Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 7 10 2005 Internacional 29 Barroso acusa a Chirac de demagogo por culpar a la UE de los males de Francia Bruselas recomienda no romper la rama en la que nos apoyamos b La discusión sobre el modelo Los sindicatos belgas van a la huelga general E. S. BRUSELAS. Los belgas son muy susceptibles a ser contagiados por los fenómenos sociales de Francia, así que a nadie le ha extrañado que pocos días después de que en el país vecino se convocara una huelga general, el principal sindicato socialista de Bélgica ha hecho lo propio y se disponga a paralizar hoy a todo el país. El pretexto es la protesta contra los planes del primer ministro, Guy Verhofstadt, para reformar la generosa normativa belga sobre jubilaciones anticipadas que desangra al Estado y amenaza con devorar a la seguridad social. En Bélgica es posible pedir una prejubilación a los 48 años si la empresa donde se trabaja hace una reestructuración de plantilla y como regla general la pueden solicitar todos los trabajadores a los 58 años. Verhofstadt se propone retrasarla al menos hasta los 60 y en el caso de los más jóvenes, antes de pasar a la dulce nómina de la Seguridad Social, la reforma les exigirá que hagan un curso de reinserción y un intento de encontrar trabajo. europeo la están escenificando el presidente francés y el de la Comisión Europea, en una escalada verbal cada vez más explícita ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. ¡Quién lo hubiera dicho del que se proclamaba el centro del corazón de Europa El presidente francés, Jacques Chirac, se ha enzarzado en una batalla dialéctica contra el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, al que acusa de no hacer nada para salvar a Francia del marasmo económico. Sin nombrarlo directamente, Barroso ha llamado a Chirac populista y le ha acusado de jugar con fuego al hacer de Europa el chivo expiatorio de los problemas que sufren los franceses. El presidente francés nunca se ha llevado bien con Barroso, pero los verdaderos rifirrafes empezaron cuando la multinacional informática HP anunció un riguroso plan de reestructuración de sus fábricas en Francia y la apertura de nuevos centros de trabajo José Manuel Durao Barroso en países del Este recién incorporados a la Unión Europea. Jacques Chirac, acosado por el fuerte sentimiento de angustia de toda la sociedad francesa ante estos desagradables fenómenos económicos, acusó abiertamente a Bruselas de no defender con suficiente determinación y energía los intereses de Europa Barroso está embarcado en un ambicioso programa para liberalizar la economía europea y en Francia todos los mecanismos sociales están bloqueados tratando de detener cualquier movimiento en esta dirección, a pesar de los tímidos esfuerzos del Gobierno. Barroso no parece dispuesto a tragarse la píldora amarga y dejar que le culpen de lo que pasa en Francia y ayer pasó al contraataque en la radio pública belga para decir sin dejar resquicio a la duda lo que piensa de Chirac: el populismo explota los temores que hay en nuestra sociedad por los desafíos de la globalización, y los utilizan contra Europa En una referencia que parecía señalar al pasado mes de mayo cuando los electores dejaron políticamente en el aire a toda la Unión en el referéndum constitucional, Barroso advirtió que en las actuales circunstancias no deberíamos romper la rama sobre la que nos apoyamos, porque Europa es la rama sobre la que podemos apoyarnos para hacer frente a la globalización