Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 7 10 2005 Internacional 31 Cocinas, estufas, neveras... la lista de los electrodomésticos del Gobierno de Kirchner para que la gente les vote en las elecciones del 23 de octubre en Buenos Aires es tan larga como las necesidades de los beneficiados Un voto por un lavarropas CARMEN DE CARLOS. CORRESPONSAL BUENOS AIRES. Mora, del barrio bonaerense de Ituzaingo, posa delante de su nuevo lavarropas En la Villa 31, un enclave de chabolas en pleno corazón de la ciudad de Buenos Aires, Ezequiel se sienta en la litera, la primera que tiene en propiedad. En Florencio Varela, otro barrio, en el cordón provincial, Mónica deja que la fotografien (con el rostro borroso) con un cheque entre las manos... Todo son regalos del peronismo, armas propias del Gobierno de Néstor Kirchner y de su antecesor, Eduardo Duhalde, para ganar votos en las elecciones legislativas del 23 de octubre. La prensa, que tanto detesta Kirchner, se está haciendo un festín gracias al descaro de unas prácticas habituales en el peronismo y que antes se hacían con más discreción. El dominical Perfil arrancó con las primeras instántaneas que daban cuenta del clientelismo oficial y el diario La Nación tomó esta semana el testigo ampliando el espectro de casos de Buenos Aires a las provincias del interior, hasta donde llega la mano generosa del Estado K. El escándalo ha desatado reacciones en la mitad del Gobierno y, por primera vez, cosechado respuestas unánimes en la oposición. se como una compra de votos (sic) Vilma Ripoll, candidata en una coalición de extrema izquierda, sentencia: Todo clientelismo es repudiable, pero los más hipócritas son Kirchner y y su esposa, que dicen ser la nueva política La plata sale de las arcas nacionales donde Alicia Kirchner, hermana del presidente, también candidata en las elecciones y actual ministra de Desarrollo Social, dispone del presupuesto más elevado de la Administración argentina (algo menos de 750 millones de euros) En mucha menor medida, la otra partida que apunta a favorecer a los Duhalde, hoy enemigos de los Kirchner, viene del Senado provincial donde su aliada, la vicepresidenta Graciela Giannettasio, distribuye cheques a los necesitados como permite la ley justifican en su entorno. Pero Hilda Chiche de Duhalde, candidata del Partido Justicialista, trató de desmarcarse, por Dios, no involucren a Duhalde en esto. Estas prácticas son una vergüenza y prometió hablar con ella (Graciela Giannettasio) para ver cuál era el caso Lista de prebendas Cristina Fernández de Kirchner, en un cartel electoral de Buenos Aires Victoria, en la que se presenta su mujer, Cristina Fernández (Senado) y el canciller Rafael Bielsa (Diputados) Mientras él parecía no advertir lo que la población veía con sus propios ojos en la prensa, el resto de los candidatos se despachaba a placer. Entre otros, Ricardo López Murphy, aspirante a Senador por PRO (Propuesta Republicana) clamaba: Es un escándalo institucional que en época de elecciones se regalen electrodomésticos En un debate en televisión, Elisa Carrió, candidata del ARI (Afirmación por una República de Iguales) le reprochó en antena a PALITO HALISAZ Bielsa estos métodos. Tercero en las encuestas, el canciller atinó a mostrar un impreso obligatorio para recibir los premios como justificación ante algo que, asegura, no puede interpretar- Ninguna denuncia Yo no conozco ninguna denuncia, pero si conociera algo lo denuncio declaró el presidente en un acto de campaña a favor de su lista, Frente para la Nos usan. Sabemos que después de las elecciones no existimos más, pero nos dejan esto advierte señalando una estufa Un voto por una cocina, otro por el DVD, dos por la cama doble, el de la familia entera por un puñado de ladrillos o algunas planchas de uralita... ¿Quién da más? La lista de prebendas, canonjías u obsequios es tan larga como las necesidades de una población empobrecida (el 38,5 por ciento vive bajo la línea de la pobreza) que da palmas ante esa avalancha de regalos divinos. A cambio, no hace falta entregar el alma al diablo, basta con la promesa de su voto y a veces, ni siquiera eso. Es obvio, se sobreentiende aclara una de las beneficiadas. Nos usan. Sabemos que después de las elecciones no existimos más, pero nos dejan esto advierte señalando una estufa. Son pobres, pero no estúpidos.