Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura JUEVES 6 10 2005 ABC Apasionado debate en Gran Bretaña sobre la personalidad de Shakespeare La atribución de autoría a Henry Neville crea división de opiniones único en lo que todos están de acuerdo es que ésta es la más sólida entre las diversas hipótesis que le buscan una nueva cara al dramaturgo EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Las disputas sobre el verdadero autor de las obras de William Shakespeare llevan largo tiempo levantando pasiones entre los especialistas británicos. Con la misma división han sido acogidas las revelaciones del libro La verdad se sabrá. Desenmascarando al Shakespeare real que señalan al aristócrata y diplomático sir Henry Neville (1562- 1615) como la pluma que escribió todo lo firmado por Shakespeare, aunque la fuerza de muchas de sus pruebas pueden finalmente sentar cátedra. De momento, mientras las sólidas coincidencias señaladas en el libro de Brenda James y William Rubinstein son analizadas con detenimiento cada cual mantuvo ayer sus posiciones. En todo caso, se admite que la hipótesis de Neville tiene más consistencia que las barajadas hasta ahora, que señalaban como posible autor encubierto al pensador Francis Bacon, al escritor y cortesano Edward De Vere o al dramaturgo Christopher Marlowe; incluso apostaban por la posibilidad de que la de Shakespeare fuera una firma compartida por un pequeño grupo de otros contemporáneos suyos. El rastreo de los viajes de Neville fuera de Inglaterra y su conocimiento directo de determinados hechos tienen correlación con b En lo Federico Trillo: Shakespeare era Shakespeare T. DEMICHELI MADRID. Federico Trillo, que es uno de los grandes especialistas españoles en el dramaturgo británico- -como demostró en su monografía El poder político en los dramas de Shakespeare -no se sorprende ante esta nueva atribución. Puede que esta sea la cuarta teoría razonable que asigna la personalidad de Shakespeare a otros personajes de la época isabelina- -señala a ABC- La más conocida es la que señala a Sir Francis Bacon y con los mismos argumentos que se utilizan ahora, a saber: que Shakespeare era iletrado, no tenía formación política, experiencia viajera ni habilidades cortesanas, y que, por lo tanto, era un pseudónimo, una personalidad ficticia o un testaferro tras el que se ocultaban grandes eruditos o políticos de la era isabelina. Estas hipótesis se sustentan en que era un dramaturgo incómodo para el poder de su época Así pues, creo que hay que relativizar el estudio que ahora se publica- -prosigue Trillo- Yo sólo tengo que añadir que pocos escritores de aquel tiempo tienen mayor documentación sobre su vida y sus hechos que William Shakespeare. Existen su partida de nacimiento y las de sus hijas, el acta matrimonial, disposiciones de tierras a su nombre, el testamento y su última voluntad. Sabemos mucho más de él que de Cervantes. Tampoco falta documentación para probar fehacientemente, con los elementos de los que se vale un historiador científico, que no sólo existió, sino que es el hombre nacido en Stratfordupon- Avon y muerto el 23 de abrir de 1616 que firmó las maravillosas obras dramáticas que atestigua su primera edición in folio, la cual contribuyó a publicar su amigo Ben Jonson Retrato de Sir Henry Neville muchas de las conocidas tragedias y comedias atribuidas a Shakespeare. En el bando de los que rechazan revisar la historia se sitúa Peter Ackroyd, autor del reciente título Shakespeare: la biografía No quiero conocer evidencias. William Shakespeare es William Shakespeare. Fue a un buen colegio y tuvo una buena educación. No hay ninguna razón del mundo para pensar que tuvo deficiencias en su aprendizaje clásico. En mi opinión no hay duda de que él es William Shakes- peare declaró a The Times Similar argumento utiliza Jonathan Bate, profesor de Literatura Renacentista en la Universidad de Warwick: No hay razón en absoluto para suponer que alguien distinto de William de Stratford escribió las obras. Es una idea esnob pensar que un chico de una escuela de provincias no las pudo escribir Y añade: ¿Cómo un aristócrata podía conocer los pueblos de la zona de Stratford? ¿O acerca de la producción de guantes, el negocio del padre de Shakespeare, y de la que hay un montón de referencias técnicas? Neville era un diplomático con una gran educación, pero demasiada como para cometer algunos de los errores que hay en las obras Pero Mark Rylance, director artístico de The Globe, el reconstruido teatro de Shakespeare en Londres, y presidente de The Shakespeare Autorship Trust llamó a tomarse en serio las aportaciones del libro, cuyo prólogo él mismo ha escrito. Rylance lleva tiempo defendiendo que Shakespeare no produjo sus obras o no al menos gran parte de ellas y cree que ahora podría haberse hallado la respuesta al misterio. Por su parte, el profesor John Spiers, de la Universidad de Londres, considera que esta publicación puede ser un acontecimiento de importancia mundial, que cambie radicalmente nuestra comprensión sobre las fuentes y desarrollo de la literatura inglesa En su opinión, habrá resistencia, pero la dificultad para los que se resistan radica en que Bill Rubinstein es un serio historiador