurante en dos, con la entrada y la barra para no fumadores, y la parte trasera, con una puerta de cristal, para fumadores También en la capital de España, junto a la Puerta de Alcalá, los responsables de Lecafé, consideran que el proyecto de ley coarta la libertad. Las leyes se hacen para cumplirse, y ésta parece hecha para que se incumpla por sistema Al superar los cien metros útiles, el local habrá de habilitar dos zonas. Las obras serán bastante costosas, y romperán con la idea de lo que es un restaurante. No se puede separar a los fumadores de los no fumadores con un cristal o un muro, el coste sería demasiado alto y los clientes dejarían de venir En El Almirez, las reformas a las que obligará la ley ya están hechas, porque tenemos el local partido en dos- -apunta José de la Cruz, su responsable- Probablemente pondremos la taberna como zona para fumadores y la zona del restaurante para no fumadores Pese a ello, se muestra contrario al proyecto de ley: Este tipo de medidas siempre perjudican. El 99 por ciento de los clientes no elige un restaurante por sus medidas antitabaco. Yo soy fumador, y no iría a un restaurante donde no se me permitiera fumar El Fogón de Trifón es uno de los muchos restaurantes madrileños de Cigarrillos y puros ayer, al final de la comida, en el restaurante La Abadía de Espí, situado en una de las zonas más céntricas de Valencia menos de cien metros, y, así, habrá de decidir si su clientela es o no fumadora. Probablemente optaré por un local para fumadores- -indica su propietario- Mis clientes son mayoritariamente ejecutivos, no familias con hijos. Me encantaría poner un espacio para no fumadores, pero la propia ley me lo impide Pese a no creer que la iniciativa legislativa suponga costes excesivos, aunque no soy fumador, la medida me parece un poco drástica Juan Carlos Espí, propietario de La Abadía de Espí (en Valencia, junto a la calle La Paz) primará la entrada de clientes frente a la prohibición de fumar. La principal filosofía de un restaurante es que entre todo el mundo aclara. El propietario es un firme defensor de la ley, aunque reconoce que se corre el riesgo de crear un gueto para fumadores. No obstante, cada vez la gente fuma menos La aplicación de la ley, en su opinión, tal vez suponga una pérdida de clientes, aunque no se notará hasta que pase un año En Cataluña, la nueva ley del tabaco tiene preocupados a los restauradores por el impacto económico negativo El proyecto coarta la libertad. Las leyes se hacen para cumplirse, y ésta parece hecha para que se incumpla Los restauradores anuncian movilizaciones contra la normativa A. CAPARRÓS VALENCIA. Una ley que no se puede cumplir fruto de la hipocresía de los políticos y que constata que el Gobierno está alejado de la realidad En esos términos se expresó ayer el presidente de la Federación de Hostelería de Valencia, Juan Carlos Gelabert, para expresar el profundo malestar del sector ante la aprobación del proyecto de ley de Medidas Sanitarias frente al Tabaquismo. Los hoteleros valencianos anunciaron un otoño caliente y se mostraron dispuestos a liderar una respuesta contundente de la hostelería Gelabert advirtió al Gobierno que, en caso de no rectificar, deberá hacer frente a la movilización de 335.000 empresas, que son claves en el desarrollo turístico español y que consideran dañados sus intereses. La patronal valenciana lamentó que el Ejecutivo se aleje de la realidad por el simple hecho de ser políticamente correctos y aprueben una ley con errores estructurales A pesar de que desde la Federación de Hostelería de Valencia se está a la espera de que los partidos políticos reconsideren su postura, los empresarios del sector dan por hecho que la normativa no se va a poder cumplir La patronal valenciana considera que el 80 de las empresas del sector en España no podrán hacer frente a las obras que marca la normativa para adecuar sus locales Gelabert puso como ejemplo de la incongruencia de la ley el hecho de que en algunos aspectos choque con las ordenanzas municipales Según los cálculos realizados por la Federación de Hostelería, sólo grandes locales, a las afueras de las grandes capitales tendrán capacidad para adecuar sus locales a la ley antitabaco en los términos aprobados el miércoles en el Congreso. La patronal calcula que estas empresas sólo representan el 10 del total, de ahí que considere que una vez más, la hostelería es víctima de un ataque