Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 10 2005 Cultura 59 La segunda entrega de la colección de Cine para leer llega mañana a los kioscos con una famosa película dirigida por Francis Ford Coppola y el libro de Joseph Conrad en el que se inspiró. Podrá conseguirla con su ejemplar de ABC y 8,95 euros ABC le ofrece Apocalypse now Redux y El corazón de las tinieblas TEXTO ABC MADRID. Mañana viernes ABC pone a disposición de todos sus lectores la segunda entrega de la colección Cine para leer que en esta ocasión ofrece la película Apocalypse now Redux y la novela El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, en la que se inspiró Francis Ford Coppola para dirigir este espectacular filme bélico. Interpretada por Marlon Brando, Robert Duvall, Martin Sheen, Harrison Ford y Dennis Hopper, entre otros, el largometraje relata el horror de la guerra y el comportamiento del ser humano colocado en situaciones límite. En el marco de la guerra de Vietnam la inteligencia norteamericana encomienda al capitán Willard (Martin Sheen) una misión: buscar y asesinar al coronel Kurtz (Marlon Brando) brillante oficial que se apartó del Ejército y se convirtió en líder de la tribu Montagnard de Camboya, usando métodos considerados brutales. Kurtz, al parecer, ha perdido el juicio. La versión Redux mantiene la esencia de la primera versión y la profundiza, como podemos ver en la esclarecedora escena sobre la mentira: un fragmento de las conversaciones entre Kurtz y Willard en la que el primero refleja el pensamiento de Coppola sobre la mentira que envuelve a esta guerra y el verdadero horror que se oculta. Si espectacular es la película, soberbio es el libro. Joseph Conrad, escritor de origen polaco, publica esta obra en 1902 y está considerada por la crítica como una de las mejores novelas del siglo XX. Es en principio un libro de aventuras sobre las andanzas de perso- Detrás de un libro fantástico de aventuras emerge un agudo análisis psicológico del ser humano najes al límite que descubren lugares exóticos. Pero es, sobre todo, un análisis de la naturaleza maleable del ser humano situado en condiciones extremas, que pueden llevarle a cotas de crueldad, avaricia y ansia de poder inimaginables. Marlon Brando La película de la guerra por excelencia La película de Coppola ha marcado un antes y un después en la historia del cine bélico. Es la película de la guerra Más allá de los efectos especiales, la sangre y la barbarie, Coppola supo plasmar en Apocalipse Now el estado de delirio al que llegan los combatientes en cualquier guerra. El viaje río arriba del capitán Willard para encontrar y asesinar al coronel Krutz es lo mejor de la película. El libro en el que se inspiró nos traslada al Congo del Rey Leopoldo, un auténtico genocida. En esa época, Joseph Conrad remontó el rió Congo en busca otro señor Kurtz, un asesino tratante de esclavos, que exhibía los cadáveres de los insumisos para amedrentar a los nativos. Francis Ford Coppola nos introduce magistralmente en el mundo opresivo de la selva. Un paraíso verde que lentamente va horadando la voluntad de los expedicionarios. El rodaje fue una experiencia impactante para todo el equipo. La dureza de la jungla les hizo unirse, como nunca antes lo habían hecho, para superar las dificultades. En más de una ocasión, he tenido que rodar en la selva. La humedad, la oscuridad, los insectos y la presencia constante del peligro te hacen sumergirte en estados de ánimo depresivos que te van devorando. Sin duda, ese estado de ánimo estuvo presente en el rodaje de Coppola. Por eso su soberbia descripción de la selva. José Manuel Novoa (Director de documentales de EXPLORA FILMS) Aventura y dilemas morales ALFONSO ARMADA Aunque de origen polaco, el marino Joseph Conrad escribió en inglés los libros que le consagrarían como uno de los grandes prosistas de la literatura universal. Aventura y dilemas morales se entremezclan en sus tramas con tinta indeleble. A sueldo de la Sociedad Anónima Belga para el Comercio del Alto Congo, Conrad hizo en 1890 un viaje al mal llamado Estado Libre de Congo que marcaría su vida y serviría de inspiración a su novela más sucinta, para algunos su obra maestra: El corazón de las tinieblas Leopoldo II de Bélgica (30.500 kilómetros cuadrados) encargó al explorador británico Henry Morton Stanley que ocupara en su nombre un territorio en gran medida ignoto que suponía casi un tercio de África (2.345.000 kilómetros cuadrados) La Joseph Conrad codicia del emperador belga, que jamás visitó su inmensa finca por miedo a las enfermedades tropicales, llevó a una de las empresas colonizadoras más despiadadas y menos documentadas de la historia. Durante su periplo, Conrad fue testigo de castigos atroces, amputaciones y ejecuciones por incumplir las cuotas de marfil o caucho. Aunque el título del libro ha servido como metáfora del horror africano, Conrad lo emplea para describir el infierno en que Leopoldo II convirtió el Congo: La conquista de la tierra dice por boca de Marlow, el narrador de este viaje alucinante, significa en gran medida expoliar a quienes tienen una complexión ligeramente diferente o una nariz más aplastada que la nuestra. No resulta precisamente agradable cuando lo contemplas con cierta intensidad Josef Teodor Konrad Nalecz Korzeniowski nace en una región ucraniana de Polonia ocupada por el Ejército ruso en 1857. Sus padres murieron después de realizar trabajos forzosos en Rusia y vivir siete años de exilio. Mientras estuvo en la Marina recorrió Asia y África y trató a colonos, piratas, marinos y aventureros de toda clase y condición.