Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 10 2005 57 Bronca en el Senado porque Juan Van- Halen llamó a Carmen Calvo ministra galáctica División entre los especialistas sobre las nuevas evidencias contra la autoría de Shakespeare La sede de la Fundación Telefónica acoge hasta el 20 de enero Transformaciones. La España de los veinte un recorrido a través de doscientas imágenes de cómo los postes y tendidos de teléfono cambiaron para siempre el paisaje de todos los rincones de la península Cuando el teléfono llegó a todos los rincones de España TEXTO: J. HERNÁNDEZ FOTO: FUNDACIÓN TELEFÓNICA La gran zambullida de Hockney (arriba) y Chica con lágrima III de Lichtenstein, dos obras maestras del arte norteamericano presentes en la March cionó exactamente el alimento que necesitábamos; forma parte sustancial de nuestra educación artística Muñoz Molina evoca aquella mañana de mayo de 1989, cuando descubrió por vez primera la obra de Hopper en la March, una fundación que, para Fusi, fue pieza capital en la dinamización, verdaderamente excepcional, que iba a experimentar la cultura española tras la restauración de la democracia. Contribuyó a que España recobrase el pulso de la modernidad Como bien apunta Navarro Baldeweg, su programación de exposiciones abrió las ventanas que nos enfrentan a lo que podemos llamar una intemperie, al caudal ilimitado de la fuerza creativa de ayer y de hoy La muestra, que permanecerá abierta hasta el 15 de enero, se inaugura mañana. Habrá dos sorpresas. Por un lado, un concierto de piano a cargo de Pedro Casals, que interpretará Cuadros de una exposición de Mussorgski. Por otra, la Fundación hizo un encargo muy especial a José Manuel Caballero Bonald: que escribiera un poema con el título Celebración del arte Aceptó. Estos son algunos de los versos que él leerá mañana: El arte es una puerta que se abre. ¿Cuántos esperan fuera de esa puerta? ¿Quién ha venido a abrirla de improviso y le ha dado al silencio una respuesta, mientras se rompe un sello y se inaugura otra demarcación de la belleza? Allí pugna la vida y se resarce de sus banalidades y carencias MADRID. Rafael Lavendfeld y Valentín Vallhonrat recibieron hace cinco años un encargo muy especial: poner orden en el ingente archivo de Telefónica, formado por cerca de 7.300 fotografías, 3.000 negativos y 14.000 metros de película. Cuando se pusieron manos a la obra, se dieron cuenta de que había un material que documentaba exhaustivamente no sólo una época muy concreta de la longeva historia de la compañía fundada en abril de 1924, sino un trabajo fotográfico de primer nivel que se detenía especialmente en la España más anónima que va desde la Dictadura del general Primo de Rivera hasta los comienzos de la Guerra Civil y que veía cómo por fin se extendía la línea telefónica por todo el territorio nacional. Los encargados de todo ello fueron conocidos fotógrafos de entonces- -habituales en las principales publicaciones de la prensa nacional de aquella época- -como Alfonso, Vicente Barberá, Ramón Claret, Contreras y Vilaseca, Dubois, Gaspar, Marín y Martín Vidal, cuya selección de 211 instántaneas se expone estos días (hasta el 20 de enero) en la sede de la Fundación Telefónica de Madrid bajo el título de Transformaciones. La España de los años veinte en los archivos de Telefónica Modernos paisajes Lavendfeld y Vallhonrat, comisarios de la muestra inaugurada ayer, destacan de ellos cómo llevaron más allá el encargo de retratar los tendidos de los postes y del cable telefónico convirtiéndolos en una extraordinaria serie de fotografías, espacios intermedios donde no ocurre nada, en modernos paisajes interiores La International Telegraph and Telephone Corporation (ITT) tuvo, sin duda, mucho de culpa en ello. La compañía norteamericana importó su estructura organizativa y financiera para hacer posible que se pudiera extender de una vez por todas el teléfono por España, pero también la idea de ese trabajo de documentación fotográfica del proyecto, algo habitual en sus proyectos en suelo norteamericano. Pero el resultado en territorio español fue bien distinto, pues representa una aportación al patrimonio de España como señalaba ayer el vicepresidente de la Fundación, Javier Nadal. Así, la muestra está estructurada en cinco temas principales, entre Operarios colocando cable en Madrid obra de Alfonso ellos la transformación del paisaje con imágenes donde los tendidos pasan a un segundo plano y se busca el retrato de las gentes y lugares por donde pasa esta nueva revolución tecnológica el entorno urbano con fotografías de los espacios de las ciudades; y la Construcción de edificios y espacios de interiores que retrata las construcciones más emblemáticas de la antigua Compañía Telefónica Nacional de España, como las distintas fases de la construcción del edificio de la Gran Vía, que en su momento fue el primer rascacielos que se construyó en Europa. Las otras dos áreas en las que está dividida Transformaciones son Publicidad, escuela, oficios y personal que aúna desde carteles de anuncios a imágenes de telefonistas anónimas, locutorios o cabinas, y, por último, Instalaciones e Inauguraciones la parte más pública y política con las autoridades de entonces (por ejemplo, Alfonso XIII asomado desde la azotea del edificio de la Gran Vía) Transformaciones se completa con un ciclo de conferencias (durante noviembre y diciembre) y seis películas que son el resultado de recoger los cerca de 14.000 metros de cinta fílmica. Estos fotógrafos convirtieron los tendidos de los postes donde no ocurre nada en modernos paisajes