Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura JUEVES 6 10 2005 ABC Bronca en el Senado porque Van- Halen llamó a Carmen Calvo ministra galáctica Parte del Museo Nacional de Arquitectura irá a Barcelona, según Trujillo JORGE SÁINZ MADRID. El Senado vivió ayer momentos de tensión cuando el popular Juan Van- Halen calificó a Carmen Calvo de ministra galáctica de gustos personales bien conocidos por los ciudadanos, y afirmó que su estilo, declaraciones, aceleración verbal, prontos y voluntarismo han condicionado su labor. Visiblemente molesta, la minis- ÓPERA LA GIOCONDA Libreto: A. Boito. Música: A. Ponchielli. O. S. del G. T. del Liceo. Dirección: D. Callegari. Coro del Liceo. Dirección: J. L. Basso. Dir. esc. escenografía y vestuario: P. Pizzi. Iluminación: S. Rossi. Coreografía: G. Iancu. Liceo, Barcelona, 4 de octubre tra de Cultura acusó a Van- Halen de poca seriedad y de pasada sistemática por las continuas alusiones personales y se preguntó si sería capaz de hacer lo mismo si la cartera de Cultura fuera de un ministro Pero la otra polémica la protagonizó, también en el Senado, la ministra de Vivienda. María Antonia Trujillo afirmó que, pese a la promesa de Jesús Caldera, no se ha decidido que el futuro Museo Nacional de Arquitectura no tenga su sede en Salamanca, sino que podría repartirse entre esta ciudad y Barcelona. En respuesta al senador de CiU Pere Macias, afirmó que tanto una como otra ciudad reúnen las condiciones necesarias y que Salamanca podría quedarse con Arquitectura y Barcelona ser sede de la parte de Urbanismo. LA GÓNDOLA DE LA MUERTE PABLO MELÉNDEZ- HADDAD P ier Luigi Pizzi inauguró la temporada del Liceo embarcando a La Gioconda de Ponchielli en una aséptica y elegante góndola mortuoria, en una producción con mucho de déjàvu que retrotrae a montajes de los ochenta, de esos en los que todo era negro, gris o rojo; el veterano director milanés pintó de luto este libreto que se aguanta por una música cargada de pasión. Solucionó lo mejor que pudo momentos de total incoherencia, aunque hubo escenas en las que era mejor dejarse llevar por la música que intentar cualquier tipo de lectura a esas continuas entradas y salidas, más aún sin los referentes del libreto al dibujar una Venecia abstracta, sin palacio ducal, sin Ca d Oro ni la Giudecca. La velada contó con dos estrellas de la danza de inconmensurable medida, un Ángel Corella en estado de gracia y una Letizia Giuliani maravillosa por capacidad y expresión, claves en esa Danza de las horas que supo a nueva en la coreografía de Gheorghe Iancu. Daniele Callegari untó el sonido de la Sinfónica liceista de terciopelo, pero nuevamente se le escaparon internos y coros en varios momentos clave. La masa coral del Gran Teatro, bastante reforzada, cantó y se movió de manera precisa. Deborah Voigt pudo con el papel protagonista dotándolo de pasión y ternura; su voz, aquí bastante monocroma, alcanzó a contrastar con convicción. Algún sonido fijo, otro de dudosa afinación y un acento anglosajón en ciertas frases parecen mejorables. Ewa Podles estuvo fantástica, provocando lamentos por la brevedad de su papel. Elisabetta Fiorillo no se cortó un pelo y lo dio todo, consiguiendo entusiasmar con su canto melodramático y arrollador. Richard Margison puso todo su cañón de voz al servicio del papel, siempre decidido, pero también capaz de alguna sutileza en el fraseo. En ese Yago verdiano incipiente que es Barnaba, Carlo Guelfi se explayó, pero tiñó su vocalidad con algo de Tonio, mientras que Carlo Colombara vivió este debut operístico nervioso, con agudos opacos y desencontrándose con la batuta.